Punakha: Visita al Dzong más impresionante de Bhutan

Uno de los lugares a los que acuden más turistas en Bután es Punakha. Y es que, hay razones de sobra para visitar esta zona, en la que recomiendo que al menos paséis un par de días.

La principal razón para venir aquí, es conocer una de las joyas de la arquitectura butanesa, uno de los dzong más impresionantes y bonitos de Bután. El “Palacio de la Felicidad” o lo que es lo mismo el  Punakha Dzong.

punakha-dzong

Punakha fue la capital de Bután hasta 1955. A partir de ese año, la capital se trasladaría a 86 km de aquí, a Thimphu de la que ya os hablé en otra entrada del blog.

Punakha está situada en un valle y no se encuentra a gran altitud, está tan solo a 1.200 metros sobre el nivel del mar. Estas dos condiciones hacen que Punakha sea uno de los distritos con las mejores temperaturas del país.

Hoy os voy a hablar de esta zona y de su impresionante Punakha Dzong,  que junto con Monasterio de El Nido del Tigre del que ya os hablé en el blog, es uno de los lugares más fotografiados y visitados de Bután.

que-ver-en-punakha

Antes que nada, he de explicaros lo que es un Dzong, ya que veréis muchos de ellos mientras estéis de viaje por Bhután.

El Dzong representa una demarcación territorial en cada región de Bután y son el centro administrativo y religioso de cada una de ellas.

Estas fortalezas se empezaron a construir durante el siglo XVII por todo Bután como elemento defensivo para defenserse sobre todo de las constantes incursiones tibetanas. Ahora su función no es defensiva, sino que aquí se encuentras las oficinas gubernativas y religiosas de cada demarcación territorial.

Punakha Dzong

Todos estos monasterio-fortaleza que salpican con sus colores blancos y rojizos el paisaje montañoso de los Himalayas son bonitos, pero ninguno de ellos alcanza la magestuosidad del de Punakha.

punakha-dzong

El Punakha Dzong se construyó en 1637. A lo largo de su historia ha sufrido varias adversidades, como inundaciones, terremotos e incendios.

punakha-dzong

Historia del Dzong de Punakha

Bhutan es un país rodeado de leyendas, por lo que la elección de la ubicación del Dzong de Punakha no se hizo al azar. Se eligió por el fundador del reino de Bután, Zhabdrung Ngawayang Namgyel, basándose en una profecía que hizo el que introdujo el budismo en Bhutan, el Gurú Rimpoché (el que también fundó el Nido del Tigre) muchos años antes.

El Gurú Rimpoché había augurado que una persona llamada Namqyel, llegaría a una colina con forma de elefante y construiría un gran dzong. Así que, para hacer realidad el presagio, Namgyel ordenaría su construcción.

punakha-dzong

El impresionante Dzong de Punakha se edificó en tiempo récord. Tan solo fue necesario un año para finalizarlo y lo curioso es que no se empleó ni un solo clavo en su construcción.

Está ubicado en la confluencia de los ríos Mo Chu (que significa madre) y Pho Chu (que significa padre).

que-ver-en-punakha

Este Dzong además de ser el segundo más grande y antiguo de Bután, es uno de los mejores representantes de este tipo de arquitectura fortaleza tradicional del país. Por lo que es uno de los lugares imperdibles de Punakha.

Además, a lo largo de su historia, ha sido testigo de eventos muy importantes del país, como la coronación de varios reyes de Bután y no solo esto sino que además es la sede de la comunidad de monjes budistas más influyentes del país, llamada dratshang.

Desde su construcción hasta el año 1.950 albergó la sede del gobierno butanés y fue aquí dónde se celebró la primera Asamblea Nacional del país en 1.953.

punakha-dzong

Como fortaleza que es, solo se puede acceder a la misma atravesando un puente cubierto de madera llamado Bazam.

El primer puente se construyó en el siglo XVII, pero tras una inundación que sufrió el dzong en el año 2008, el puente quedó totalmente destruido y hubo que rehacerlo por completo.

punakha-dzong

Visita al Dzong de Punakha

El Dzong es gigantesco, por lo que necesitaréis al menos dos horas para poder visitarlo. Mide 180 metros de largo por 72 de ancho.

A diferencia de otros Dzongs que podéis visitar en Bután y que solo tienen dos patios, llamados docheys, este es una excepción ya que tiene tres.

punakha-dzong

Como el dzong es una estructura defensiva, su diseño se hizo con miras a evitar cualquier intento de invasión.

Un ejemplo de esto, son unas empinadísimas escaleras de madera, que podéis ver en la entrada, a continuación de la escalinata de piedra. Estas escaleras fueron diseñadas para ser izadas en caso de sufrir cualquier intento de incursión.

Además, veréis que el fuerte queda blindado por una gigantesca y pesada puerta de madera. Como desde su construcción, en la actualidad siguen cerrando esa puerta en cuanto cae la noche.

punakha-dzong

En el interior del dzong, podréis contemplar una inmensa torre central, que se llama utse  y que tiene nada menos que seis pisos.

punakha-dzong

El primer patio está destinado a funciones gubernamentales y administrativas del distrito de Punakha. Allí podréis ver un árbol Bodhi y una estupa blanca.

punakha-dzong

En el segundo patio se encuentra el alojamiento de los lamas. Así que seguro que os cruzareis con muchos de ellos, que van de un lado a otro trajinando con sus quehaceres diarios.

En este patio se encuentra también el acceso a la sala de coronaciones. Aquí fue dónde fue investido el primer Rey de Bután., Cerca de esta hay otras salas destinadas a la realización de otros actos ceremoniales.

punakha-dzong

El tercer patio, es el más importante de todos, ya que en él, se guardan los tesoros del dzong de Punakha y los restos sagrados de Pema Lingpa y Namgyal.

Esto es curioso, ya que parece ser que al igual que hicieron los egipcios, en Bután también se realizaron prácticas de momificación. Los restos del fundador de Bután,  se encuentran aquí en el dzong de Punakha embalsamado.

punakha-dzong

Ante sus restos acuden justo antes de su coronación, todos los que van a ser investidos como futuros reyes de Bután, para recibir sus bendiciones.

punakha-dzong

Lógicamente en esta zona la entrada no está permitida a los turistas. Aquí solo tienen permitido el acceso, el rey, los lamas y los guardianes del dzong.

punakha-dzong

Además en esta zona es dónde se conservan los mayores tesoros del reino de Bhutan, reliquias y artefactos religiosos de gran valor.

punakha-dzong

En el interior del dzong podéis ver que toda la decoración se ha realizado sobre madera tallada, adornada con pinturas tántricas en vivos colores dedicados a la reina de las serpientes llamada Tsochen.

punakha-dzong
punakha-dzong
punakha-dzong


Uno de los lugares que si podréis visitar, es el salón de actos. Lo destacable de esta zona del dzong es su techo. Este está sujetado por 54 impresionantes pilares de madera. En su interior podréis contemplar bonitos frescos que relatan la vida de Buda.

punakha-dzong

El Utse del Dzong contiene Rangjung Kharsapani (la posesión más sagrada de Bután). Es una pintura que solo se muestra en el festival de Punakha, festival del que ya os explique en el post sobre los festivales de Bután

punakha-dzong


El Dzong está abierto hasta las 18:00 pm así que planificar vuestra llegada para que os dé tiempo para verlo tranquilamente. Nosotros llegamos al medio día y pasamos aquí toda la tarde.

punakha-dzong

La Puerta Real es la última incorporación al Complejo Dzong de Punakha, un cartel recuerda que fue construida para celebrar la boda del actual rey de Bután.

Cuando salgas del dzong, puedes ir al dzong Chung en busca las bendiciones del Buda Shakyamuni.

punakha-dzong

Tened en cuenta al visitarlo que hay seguir un código de vestimenta: No se pueden usar pantalones cortos, ni minifaldas o mini vestidos, tampoco pantalones ajustados.

Otra de las cosas que no se puede hacer, es entrar con la cabeza tapada por gorros, sombreros o pañuelos.

Los Cuatro Amigos

Como ya sabéis por otras entradas de las que os he hablado sobre Bután, este país esta rodeado de fábulas y leyendas.

Una de ellas se repite en casi todos los monasterios y dzongs que vayáis a visitar en Bhutan y aquí en Punakha, seguro que lo veréis en muchos sitios. Os hablo de la fábula de los cuatro amigos.

Los-cuatro-amigos

La fábula pretende explicar la armonía que une a los seres vivos con la naturaleza y la interdependencia que tenemos los unos con los otros para sobrevivir.

La moraleja final es que, si se consigue la unión, olvidando las diferencias, se consiguen más beneficios.

Los protagonistas son un elefante, un conejo, una perdiz y un mono. El elefante representa nuestro cuerpo, el mono representa la mente inquieta, el conejo las emociones y el pájaro es el alma.

En un principio los cuatro animales estuvieron discutiendo sobre la propiedad del árbol, del que todos obtenían algún beneficio.

El elefante, dijo que el árbol era suyo porque lo había visto primero y que por eso le pertenecía. El mono que no estaba de acuerdo le preguntó; ¿Puedes ver si hay ahora hay alguna fruta?

El elefante respondió que no, por lo que el mono le dijo, no las ves, porque yo me se las he comido mucho antes de que tu las pudiera ver.

El conejo metió baza y les dijo a ambos que estaban equivocados puesto que, cuando el árbol tan solo era un retoñito, él ya se estaba comiendo sus hojas. Así que era el primero que había visto el árbol y por tanto era su legitimo dueño.

Sin embargo la perdiz que había estado calladita intervino rotunda y dijo: Este árbol no existiría si yo no hubiera defecado la semilla, así que el árbol me pertenece a mí.

Todos los animales le dieron la razón, se hicieron amigos y decidieron compartir el árbol, trabajando juntos para poder alimentarse

El elefante no podía conseguir la fruta sin la ayuda del mono, puesto que esta se encontraba en la parte más alta del árbol y este a su vez, ayudaba con su trompa a bajar las ramas más altas del árbol para que cayera la fruta.

El árbol no existiría si el pájaro no hubiera defecado con la semilla y el conejo se encargaba de proteger las raíces del árbol.

Los cuatro animales, son un ejemplo de armonía, cooperación, interdependencia, amistad y paz. Combinando sus fuerzas ninguno pasa hambre y todos se benefician de forma cooperativa del trabajo del otro.

Siguiendo el paseo por el distrito de Punakha hay otros lugares que no os podéis perder

El paso de Dochula

Otra de los lugares que tenéis que ver en Punakha son los 108 chortens que hay en el Paso de Dochula del que os hablé en el post sobre Thimphu, la capital de Buthan.

Estos fueron construidos a instancia de la actual reina madre para conmemorar la victoria sobre el ejercito indio. Los chortens coronan este paso de montaña de los himalayas situado a 3.150 metros de altitud.

el-paso-de-dochula

paso-dochula-bhutan

Khamsum Yulley Namgyal Chorten

Los trabajos de construcción de este chorten duraron más de ocho años. Se realizaron a instancia de la tercera reina madre, llamada Ashi Tshering Yangdon Wangchuck y es un ejemplo único de la arquitectura y arte butanés .

El Monasterio de Chimi Lhakhang

El Monasterio Chimi Lhakhang es uno de los más curiosos de Bhutan, el lama Drukpa Kunley o como también le llamaron el Divino Loco fue su fundador.

Este fue un lama nada convencional rodeado de historias y leyendas. En el post que escribí sobre este lugar, podéis leer todas las curiosidades que rodean a este monasterio.

También en Punakha podéis ver un puente colgante, que no fotografié, puesto que fuimos cuando ya no había luz, ya que era casi de noche.

Así que si viajáis a Bután, incluid Punakha como parada imprescindible en vuestro viaje.

Feliz fin de semana 🙂

13 comentarios en «Punakha: Visita al Dzong más impresionante de Bhutan»

  1. Precioso, me encanta. Y como siempre, muy bien explicado.
    Para los ojos occidenteales, habituados a otro tipo muy distinto de construcción, la arquitectura tibetana resulta muy diferente a la vez que atractiva. Que una construcción tan grande de madera no lleve ni un solo clavo, denota una maestría excepcional.
    Muy bonita, la leyenda, a la vez que esperanzadora: un acuerdo entre cuatro partes nunca es fácil.
    Las fotos, estupendas, un complemento ideal para el relato.
    Maravilloso Bhutan, esperando ir.
    Feliz Domingo.

    Responder
    • Muchas gracias:) y veo que ya funcionan los comentarios¡¡ El Dzong de Punakha es impresionante, por grande y por bonito, nosotros pasamos desde el medio día hasta que se puso el sol allí. Buthan merece mucho la pena, me pareció muy auténtico, más que el Tibet, así que apuntateló en la lista de futuros viajes. Un besote y feliz domingo¡¡¡

      Responder
  2. MUY BUENO LA HISTORIA DE PORQUE LO CONSTRUYERON ES PRECIOSA, EL LUGAR SE VE FANTÁSTICO ❤ QUE LO CONSTRUYAN EN TAN SOLO UN AÑO… Y SIN CLAVOS? PARECE INCREÍBLE Y LA FÁBULA DE LOS 4 AMIGOS… PRECIOSA.

    Responder
    • Muchas gracias:) el sitio es espectacular y muy autentico:) y un destino muy recomendable, lleno de fábulas por todos los lados, Muchas gracias por leer y un besote

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: