Una Mina de Oro Artesanal en Burkina Faso

Una mezcla de casualidad y curiosidad me llevó a un lugar absolutamente impactante, una mina de oro artesanal cerca de Gaoua en Burkina Faso.

mina-de-oro-artesanal-bukina-faso

Mientras iba por la carretera apareció ante mis ojos un inmenso campamento improvisado. Hasta dónde alcanzaba mi vista chozas y chabolas se alzaban en medio de una gran planicie, dónde cientos de burkineses van en busca del dorado.

mina-de-oro-artesanal-bukina-faso

Alejado de los grandes safaris y de los paisajes que nos regala África, se encuentra esta otra realidad, la realidad de la pobreza en África, la que un turista no suele ver o en los casos en los que se la encuentra prefiere no mirar.

mina-de-oro-artesanal-bukina-faso

En los países que están en vías de desarrollo, encontrar recursos naturales muchas veces más que una bendición se convierte en una maldición para su población, ya que genera conflictos, corrupción y un descontrol que, en vez de revertir en beneficios para el pueblo, se convierte en una pesadilla que los desestabiliza aún más.

mina-de-oro-artesanal-bukina-faso

En los últimos años Burkina Faso se ha convertido en el cuarto exportador de oro mundial. Junto a las grandes explotaciones mineras canadienses y suizas, que extraen el preciado mineral, proliferan por el país estas minas artesanales, en las que los soñadores burkineses intentan encontrar polvo de oro en busca de un futuro mejor.

mina-de-oro-artesanal-bukina-faso

Bajé del coche y pregunté si podía visitarlo, me dijeron que si por lo que me dirigí hacía una pequeña colina en las que se estaban excavando los pozos.

mina-de-oro-artesanal-bukina-faso

Un grupo de chavales, armados con un pico y con la fuerza de sus brazos se metían en los tenebrosos agujeros, trepando cuál fornido bombero por las endebles cuerdas.

mina-de-oro-artesanal-bukina-faso
mina-de-oro-artesanal-bukina-faso
mina-de-oro-artesanal-bukina-faso

El equipo minero constaba de un gorrito raído de lana que sujetaba un frontal made in China, y que alumbraría al minero en el interior del túnel.

mina-artesanal-burkina-faso
mina-artesanal-burkina-faso

Los mineros dependen de las cuerdas y de la fuerza de sus brazos para bajar y subir del túnel que está a unos 40 metros de profundidad. Me preguntaron si quería bajar para ver el interior del túnel, les respondí que les estaba muy agradecida por la invitación, pero que no tenía sus agallas para meterme allí, a lo que todos se rieron.

mina-artesanal-burkina-faso
mina-artesanal-burkina-faso

Precisamente las condiciones de extrema dureza que tienen estas minas artesanales han provocado que muchos de estos chavales consuman drogas, para poder soportar el día a día de las 14 agotadoras horas que como mínimo pueden pasar en el interior de la mina de oro.

mina-artesanal-burkina-faso

Lógicamente en este lugar, los estudios de ingeniería no existen, al igual que tampoco existe maquinaria, ni equipos de protección individual, ni casco, ni botas, ni guantes, sino tan solo su polvorienta y raída ropa embadurnada de barro. Su principal herramienta es la fuerza de sus manos para sacar todos los cubos de arena y piedras que les permiten sus fuerzas. Cogían el pico, bajaban por los nudos que habían hecho en la cuerda a modo de peldaños y pa’ dentro.

mina-artesanal-burkina-faso

Los túneles y el agujero de acceso al pozo, estaban sujetos por sacos y troncos de los árboles cercanos, así que la estabilidad del pozo era aterradora. Me contaron que en época de lluvias era frecuente que los túneles colapsaran, en la última temporada de lluvias uno de los túneles se había hundido sepultando a 50 mineros que se encontraban dentro.

mina-artesanal-burkina-faso

Este lugar es de libre acceso, así que cualquiera puede llegar allí y excavar en agujeros existentes o bien haciendo el suyo propio dónde quisiera.

Tras estar un rato hablando con los mineros, me fui a dar una vuelta por el improvisado pueblo, en el que continuaba la actividad minera.

mina-de-oro-artesanal-bukina-faso

Un herrero afilaba los picos de los mineros con un horno movido por la rueda de una bici.

mina-de-oro-artesanal-bukina-faso

En los chamizos se continuaba con el proceso para sacar el polvo de oro. Primero se depositaba en unos canalones la tierra donde se lavaba y estrujaba la tierra con unos paños.

mina-de-oro-artesanal-bukina-faso
mina-de-oro-artesanal-bukina-faso
mina-de-oro-artesanal-bukina-faso
mina-de-oro-artesanal-bukina-faso
mina-de-oro-artesanal-bukina-faso
mina-de-oro-artesanal-bukina-faso

El siguiente paso consistía en mezclar el casi imperceptible polvo de oro en unos barreños con mercurio, para amalgamar el polvo y formar las preciosas bolitas doradas.

limpieza-tierra-oro
limpieza-tierra-oro
mercurio-oro
limpieza-tierra-oro

La búsqueda del dorado, terminaba en otra choza, dónde los mineros vendían sus preciosos hallazgos.

En unas hamacas con una camiseta impoluta del Real Madrid, los intermediarios pesaban en una balanza las minúsculas bolitas. Les pagaban el gramo de oro a 15 mil cefas por supuesto él lo vendía a 20 mil.

Los mineros no tienen salario, sino que solo ganan algo de dinero cuando consiguen oro, lo que significa que pueden pasar semanas de trabajo sin ganar un duro.

La mayor parte de los mineros que vivían en el campamento eran jóvenes, apenas alcanzaban la mayoría de edad.

En el campamento había de todo: un cine, en el que echaban pelis de Jacky Chan, futbolines, bares donde se emborracharan con la cerveza de sorgo rojo y mijo y hasta una farmacia en la que vendían condones, medicamentos para enfermedades venéreas y sobre todo para todo tipo de enfermedades pulmonares.

campamento-mina-oro-artesanal-burkina-faso
campamento-mina-oro-artesanal-burkina-faso

En 1980 la gran sequía que padeció Burkina Faso empujó a los pequeños agricultores a buscarse la vida en las minas artesanales.

campamento-mina-oro-artesanal-burkina-faso

Aunque estas minas artesanales de oro son un medio de vida para muchas familias y dan de comer a muchas bocas, son muchos los problemas derivados de esta actividad. El primero para la salud de los mineros, ya que no solo contraen numerosas enfermedades pulmonares sino también enfermedades derivadas de la manipulación del mercurio sin ninguna protección. A esto hay que añadir los riesgos que implica realizar esta actividad minera sin ningún equipo básico de protección.

campamento-mina-oro-artesanal-burkina-faso

A todo esto hay que añadir los daños medioambientales que se causan en las zonas donde se encuentran estas minas de oro artesanales, ya que se producen filtraciones en la tierra y en los ríos tanto de cianuro como de productos químicos, que imposibilita que más tarde se realice cualquier tipo de actividad agrícola o ganadera.

campamento-mina-oro-artesanal-burkina-faso

Además, es frecuente que en las minas artesanales trabajen niños, aunque el trabajo infantil está prohibido en Burkina, en las minas artesanales es una realidad.

Países como Estados Unidos prohibieron la compra de oro procedente de países como Burkina por esta razón. Sin embargo, comprobar la trazabilidad del origen del oro es muy difícil.

De hecho el oro procedente de las minas artesanales de Burkina, sale a través de las permeables fronteras africanas hasta llegar a mercados como el de Dubai, haciendo imposible encontrar el rastro de su origen y evitando el pago de impuestos, fomentándose el mercado negro sin que llegue ni un solo impuesto a Burkina por esta actividad.

campamento-minero-burkina-faso

Si queréis saber más sobre el tema hay un interesante artículo de Reurters en el que se explica cómo sale de contrabando el oro extraído en las minas artesanales.

La situación es una gran pescadilla que se muerde la cola, ya que solo quien tiene dinero puede en Burkina Faso conseguir permisos de explotación minera. Pero claro para gestionar los permisos mineros, necesitas saber leer para poder entender toda la documentación, algo que no está al alcance de los pequeños mineros que apenas han ido a la escuela.

campamento-mina-oro-artesanal-burkina-faso

Mientras paseaba por el campamento se me encogía el estómago, pensando en la dureza del día a día de aquellos mineros que no paraban de sonreírme y que estaban empeñados en enseñarme todos los rincones de su pueblo y en explicarme como organizaban aquella ciudad improvisada.

campamento-mina-oro-artesanal-burkina-faso

Empezó a caer el sol y decidí marcharme, impresionada por lo que había visto y por lo que me habían contado y dando gracias a todos los dioses de haber nacido en España y no estar amalgamando mercurio con el polvo dorado de aquellas minas artesanales en un lugar perdido de África.

campamento-mina-oro-artesanal-burkina-faso

Feliz fin de semana 🙂

Viajera empedernida presa en la jaula de un hamster, girando en la rueda como el día de la marmota, sin embargo de vez en cuando se abre la puerta de la jaula, entonces me voy a vagar por mundopolis. Mi nombre es Bea, hay dos razones por las que empecé a escribir este blog. La primera cuando hace unos meses viajé a Filipinas y como siempre hago me compré una famosa guía de viaje, que siempre usamos para viajar por nuestra cuenta, la verdad es que no fue nada útil y la mejor información para preparar el viaje la encontré a través de los blogs de otros viajeros. Así que decidí contribuir a este gran baúl de información que es internet, con las fotos que hice en cada destino y con info práctica de los viajes Por otro lado hay una parte egoísta, escribir sobre los viajes me sirve para recordarlos, ya son 56 países visitados, cuando no existían los móviles y me iba de viaje, buscaba siempre un ordenador y contaba a mi familia y amigos las aventuras por mundopolis y así sabían que continuaba viva, ahora con los móviles desaparecieron esos correos y se convirtieron en whatsapp. Intentaré transformar esos recuerdos en entradas del blog para que los que se asomen por aquí puedan saber un poco más sobre su próximo destino. Si necesitáis mas información o tenéis cualquier duda dejarme un comentario y os intentaré ayudar en lo que pueda :)
Entradas creadas 85

13 pensamientos en “Una Mina de Oro Artesanal en Burkina Faso

    1. Muchas gracias . No imaginaba que allí hubiera fiebre del oro, las condiciones de vida eran bien duras, el lugar me impresionó de verdad. Muchas gracias por comentar y disfruta el finde

  1. Me ha impresionado y emocionado tu post porque nos has enseñado la realidad, la triste y dura realidad de esas personas en ese lugar perdido de África, y sin embargo, lo que mas me ha enternecido y conmovido, es que a pesar de la dureza de su forma de vida, dices, que siempre se les ve acogedores y con una sonrisa. Magnifico Blog, me ha encantado y te sigo. Un abrazo

    1. Hola Rovica muchas gracias por tu comentario. En África siempre sonríen creo que es más una forma cultural de dar la bienvenida, algo más social y cultural que una expresión de alegría porque la realidad en la mayor parte de África es bien complicada. Nosotros cuando viajamos allí nos llama la atención la alegría y sonrisa de la gente, algo que no estamos acostumbrados pq aquí pese a que tenemos todo vas por la calle y si te fijas pocos sonríen aquí por la calle la gente solo va mirando su móvil Un abrazo y disfruta el finde

  2. Estupendo post Bea y magnífico que expongas una realidad que solo ven los viajeros que no los turistas.
    Te has parado e interesado por ser viajera, lo has escrito por ser sensible y empática.
    He sentido lo mismo que tú muchas veces, otras muchas más lo pensé: que suerte haber nacido en España.
    Hay muchos tipos de vidas y es bueno que miremos hacia atrás. Ya sabes la historia del sabio, así que te ahorro el leerla.
    Feliz semana.

    1. Muchas gracias la verdad que me quede muy impactada, el sitio era super duro y se juegan la vida a diario, las condiciones de trabajo eran tremendas, de terror. Desafortunadamente es una realidad en África y no sólo están aquí estás minas sino en Ghana, Mali y muchos más países africanos, en fin nadie elegimos donde nacemos, luego la gente se queja en occidente por su trabajo, es para hacérselo ver☺️ les traería aquí, pq no sabemos lo afortunados que somos, pero las personas solo nos quejamos de vicio
      Pasa muy buena semana

      1. No me extraña que te hubieses quedado impactada y hecha polvo.
        He tenido alguna experiencia de ese tipo y te hace pensar mucho.
        Me repatea tanta queja de la gente por todo y de todo. Desafortunadamente nunca se pararán a pensar en estas cosas y seguirán con sus estupendas vidas sin enterarse de que son estupendas. ¡Que triste!
        Estoy muy sensibilizada con tanta queja y tu post ha hecho que todo resurja. Pero está bien, no soy la única que piensa en esa dirección.

        1. Totalmente de acuerdo contigo, hasta que salga agua del grifo es un milagro y la gente no sabe la suerte que tiene de que salga el agua, pero todavía siguen sin saberlo pq no han sufrido tener que ir a por agua o que directamente no haya. Lo bueno de viajar es prescindir de todo lo que tenemos en nuestra vida normal y apreciar hasta las cosas más básicas. Un besote

  3. Muchas felicidades por este fotoreportaje sobre la vida dura en las minas en Burkhina Faso. La imagines lo dicen todo. Como perdemos la perspectiva en el «primer mundo» sobre nuestros problemas, comparado con lo que sufre la gente para ganarse la vida en otros. El tema de la toxicidad para las personas y el medio ambiente es realmente un problema muy grave. En Ghana tenían una situación similar. Al final son vecinos. Me ha recordado, auque a mucha distancia, con la vida de los mineros de Potosi en Bolivia. Un beso.

    1. Así es pq la contaminación y las enfermedades a las que están expuestos es un capítulo a parte. Todos La manipulación del mercurio sin ninguna protección

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: