La Isla de Java Indonesia

La Isla de Java es una de las islas más grandes de Indonesia y también una de las más pobladas. En un principio pensábamos que nos iba a llevar poco tiempo en recorrerla por carretera, ya que sobre mapa, las distancias no parecían ser muy grandes, pero estábamos muy equivocados…

Os cuento en esta entrada que ver en la Isla de Java y cuál fue el recorrido que hicimos en una semana. Sin duda para mí, lo mejor de esta isla sería la visita a los templos de Prambanan y Borobudur y el Volcán Bromo, así que tenéis que incluirlas como paradas imprescindibles en cualquier recorrido que queráis hacer por la Isla de Java en Indonesia.

Imprescindibles de La Isla de Java

¿Que es lo que más me gustó de la Isla de Java en Indonesia? Para mi como os he dicho antes hay unos imprescindibles de la Isla de Java, con los que me quedo :

  • Pasear al atardecer entre los templos de Prambanan.
  • Subir al amanecer para contemplar la impresionante postal volcánica del Bromo junto al Monte Batuk y el Semeru.
  • Disfrutar de uno de los templos budistas mas bonitos de Indonesia, el templo de Borobudur.
Volcán-Bromo-isla de-java

Itinerario por la Isla de Java Indonesia

Nosotros pasamos una semana en la Isla de Java. En esta entrada del blog os cuento cual fue nuestra experiencia, que ver Java Indonesia y el recorrido que hicimos, que fue el siguiente:

-Yakarta
Bandung:

  • Volcán Tangkuban Perahu
  • Aguas Termales Ciater
  • Cangkuang Temple

Yogyakarta:

  • Templos de Pranbanan y Borobudur
  • Castillo de Agua Tamansari
  • Kraton
  • Jalan Maliboro

-Volcán Bromo
-Surabaya

Alojamiento en la Isla de Java

Durante todo el viaje no hicimos ni una reserva con antelación ya que no hay problemas para encontrar alojamiento. Una vez llegábamos a una ciudad directamente buscábamos hotel. El alojamiento en la Isla de Java es muy barato, incluso en los hoteles de de 4 o 5 estrellas, estaban tirados de precio, los más caros no nos costaron mas de 40€ y los baratos no superaron los 10€ por noche.

Os pongo los hoteles en los que nos alojamos en Java:

Bandung: Bidakara Grand Savoy Homann Hotel
Tasikmalaya: Crown Hotel
Surabaya: Hotel Tunjungan

Que ver en la Isla de Java

Nada más aterrizar en Yakarta, después de pasar más de veinte horas de vuelo desde Madrid, lo primero que hicimos en el aeropuerto fue alquilar un coche con conductor. Lo alquilamos con conductor, porque no nos fiábamos de cómo se iban a conducir en la isla y también porque iba a ser menos cansado para nosotros.

En Yakarta hay muy poco que ver. Teníamos pensado visitarla el último día una vez que volviéramos a España, así que una vez que alquilamos el coche, salimos directamente desde el aeropuerto con destino a Bandung,

En el primer trayecto que hicimos ya cometimos el primer error de cálculo. Pensábamos que tardaríamos 30 minutos en llegar, puesto que la distancia era muy pequeña, tan solo 140 Km. Pero tardamos en hacerlo más de tres horas.

El tráfico en Yakarta era completamente infernal, estaba completamente colapsado. Había gente por todos los lados, coches por todos los lados, atascos interminables.

Creo que los 120 millones de javaneses o bien tienen un coche o una moto, por lo que el colapso y la contaminación que hay en Yakarta es tremenda. Para que os hagáis una idea de como era aquello, el mayor atasco que os encontréis en Madrid en hora punta, en Yakarta era una parada de semáforo, completamente desesperante.

Viendo lo que habíamos tardado, nos íbamos haciendo una idea de lo que iba a suponer moverse por la isla, pese a que las carreteras y los coches estaban bien.

Bandung

isla-de-java-Candi-Cangkuang

Una vez llegamos a Bandung fuimos a ver el volcán Tangkuban Perahu. El volcán es muy chulo, se puede recorrer todo el perímetro del borde del cráter en unas dos horas. Cuando te acercas puedes ver perfectamente la lava y la fumarola.

isla-de-java-Tangkuban-Perahu

La visita al volcán era interesante. Lo cutre era el circo que tenían montado los javaneses alrededor del volcán. Había caballitos enanos, que los utilizaban para dar una vuelta por el volcán, lo mejor de todo era que sus crines estaban teñidas de rosa, cual caballo de la Barbie.

isla-de-java-Tangkuban-Perahu

Fuentes Termales Ciater

Otro de los lugares que hay que ver en la Isla de Java son las fuentes termales de Ciater, esta fue nuestra siguiente parada. Es como el Acualung de los javaneses. Se van a pasar el día allí, cual domingueros con la tartera. Las familias se apiñaban a la hora de comer y luego se metían completamente vestidos bajo los chorros del agua. Son musulmanes así que se bañan completamente vestidos. Era alucinante ver la cantidad de gente que podía haber en aquellas piscinas naturales, debajo de los chorros de agua y tapados hasta arriba.

Fuentes-termales-Ciater-Isla-Java
Fuentes-termales-Ciater-Isla-Java
Fuentes-termales-Ciater-Isla-Java
Fuentes-termales-Ciater-Isla-Java

De allí nos marchamos a ver un templo hinduista o lo que queda de él, ya que solo conserva una torre. El Cangkuang Temple, que es como se llama, está situado en un lago.  Más que el templo lo que mereció la pena era ver fue su entorno, ya que el paisaje que lo rodeaba era bien bonito.

Está ubicado entre las montañas rodeado de arrozales y sobre todo lo que agradecíamos era encontrar un poco de paz, después de la cantidad de gente que había en todos los lados. Para llegar al templo de Cangkuang, se debe de usar una balsa que se llama rakit.

Isla-de-Java-Candi-Cangkuang

Teníamos pensado ir a la playa al día siguiente para ver el cañón verde, pero viendo lo que habíamos tardado en cada trayecto, lo suprimimos de un plumazo de nuestro itinerario. Además nuestro conductor estaba literalmente acabado. Ahora os hablare de nuestro conductor Fachrudine.

Nuestro conductor parecía no conocía en absoluto las carreteras de su país. Llegamos a esta conclusión cuando terminamos el viaje por la Isla de Java. Estábamos completamente seguros que solo había conducido por Yakarta y que nunca había salido de allí, puesto que se perdía en cuanto llegábamos a cualquier ciudad. Se paraba doce mil veces para preguntar como llegar y cuando le daban las explicaciones, solo retenía las dos primeras indicaciones, del resto se le olvidaba, así que teníamos que volver a parar, sacar los mapas e indicarle nosotros porque si no era imposible encontrar a la primera ninguno de los lugares a los que queríamos ir.

A parte de perderse constantemente, en cuanto llevaba cinco horas al volante, le empezaban a dar tics en el brazo y lo siguiente que hacía era empezar a regurgitar. En ese momento ya sabíamos que estaba totalmente acabado. Y ya, cuando no podía más, se empezaba a tirar eructos. Todavía no sabemos cómo de ese pequeño hombre podían salir tales ruidos, era como si pisara sapos gigantes. De todas formas tenéis que saber que lo de eructar en la Isla de Java es normal, es como un estornudo.

Cuando llegaba a la fase eructo, necesitaba parar constantemente para tomarse un café y mojarse la cabeza. En ese punto ya perdía el control totalmente con el consiguiente peligro, porque se salía de la carretera. Empezaba a meter el embrague y el coche empezaba a dar trompicones. Pfff, decíamos, “vamos va a terminar con él tumbado en el asiento trasero del coche y nosotros conduciendo”. Además no paraba de quejarse, que si le tenemos más de ocho horas conduciendo, que son horas extras, tip tip, overtime y le dije, I take note, I take note. Todavía recordamos que siempre le decía a mi amiga Raquel “Laquel you kill me”, “You kill me”, cada vez que le decíamos que queríamos ir a algún sitio.

Candi-Cangkuang

Después de esta pesadilla de trayecto recorriendo la Isla de Java, os he de decir que lo que vimos es totalmente prescindible y no merece la pena. Si el tráfico en la Isla de Java fuera mejor, aún, pero considerando la cantidad de horas que perdimos, lo mejor que se puede hacer, es coger un vuelo directamente a Yogyakarta, puesto que los sitios más chulos de la Isla de Java están muy cerca de aquí.

Al atardecer fuimos a ver una de las cosas que si valen la pena. Los Templos de Prambanan.

Los Templos de Prambanan

Al atardecer llegamos a los templos de Prambanan, están a unos 16 km de Yogyakarta. El complejo hinduista está formado por más de 200 templos construidos en Siglo IX , dedicados a Shiva, este es otro de los lugares que tenéis que ver en la Isla de Java.

TEMPLO-PRAMBANAN-JAVA
TEMPLO-PRAMBANAN-JAVA
TEMPLO-PRAMBANAN-JAVA
TEMPLO-PRAMBANAN-JAVA

Los templos de Prambanan casi terminan derruidos por los varios terremotos que hubo en la zona y por la lava del volcán Morapi que está muy cerca. Los restauraron y de nuevo sufrieron desperfectos por culpa de terremotos posteriores. Aun así, el estado de conservación de las torres es estupendo y merece la pena visitarlo. Tuvimos suerte porque llegamos tan tarde que estuvimos solos.

TEMPLO-PRAMBANAN-JAVA

Yogyakarta

La mañana siguiente la dedicamos a visitar el centro de Yogyakarta, este es otro de los lugares que tenéis que ver en la Isla de Java. Lo más destacable que vimos en esta ciudad fue:

Kraton

La primera parada la hicimos en Yogyakarta fue en el Kraton, o como también se llama el palacio del Sultán.

Kraton-Yogyakarta-Java

El Castillo de Agua Tamansari

Durante el año 2004 se empezaron a restaurar las murallas y el Castillo de Agua Tamansari. En su momento fue un jardín secreto del Sultán de Yogyakarta. En su momento estaba lleno de piscinas, jardines y pasajes secretos. Estuvo abandonado durante años y sufrió muchos daños en 1865 tras un grave terremoto.

Castillo-Agua-Tamansari-Yogyakarta
Castillo-Agua-Tamansari-Yogyakarta

Pasar Ngasen

Pasar Ngasen es uno de los mercados más conocidos en Yogyakarta y merece la pena darse un paseo. Es un gran mercado de aves, en la que veréis tórtolas, periquitos, gallos, entre otras pájaros. Además de los pájaros podréis ver insectos de todo tipo, como cucarachas tamaño XXL, metidas en cajones gigantes, gusanos y huevos de hormigas, en cajas que parecían arroceras de bambú y servían de alimento a los pájaros que vendían.
En cuanto a las cucarachas aquí en la Isla de Java son de tamaño gigante. Tenían hasta alas y podían haber ido a las olimpiadas para a dar saltos de longitud, porque eran capaces de saltar cual saltamontes.

Nos llamó mucho la atención el tema de los animales en la Isla de Java. No vimos ni perros, ni gatos en ningún lugar. Supongo que deben de estar catalogados como animales en vías de extinción o quizás es que no están dentro del apartado de mascotas, sino en el de menú gastronómico indonesio. Tampoco vimos vacas, cabras u ovejas. Lo que si vimos fue conejos que los vendían vivos en los puestos ambulantes de la carretera. No los tenían en jaulas sino encima de los mostradores, todos apiñaditos y atados por las patas para evitar que se escaparan.

Por la tarde hicimos otra de las visita estrella y que no os podéis perder ya que es uno de los imprescindibles de la Isla de Java, Borobudur.

El templo de Borobudur

Borobudur, es uno de los templos budistas más grandes de mundo, está a unos 37 km de Yogyakarta y es otro de los lugares que tenéis que ver en la Isla de Java.

Castillo-Agua-Tamansari-Yogyakarta

Borobudur-Java

El diseño arquitectónico de Borobudur no solo es una obra de arte sino que técnicamente, su construcción debió ser bien complicada. Tiene forma de estupa piramidal, con nueve plantas, todas labradas con bajo relieves. Aproximadamente hay unos 2.670 relieves en sus paredes, en los que se relatan la vida y enseñanzas de Buda así como la historia de Sudhana. Este fue un joven que intentaba encontrar la máxima sabiduría, para encontrarla, fue a visitar a los 30 maestros pero no obtuvo las respuestas que él estaba buscando. No se rindió y continuo visitando monjes, espíritus, reyes y dioses. Con cada encuentro adquiría más conocimientos y no paro hasta que consideró que había alcanzado la máxima sabiduría.

Borobudur-Java
Borobudur-Java

Además de los bajo relieves, hay unas 500 estatuas de Buda. Están sentadas en la posición de loto. Las veréis en la parte exterior y dentro de cada una de las pequeñas estupas que hay en cada nivel. Todas las figuras son diferentes. Fijaros en la posición de sus manos, varía en función del Dhyani mudra. Es decir, el mudra de la concentración o meditación, que están realizando.

Borobudur-Java

En las plataformas superiores hay 72 pequeñas estupas que rodean una más grande. Cada estupa tiene forma de campana y está decorada por distintos agujeros. Dentro de cada estupa hay un Buda y cada plataforma que se sube representa un estado de iluminación.

Borobudur
Borobudur

Si se ve Borobudur desde arriba lo increíble es que tiene forma de un gran mandala budista. Sin duda, después de Angkor Wat, Borobudur me parece uno de los templos más bonitos que he visto.

Borobudur-Java

Nuestro siguiente destino sería otro de los imprescindibles de la Isla de Java, el Volcán Bromo. No sabíamos cómo decirle a a Fachrudin que la siguiente etapa de nuestro viaje nos iba a llevar unas 10 horas de carretera hasta el volcán Bromo. Sorprendentemente, cuando se lo dijimos, nos respondió yes, yes no problem. Íbamos a tardar todo el día en llegar, entre sus paradas reglamentarias y despistes varios. Según Javier, habíamos cometido un fallo en la selección de personal con la elección de Fahrudine. Pero que culpa teníamos nosotras, si cuando alquilamos el coche en la oficina de Avis fue el conductor que nos endiñaron y ya, no había solución.

Nos quedaban aún dos días más con él y creíamos que, después de esto no iba a volver a querer salir de Yakarta nunca más.

Al final del día nos estuvimos dedicando a nuestras actividades de logística que eran una pesadilla. Queríamos que nuestro recorrido por la Isla de Java con Fahrrudine quedara reducido a 5 días. Para ello teníamos que arreglar un lio de vuelos, ya que nuestro siguiente destino iba a ser Kalimatan, en la Isla de Borneo. Para poder coger el avión teníamos que llegar en coche hasta Surabaya, desde ahí coger un vuelo a Semarang y luego llegar hasta Pangkalan Bun. Así que dedicamos el resto de la tarde a comprar los billetes de avión.

El Volcán Bromo

Desde Yogyakarta pensábamos que nos iba a llevar 10h de viaje llegar hasta el volcán  Bromo, pero las 10h se convirtieron en 12h. Parecía que en vez de acercarnos más a nuestro destino, cada vez nos alejábamos más.

Si a la cantidad de horas que hicimos, le añadimos que en todo el trayecto solo paramos dos veces, porque no parábamos ni para hacer pis (literalmente). Llegó un momento que Raquel dijo, si hacía falta nos sondaríamos para no parar,😂😂 porque si a las paradas reglamentarias de Fahrrudine, le sumábamos las que queríamos hacer nosotros, nunca llegaríamos.


volcan-bromo

Empezaba a hacerse de noche, ya eran las 17:30 y nuestro Fachrudine empezaba a dar síntomas de que iba a entrar en barrena en cualquier momento. En una de las sus paradas reglamentarias, en este caso fue para confirmar que íbamos por la carretera correcta, se dió cuenta que nos habíamos perdido. Virgen otra vez ¡noo¡, pero bueno era lo de siempre. Después de averiguar dónde nos encontrábamos, ya llevábamos 10 horas de viaje, nos dicen que aún nos quedaban 5 horas más. Nosotros no dábamos crédito, ya que no nos encajaban para nada, las distancias que teníamos en los mapas, con el trayecto que habíamos recorrido.

Fachrudine en un alarde de todo por la causa, dijo que por él seguíamos, así que volvimos a montarnos en el coche para seguir la ruta. Una hora después temiendo que le iba a dar un patatús, le dijimos que lo mejor era parar y que continuaríamos al día siguiente. Así que buscaríamos un hotel para pasar la noche.

Paramos en el primer hotel de carretera que encontramos. Nos enseñaron las habitaciones a Raquel y a mí. Pese a que estaba limpio,  tenía una plaga de cucarachas tan grandes que parecían el mismísimo Rocinante. Pfff dijimos, que hacemos, porque vamos a levantarnos cubiertas de cucarachas mutantes, seguimos???. Le preguntamos a Fachrudine si se sentía con fuerzas de continuar unos kilómetros más. Volvimos a preguntarle cuántos km nos quedaban. Y nos respondió… creo que nos quedan unas dos horas más. Así que decidimos continuar. Finalmente después de 12 horas en coche llegamos al Bromo, la distancia recorrida fueron un poco más de 300 km. ¿Os lo podéis creer?. El pobre hombre la verdad, hizo todo lo posible, para que llegáramos.

Excursión Al Monte Bromo

Al día siguiente nos tuvimos que levantar a las 3:00am. Para ver el Monte Bromo al amanecer hay que madrugar muchísimo, pero es uno de los lugares más chulos y uno de los que tenéis que ver en la Isla de Java.

Cogimos un 4×4 y subimos hasta un mirador que hay en una montaña situada frente al Bromo. Hacía un frío que pelaba y eso que íbamos abrigados. Estuvimos esperando a que amaneciera, cada vez había más turistas. Menos mal que nos levantamos temprano, porque así pudimos coger una buena posición en el mirador.

Hay que esperar un buen rato hasta que asoman los primeros rayos de sol, entonces amaneció. La estampa de los volcanes era espectacular. El monte Bromo está rodeado por otros dos volcanes el Monte Batok de 2.440 m que está inactivo y el Monte Semeru de 3.676 m que arroja por su cráter una fumarola de vapor y humo gris.

Monte-Semeru-Java

Cuando llegas al mirador no sabes que es lo que te vas a encontrar, ni por donde va a amanecer. El mejor lado para ver el volcán Bromo es en la esquina derecha, ya que una vez asoman los primeros rayos de sol, los volcanes quedan justo enfrente.

Volcan-Bromo

Después cogimos de nuevo el 4×4 y bajamos hasta el Parque Nacional Bromo Tengger Semeru. Nuestra intención era llegar hasta la caldera.

Parque-Nacional-Bromo

Nada más bajarnos del 4×4 aparecieron unos hombres con caballitos ofreciéndonos subir en ellos para hacer el recorrido, pero fuimos andando. El paisaje desde la caldera es parecido al desierto del Gobi en Mongolia.

Se entra en una zona que es un mar de arena, en realidad ceniza volcánica, por lo que se levanta muchísimo polvo. Así que llevar un pañuelo porque sino te vas a tragar todo el polvo. Para llegar hasta el cráter del Bromo hay subir por unas escaleras. Se puede recorrer todo el perímetro del anillo del cráter. El volcán está activo, tiene una fumarola inmensa de azufre y tiene un olor a huevos podridos que no olvidareis.

Bromo

Desde ahí la vista hacia las montañas es espectacular. Estás en un punto tan alto que a tus pies queda un mar de nubes. Vale la pena hacer la caminata de 45 minutos porque las vistas son espectaculares.

Bromo

Así que el super palizón de viaje que nos pegamos desde Yogyakarata al volcán Bromo mereció la pena. Además el hotel en el que dormimos era una chulada. Cabañas alpinas, con una decoración bonita, sin cucarachas y lo mejor con comida buenísima.

Todo lo que rodea a la zona del volcán Bromo es montañosa, con paisaje alpino y  cultivos en las paredes de las montañas. Aún no sé cómo podían labrar ya que está en paredes verticales.

Después de visitar el volcán Bromo, nos duchamos, desayunamos y de nuevo regresamos al coche. Nuestro siguiente destino iba a ser Surabaya. Pensábamos que pasaríamos por otro palizón de carretera, pero esta vez solo tardamos 3 horas en llegar menos mal.

Desde Bali también podéis llegar hasta el Volcán Bromo en autobús o en las muchas excursiones que se organizan en las agencias que encontraréis tanto en Ubud o Kuta.

Surabaya

Llegamos a Surabaya. Aquí visitamos el barrio chino, la zona musulmana y estuvimos paseando por la ciudad, para ver los edificios que quedaban de la época en la que la Isla de Java fue colonia holandesa. El único inconveniente, como siempre, fueron los atascos y el trafico.

Surabaya
Surabaya
Surabaya
Surabaya
Surabaya
Surabaya
Surabaya

Finalmente nos despedimos de Fachrudine. Compensamos su esfuerzo con una propina tan generosa que el hombre no paraba de decir que volviéramos😂😂😂.

Al día siguiente cogeríamos el vuelo a Kalimatan, Borneo para pasar 4 días en los parques nacionales viendo orangutantes, gibones y narigudos y visitar los pueblos dayak, pero esa es otra historia.

Feliz fin de semana☺

0 comentarios en «La Isla de Java Indonesia»

  1. Nosotros viajamos vía Singapur, por lo que fuimos a Surabaya directamente y nos perdimos Yogyakarta y Borobudur, cosa que la verdad me arrepiento un poco, aunque al final no se puede ver todo… Espero poder tener una segunda oportunidad y ver esos maravillosos templos, así como también le tengo ganas a Borneo 🙂
    Saludos!!

    Responder
    • Merece la pena ir a Indonesia varias veces, en una visita es imposible ver todo salvo que uno se quede seis meses. El Bromo es espectacular y los templos de Borodudur y Pranabam son impresionantes, seguro que vuelves para verlos:) Un abrazo

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: