Parque Nacional de Tarangire: Entre elefantes y baobabs

El parque Nacional de Tarangire se encuentra a unos 151 km de Arusa, está bien comunicado por carretera, así que en unas dos horas y media te plantas en uno de los parques nacionales más especiales de Tanzania.

parque-nacional-de-tarangire

Es especial por varias razones: Durante la estación seca el parque se pone hasta arriba de herbívoros y es el mejor lugar de Tanzania para ver de cerca grandes manadas de elefantes. Eso sí, hay que tener en cuenta que en Tarangire National Park no es posible ver animales durante todo el año.

Otra buena razón para conocer el parque nacional de Tarangire es por su paisaje, ya que es completamente diferente al que vas a ver en otros parques del norte de Tanzania. Aquí hay gigantescos baobabs además de una gran diversidad de árboles y vegetación convirtiendo este parque en un destino 10 para hacer un safari.

parque-nacional-de-tarangire

Hoy en el blog te explico las razones por las que merece la pena conocer Tarangire National Park, pero también te contaré cual es la mejor época para venir, así como todo lo que hay que ver en el Parque Nacional de Tarangire.

parque-nacional-de-tarangire

Tarangire, Tanzania

El río Tarangire atraviesa el corazón de este parque, atrayendo como un imán a cientos de animales migratorios que durante la estación seca, acuden sedientos desde el lago Manyara en busca de agua.

parque-nacional-de-tarangire

Con sus 2.850 kilómetros cuadrados ocupa la sexta posición en el ranking de los parques nacionales más grandes de Tanzania. Su nombre “Taraguire” es masái y significa «río de facocheros».

La mayor parte de turistas van directos a conocer el Serengueti, también viajan hasta el lago Manyara y por supuesto al cráter del Ngorongoro del que ya os hablé en otra entrada del blog, pero muchos pasan de largo y no vienen a conocer este parque.

baobabs-tarangire

El Tarangire National Park no es uno de los parques más visitados por los turistas y menos ahora en tiempos de pandemia. El Covid, como en casi todos los lugares de mundo, ha provocado que el turismo haya bajado considerablemente en Tanzania, por lo que ahora es un lugar muy tranquilo para la observación de fauna salvaje. Hubo momentos en el que tuve la sensación de ser la única persona perdida en medio de la nada. Era como estar en una expedición de África del s. XIX en un lugar remoto, alejado de todo y lleno de animales.

parque-nacional-de-tarangire

Mejor momento para visitar el Parque Nacional de Tarangire

Aquí no se pueden ver animales durante todo el año, así que lo más importante es saber cuál es la mejor época para visitar el parque nacional de Tarangire. La mejor época para visitar el parque nacional de Tarangire es durante la estación seca, es decir en los meses de junio a octubre. Si estás aquí en estas fechas no dudes venir a conocerlo, te recomiendo que al menos pases aquí un día.

parque-nacional-de-tarangire

Durante estos meses las manadas de herbívoros, sobre todo de elefantes, vienen al parque nacional Tarangire en busca del agua que aún queda en el río. No solo hay elefantes, sino que además verás gacelas, antílopes, cebras, ñus, búfalos entre otros herbívoros, lo único que no vas a poder ver aquí son rinocerontes. Lógicamente también sus depredadores acuden tras ellos, por lo que también podrás ver leones y leopardos. Además, el parque nacional de Tarangire es un lugar perfecto para los amantes de la ornitología porque se pueden ver a numerosas aves.

elefantes-parque-nacional-de-tarangire

Mi guía me dijo que, de noviembre a mayo, durante la temporada de lluvias, no merece tanto la pena venir. En esta época me contaba que el parque se viste de verde esmeralda, todo está verde y lleno de flores, pero los animales durante estos meses se marchan a otros parques Tanzania por lo que es más difícil verlos. En cuanto a la temperatura no te preocupes porque con independencia de que vengas o no en época de lluvias aquí siempre se mantiene agradable.

Que ver en Tarangire National Park

Llegamos a la entrada del Tarangire National Park. Unos gigantescos baobabs nos dan la bienvenida. Son altísimos y sus enormes troncos son como bidones de almacenamiento de agua. Son capaces de almacenar más de 120.000 litros, una burrada. Reconozco que estos árboles son mis favoritos por ser distintos, como salidos de otro planeta y si no has visto ninguno antes, no te van a dejar indiferente.

El nombre científico de los baobabs es “Adansonia Digitata” en la Wikipedia puedes conocer todas sus curiosidades. Te diré que son extremadamente longevos y tan presumidos que es casi imposible averiguar su edad puesto que no tienen anillos como otros árboles. Los baobabs pueden vivir más de mil años. Como es un árbol tan inusual los pueblos africanos cuentan multitud de leyendas sobre ellos para tratar de explicar porqué tiene un aspecto tan peculiar.

Una de estas leyendas dice que cuando los dioses crearon a los animales les entregó a cada uno de ellos un árbol. La hiena fue la última en recibirlo y le dieron un baobab. A la hiena no le gustó nada así que cuando lo tuvo que plantar, como estaba furiosa, lo puso boca abajo, con las raíces fuera de la tierra y así se explica porque su copa tiene un aspecto de raíces más que de ramas.

Mientras el conductor hacía los trámites de entrada al parque me dediqué a contemplar los imponentes baobabs. Los vas a ver durante todo el recorrido, así que tener como telón de fondo estos imponentes árboles convierten un safari por el Tarangire National Park en un safari especial.

Cuando el conductor terminó los trámites nos adentramos por las pistas de tierra. Los primeros animales que vimos en el parque Tarangire fueron un grupo de gacelas Thompson. Son muy curiosas, se quedaron mirando nuestro coche y después continuaron comiendo.

cebras-parque-nacional-tarangire

Durante todo el recorrido por el parque sobra decir que no te puedes bajar del coche. Normalmente todos los coches de safari tienen el techo abatible por lo que te pones de pie y desde allí se ve perfectamente tanto los animales como el paisaje.

tarangire-national-park-tanzania

A medida que avanzábamos por las pistas del parque nos topábamos con manadas de jirafas, de ñus, gacelas por lo que, cada dos pasos le pedía al conductor que parase para hacer una foto. Poder ver de cerca, en libertad a tantos animales y lo mejor sin otros coches con los que competir para verlos de cerca era un auténtico lujo.

Llegamos a la primera charca que estaba literalmente tomada por las cebras. En uno de los lados los marabús y cientos de aves chapoteaban secándose las alas al sol. Un espectáculo impresionante por la cantidad de animales que se mezclaban en la orilla para beber.

Pero como te contaba antes, el rey del parque nacional de Tarangire es el elefante y a medida que nos internábamos en el parque aumentaban nuestros encuentros con grandes manadas. Así que uno de los animales que tienes garantizado ver en el parque nacional de Tarangire es el elefante. Para que te hagas una idea de todos los que hay, te diré que en su pico más alto aquí llegan a vivir aquí unos tres mil ejemplares.

Y los verás bebiendo, comiendo y hasta muriendo, porque bajo la sombra de un gigantesco árbol vimos a un macho solitario dando su último aliento.

Mientras íbamos recorriendo el Tangarine National Park nos encontrábamos una sorpresa tras otra: un colorido barbudo cabecirrojo cuyas plumas se utilizan por los masáis como adorno, también calaos de pico rojo, avestruces, buitres entre otras muchas aves. Si eres amante de la ornitología aquí vas a disfrutar mucho, ya que en el parque se han registrado más de 500 tipos diferentes de pájaros.

Llegó el momento de la comida. Como siempre que vas en un safari organizado en Tanzania la comida es en plan picnic, con unas cajitas en las que hay sándwich, algo de pollo, empanaditas y fruta.

Hay una zona habilitada como merendero. La zona está llena de mesas con bancos donde los guías extienden como mantel coloreadas telas masáis de cuadros. La zona está llena de monos, son auténticos ladronzuelos, así que no descuides ni tu comida, ni tus pertenencias si no quieres quedarte sin ellas. Además, revoloteando por las mesas los estorninos también están a la caza de cualquier miguita o comida que se le pueda caer a los turistas.

Lo mejor de este lugar es que está situado en un alto y te encontrarás con un mirador frente al río Tarangire desde donde se tienen unas vistas espectaculares. Estuve frente al río contemplando como las jirafas y elefantes bebían tranquilamente. Las vistas desde aquí son realmente bonitas.

merendero-tarangire-national-park-tanzania

De regreso al coche continuamos recorriendo las pistas del parque. Era mediodía, el calor apretaba y a esa hora todos los animales buscaban desesperadamente una sombra. Nos encontramos con rebaños gigantescos de búfalos tumbados bajo las acacias. Había cientos de ellos, son asustadizos y no sé que sucedió pero de repente se sobresaltaron por algún ruido y se pusieron como locos a correr levantando una impresionante polvareda. Ver la escena de cientos de búfalos cruzando la carretera fue impresionante.

parque-nacional-tarangire

Pasamos el resto de la tarde viendo un animal tras otro, pero la sorpresa fue encontrarnos con un leopardo. Con el calor que hacía a esa hora, la mayor parte de animales estaban amodorrados, tumbados, no querían malgastar fuerzas. Sobre la rama de un árbol se repantingaba un precioso leopardo. Son muy difíciles de encontrar así que fue una auténtica suerte.

tarangire-national-park-tanzania

En el caso de quieras pasar varios días aquí has de saber que puedes alojarte en el parque Tangarine. Aquí te dejo aquí varias opciones.

Booking.com

Si estás planeando venir aquí por tu cuenta puedes hacerlo, pero no sé hasta que punto merece la pena. Ya te he comentado en otras entradas del blog sobre Tanzania que es tal el engorro de papeles que se tiene que hacer tanto para el coche, como para las personas, que no merece la pena. Además hay que añadir que los guías que te llevan a cualquier safari saben donde buscar a los animales que son más difíciles de encontrar o simplemente saben verlos, porque muchas veces están tan mimetizados en el paisaje que los urbanitas no somos capaces de detectarlos.

tarangire-national-park-tanzania

Si vienes a Tanzania en época seca te recomiendo que vengas a conocer el parque nacional de Tarangire, es distinto a otros parques y seguro que te encantará.

Feliz fin de semana 😊

5 comentarios en «Parque Nacional de Tarangire: Entre elefantes y baobabs»

  1. Querida dama de la alta sociedad danesa que una vez tuvo una granja en África, tras leer tu entrada del blog esta semana me he ido directo al invernadero más cercano para comprarme un baobab, pero no he tenido éxito. A continuación me he acercado al Manzanares a ver si avisaba algún rebaño de herbívoros y lo único que he visto ha sido hordas de jubilados, niños y corredores amantes de las mallas ajustadas. ainss!! Cuando hare un safari como dios manda.
    Un beso y feliz fin de semana.

    Responder
    • tenías que comprar un bonsai y unos cuantos clicks safari y los pones en casa como si fuera un Belén ya queda menos para las vacaciones. Entre tanto disfruta el finde

      Responder
  2. Qué enfadicas son las hienas, pero hay que agradecerlo, pues gracias a ello existen los baobabs. Pues sí, una suerte vivir aquello con más elefantes que vehículos motorizados. Fotos alucinantes, cómo siempre! Un abrazo, Bea!

    Responder
    • Muchas gracias David¡¡ La verdad es que me gustó mucho este parque tanto por los paisajes, los baobabs eran un plus y la cantidad de animales que se podían ver con casi nada de turismo. Fue una gozada, quien pudiera volver. Un abrazo y pasa muy buena tarde

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Guía Taiwán Que ver en un día en Aranjuez Los Jardines más bonitos de Madrid Ruta de los Castillos de Segovia Que ver en Anaga Tenerife
A %d blogueros les gusta esto: