El cementerio Okunoin de Koyasan

El Cementerio Okunoin de Koyasan es el cementerio más grande y sagrado de Japón. Sé que muchos seréis como yo y no os hará mucha gracia visitar cementerios, así que pensaréis ¿Cómo nos dice que vayamos a visitar uno? Pues sí, es más, os recomiendo que no os lo perdáis.

Viajamos a Koyasan para conocer sus templos y el cementerio de Okunoin forma parte de este recorrido, por lo que fuimos a visitarlo. Aunque seas como yo y los cementerios te den tirria, haced una excepción, éste es diferente. Vais a encontrar cosas alucinantes y es que es un lugar envuelto de misterio.

cementerio-okunoin-koyasan

Pese a mi reparo inicial, he de decir que el lugar me gustó y mucho. Si todos los cementerios tienen un ambiente inquietante, el halo de misterio del cementerio de Okunoin se acrecienta aún más por su entorno, que le da un punto mágico y misterioso.

Está situado en el Monte Koya rodeado por un bosque de gigantescos cedros, tan imponentes, que parecen los guardianes de las tumbas. Sus altas ramas tamizan la luz y los rayos de sol se filtran a través de ellas, proyectando un juego de luces y sombras sobre las tumbas que están llenas de musgo. Todo el ambiente es muy especial.

cementerio-okunoin-koyasan-japon

El recorrido por el cementerio es de 2 kilómetros. Los senderos están rodeados por más de 200.000 tumbas y los caminos conducen hasta el mausoleo de uno de los personajes más influyentes de la historia espiritual de Japón.

cementerio-okunoin-koyasan-japon

¿Quieres conocer este misterioso cementerio Okunoin de Koyasan? Pues vamos allá. En este post encontrarás todas sus curiosidades, algunas un poco aterradoras, pero bueno, así estáis avisados. También os explicaré el significado de lo que vais a encontrar allí y qué lugares del cementerio de Okunoin no os podéis perder.

¿Por qué el cementerio de Okunoin es un lugar especial?

Para entender este lugar hay que hablar del fundador del budismo Shingon. Esta es una de las escuelas principales de budismo en Japón. Si tienes curiosidad por saber un poco más sobre esta escuela budista aquí te lo cuentan todo. El monje, erudita y poeta Kobo Daishi también llamado Kukai, buscó aquí en el monte Koya, un lugar remoto y alejado del mundanal ruido para meditar y practicar esta forma de budismo tántrico, que introduciría en Japón en el año 805 dC.

Kobo Daishi predijo con mucha antelación el día de su muerte y por supuesto cuándo llego ese día la palmó. Pero cuando murió, a diferencia de lo que se hace en la práctica budista, no fue incinerado, sino que se le dio sepultura aquí, en un mausoleo.

cementerio-okunoin-koyasan

Los seguidores de esta secta de budismo consideran que el Gran Maestro Kukai no murió, sino que se quedó en una especie de estado meditativo, en el que sigue desde hace nada menos que 1.200 años. Se espera que un día vuelva a despertar y lo hará, cuando el mundo necesite de su iluminación ya que él, será el único capaz de entender el mensaje del Buda Maitreya. Creo que está tardando demasiado tiempo en volver :).

cementerio-okunoin-koyasan

Por esta razón, los monjes desde su muerte, siguen preparando 2 comidas al día, una a las 6:00 am y la otra a las 10:30. Lo hacen para asegurarse que el día en que Kobo Daishi despierte, tenga una comida. Este es un importante ritual budista que podéis presenciar todos los días si estáis aquí en alguna de esas horas.

cementerio-okunoin-koyasan-japon

Desde la muerte de Kobo Daishi, todo el mundo quería ser enterrado en el cementerio de Okunoin, ya que sus seguidores quieren estar cerca de él el día en que regrese a la vida. Así que desde hace 1.200 años es un auténtico honor para un japonés tener ser enterrado en el cementerio de Okunoin. No es necesario ser sepultado sino que basta con enterrar un mechón de pelo o parte de las cenizas, ya solo eso es una auténtica distinción.

Además de Kobo Daishi, en el cementerio de Okunoin hay enterrados muchos personajes ilustres de la historia de Japón. Veréis tumbas de importantes monjes, antiguos señores feudales, poetas, las tumbas de los famosos señores de la guerra de Sengoku, aristócratas y grandes personalidades de Japón. Reconozco que, si unimos mi ignorancia sobre la historia y personajes relevantes de Japón, a que todos los carteles estaban en japonés, tuve un poco la sensación de que estaba perdiéndome cosas, pero bueno, confiamos en la guía de viaje que llevábamos para orientarnos y encontrar las cosas más importantes.

cementerio-okunoin-koyasan-japon

El cementerio de Okunoin tiene también una parte moderna. La distinguiréis por sus tumbas de granito y porque aparecen los nombres de las grandes corporaciones japonesas como Sony, Panasonic o Mitsubishi. La más curiosa de todas y fue una que mis amigos y yo buscamos con más ahínco, es la que pertenece a una compañía exterminadora de termitas que quiso hacer un monumento conmemorativo a todos los bichos que se había cargado. Esta tumba aparece en todas las guías de viaje como uno de los lugares curiosos que visitar aquí.

cementerio-okunoin-koyasan

El número de tumbas en Okunoin continúa aumentando ya que cada centímetro del cementerio es sagrado. Para los seguidores de la escuela budista Shingon allí no hay muertos sino solo espíritus que esperan. 

Recorriendo el cementerio de Okunoin en Koyasan

El recorrido por el cementerio de Okunoin podéis empezarlo en dos lugares diferentes. Pero según manda la tradición, el recorrido ha de iniciarse en el primer puente llamado Ichi-no-hashi.

guia-okunoin-koyasan-japon

Son varias cosas las que nos llamaron la atención en este cementerio: las torres con piedras que veréis por todos los lados, las pequeñas figuras con baberos y gorritos, los puentes.  Si tenéis la misma curiosidad que tuvimos nosotros y queréis saber que son, que significan y cuáles son lugares más aterradores que os vais a encontrar en el cementerio, seguir leyendo. Hoy os contaré el significado de las cosas que vais a encontrar en el cementerio de Okunoin.

Gorintō

Durante todo el recorrido por el cementerio de Okunoin de Koyasan vais a ver unas estructuras de piedra. Son tumbas, pero con gran significado espiritual, éstas representan los cinco elementos de nuestro mundo físico.

gorinto-cementerio-okunoin-koyasan

Estas torres de piedra se llaman gorintō. Las hay de todos los tamaños, pero veréis que todas tienen cinco niveles. Si empezamos de abajo hacia arriba, la primera, la que está en el suelo y tiene forma cuadrada simboliza la tierra. La siguiente piedra tiene forma esférica, simboliza el agua, la que le sigue con aristas triangulares representa el fuego, después va otra que tiene forma de anillo, simboliza el viento y la última, con forma parecida a una dama juana es la que corona la estructura del gorintō y representa el cielo.

gorinto-koyasan-japon

Estos cinco elementos son los que forman el cuerpo de buda, pero de acuerdo con el pensamiento budista también estos niveles forman nuestro propio cuerpo y son a su vez los cinco elementos de nuestro mundo físico. Esta torre conmemorativa de piedra se levanta para consolar el alma del difunto. Debajo de ellas puede haber huesos, ceniza o mechones de pelo, pero en realidad, son un símbolo espiritual.

Jizō

Una de las cosas que más nos llamó la atención fueron las pequeñas figuritas de piedra que había dispersas por todo el cementerio. Estas figuras se llaman Jizō y son Bodhisattva que en Japón simbolizan a los guardianes de los niños. Son una deidad protectora de las almas fallecidas de los niños y también sirven para proteger a los viajeros. Normalmente los veréis en aquellos lugares que suponen un límite entre el mundo espiritual y el físico, es decir en los cementerios.

jizo-okunoin

Había Jizōs de todos los tamaños, pequeños, grandes, delgados, gordos, sonrientes, con baberos, con gorros, sin ellos e incluso con coloretes o con los labios pintados de color rojo. Los maquillan para proteger el alma de los niños fallecidos. Y si ves a algún visitante colocando un babero rojo, es porque han perdido un niño y lo hacen para que la estatua de Jizo le cuide.

jizo-koyasan

También vimos a turistas japoneses y lugareños rezando en las estatuas, arrojándoles agua e inclinando solemnemente la cabeza como muestra de respeto y oración.

Según la tradición, las almas de los niños que mueren antes que sus padres, no pueden cruzar el río Sanzu, que para los japoneses simboliza el camino que lleva hasta el más allá. A los niños no les ha dado tiempo a realizar suficientes buenas acciones como para poder cruzar este río. Así que para salvar sus almas se colocan baberos a los jizō y así su alma puede esconderse detrás de ellos. 

jizo-koyasan-japon

Hay un Jizō en el cementerio que destaca sobre todos ellos. Se encuentra en el santuario de Ksitigsrbha, es el llamado Jizō sudoroso y lo encontraréis al lado del segundo puente del cementerio de Okunoin.

Esta pequeña estatua de piedra negra llamada Asekaki Jizo, suda sin parar. Hay tal humedad en el ambiente que facilita que las piedras exuden agua. Pero los japoneses dicen que si te pasas por allí entre las 9:00 y 11:00 de la mañana, verás como el Jizo se deshace en sudores como si estuviera en una sauna. Se dice que suda tanto porque está soportando todo el sufrimiento que hay en el mundo y si es por eso, entonces entiendo que el pobre esté como un pollo.

koyasan-japon

Este lugar del cementerio de Okunoin está lleno de cosas interesantes, pero a la vez inquietantes. Después de ver el Jizo sudoroso ir a la derecha de este santuario. Allí encontraréis un pozo, pero cuidado, porque éste da muy mal rollo. Se llama Sugatami-no-ido, que significa algo así como “El pozo de las Reflexiones”. Según las leyendas japonesas, si miras dentro de este pozo y no te ves reflejado en el agua, morirás en tres años. Pero este pozo también tiene algo positivo, ya que según otra leyenda dice, que el agua que sale de él cura las enfermedades oculares. Por supuesto a ninguno de nosotros se nos ocurrió asomarnos, mejor no tentar a la suerte.

La piedra Miroku

Al lado del Jizō sudoroso, puedes hacer una prueba de virtud. Verás una especie de jaula de madera, tiene una abertura en la que puedes meter la mano para coger una piedra que hay en su interior. Es parecido a lo que os conté sobre una de las piedras de Fushimi Inari.  Se dice que esta piedra juzga la virtud de quienes la intentan levantar. Si la coges y te parece que es ligera, es porque eres una persona virtuosa, si por el contrario te pesa como una losa del cementerio, vamos mal, significará que tienes más pecados que el mismísimo diablo.

Los puentes del Cementerio de Okunoin

Todo lo que vais a ver en el cementerio Okunoin está lleno de simbolismo y espiritualidad. Vais a encontraros con tres puentes que por supuesto, tienen un significado simbólico. A medida que vas avanzando por el camino, es como atravesar los límites de este mundo, para pasar a la vida futura y terminar en lo que llaman la “tierra pura” o lo que es lo mismo, el más allá.

puentes-koyasan-japon

El primer puente se llama Ichi-no-hashi verás a los visitantes japoneses hacer una reverencia ya que se supone que aquí es donde Kobo Dahisi te da la bienvenida.

El segundo puente se llama Nakano. Aquí también podéis iniciar el recorrido corto del cementerio ya que hay una parada de bus y también hay un centro de información. El puente está justo enfrente.

nakano-koyasan-japon

Cuando cruzas este puente te encontrarás al lado al Jizo sudoroso, también el Sutomi Well y la piedra Miroku de la que os hablé antes.

Kakubuzaka

Justo después del puente Nakano veréis que hay una pendiente con 43 escalones. A este lugar se le llama Kakubanzaka. Mucho ojo al subir esta cuesta, porque hay otra leyenda bien siniestra que dice que, si te caes aquí, en 3 años morirás. Así que ….andad con mucho cuidado, porque si encima de darte una buena zaparrada, te cae la maldición del cementerio echas el día.

El ultimo puente se llama Gobyobashi. Cruzarlo supone ingresar a la parte más sagrada del cementerio de Okunoin ya que, después del puente, se encuentra el mausoleo del maestro Kukai. Antes de cruzarlo veras en el rió unas hileras de estacas de madera con unas inscripciones, se llaman «sotoba«. Son ofrendas que se hacen a los niños que han muerto ahogados y para aquellos otros que no llegaron a nacer y fueron abortados.

sotoba-koyasan-japon

Se colocan en el río, porque cuándo sube su nivel, el agua lava la sotoba. Simbólicamente significa que la corriente de agua se lleva la tristeza de las familias de los difuntos.

Una vez pasas el puente Gobyobashi está prohibido comer, beber y echar fotos. Este puente marca la entrada a la zona más sagrada del cementerio Okunoin, ya que una vez que lo pases te vas a encontrar con el mausoleo de Kobo Daishi.

Antes de cruzar el puente, verás que hay varias estatuas de Buda dónde la gente las rocía con agua. Es otro de los rituales que se tiene que hacer antes de ir al mausoleo. Estas estatuas se llaman Mizumuke Jizo y son unas estatuas budistas que bordean la entrada al puente. Se supone que para purificarse había que bañarse en el río, en lugar de esto, los visitantes y peregrinos arrojan agua a estas estatuas con un cucharón de madera y así uno se libra de remojarse. Es una ofrenda que los visitantes hacen a sus seres queridos que han pasado a mejor vida y se ha de hacer antes de cruzar al punto más sagrado del cementerio.

A partir de este lugar guardamos la cámara, ya no solo porque estuviera prohibido, sino porque el ambiente religioso y espiritual invitaba a disfrutar del lugar.

El puente tiene 36 tablones de piedra, representan a todas las deidades budistas del Mandala en la que también hay inscripciones en sánscrito en los que se menciona la importancia de cada uno de ellos.

Mausoleo de Kobo Daishi y el Salón de las Linternas

Aunque el mausoleo no se puede visitar, lo que si podéis ir a ver es el Salón Torodo, llamado también el Salón de las Linternas. Se encuentra en un edificio de madera. Este es el principal lugar de culto del cementerio, donde los peregrinos vienen a rezar a Kobo Daishi. En el interior, más de 10.000 linternas, se mantienen permanentemente encendidas desde su muerte. Según algunas leyendas dicen que algunas llevan sin apagarse desde hace más de 1.000 años. Debajo de esta sala hay otra con las paredes atestadas de budas.

El lugar es muy espiritual, respirareis el perfume a incienso y veréis a los monjes yendo y viniendo vestidos con sus túnicas naranjas.

Datos prácticos para visitar el Cementerio Okunoin de Koyasan

Como os conté antes, es recomendable que iniciéis el recorrido por el cementerio de Okunoin en el puente Ichi-no-hashi, en la entrada principal a Okunoin, para que podáis tener la experiencia completa del cementerio.  Pero bueno, si vais con prisa podéis iniciar el recorrido en la parada de bus Okunoin-mae. Aquí el recorrido se inicia en el segundo puente llamado Nakano-bashi. Desde aquí, el mausoleo está a menos de un kilómetro de distancia.

okunoin-koyasan-japon

Si sois de los que os gustan las experiencias inquietantes, tenéis la posibilidad de hacer un recorrido nocturno, guiado por uno de los monjes. Nosotros no lo hicimos, pero puede ser una experiencia memorable aderezada con historias de fantasmas. Si estáis interesados en hacerlo, preguntar en el centro de información. 

Nosotros fuimos en agosto y estuvimos allí por la mañana. Fue muy agradable pasear en ese ambiente fresco y brumoso alejado de la calorina que habíamos pasado los días anteriores.

que-ver-en-koyasan

Tardamos unas dos horas en visitar Okunoin desde Ichi-no-hashi hasta el templo. Después del cementerio fuimos a visitar los templos de Koyasan.

Hay mucho que ver aquí y la zona de Koyasan es bonita. Si quieres quedarte a dormir, has de saber que de los 117 templos que hay en Koyasan, la mitad ofrecen alojamiento a los turistas, por lo que puedes quedarte a dormir en uno de ellos y además, podrás tener una experiencia diferente durmiendo en un templo.

que-ver-en-koyasan-japon

En cuanto a los horarios el de salón de las linternas está abierto de 6:00 am a 17:30pm y la sala de ofrendas de 8:30 am a 17:00 pm.

Espero que el post sea de ayuda a quienes visitéis el cementerio de Okunoin. Como habréis podido comprobar no es un cementerio cualquiera.

Feliz fin de semana 😊

13 comentarios en «El cementerio Okunoin de Koyasan»

  1. Pues que sitio más curioso, pero lo de tanta maldición da un poco de yuyu. Yo desde que me leyeron la mano y me dijeron cosas malas , que afortunadamente no se cumplieron, todo esto me da reparo. Pero seguro que escuchar el silencio y pasear por entre los cedros y las tumbas tiene que ser toda una experiencia.
    Un beso y a disfrutar del confinamiento. Ya nos queda menos.
    Horacio

    Responder
    • La verdad es que tiene algunos lugares siniestros, pero el sitio es fabuloso para pasear, es un cementerio completamente diferente a otros y solo por la ubicación ya merece conocerlo. Oye que tu ya estás en una fase más avanzada:) yo de verdad, que ya no puedo más, que pesadilla 🙁
      Bss disfruta del finde y del paseo

      Responder
  2. Jo, qué guay. Ambiente «Viaje de Chihiro», sí da un poco de cosilla, pero precioso lugar sin duda. A mí, por el contrario, me parecen increíbles estos lugares, y este en particular, que está lleno de fantasía, me supera. Me encantó! Un abrazo, Bea!!!

    Responder
    • El sitio era muy bonito, porque el entorno que crea el bosque y lo especial que son las tumbas hacen que sea un lugar curioso y que merezca la pena. Una abrazo fuerte David y cuídate mucho

      Responder
  3. Un lugar increíble, con un lado entre místico y aterrador pero situado en un lugar precioso rodeado de naturaleza. Digno de visita sin lugar a dudas. Lo de las tumbas de Sony… o de las termitas… morimos de la risa… que cosas más raras… jajaja

    Responder
    • Es que los japoneses son raros y esas cosas raras que uno se encuentra en Japón son las cosas que uno recuerda después del viaje. Un abrazo y espero que estéis disfrutando del desconfinamiento

      Responder
  4. Todo cementerio tiene sus reticencia a ser visitado y en la noche, menos aún. Pero este cementerio en particular, según tu crónica, tiene una larga historia que contar de Japón. Según las fotos, el tiempo se detuvo en las estatuas, imágenes, vegetación y construcciones. El relato fue de lo más interesante porque es una cultura lleno de misterios y eso llama mucho la atención para conocerla.
    Por lo menos y según tu foto al lado de ese buda, le doy un poco de colorido al lugar. Me imagino que ya habrás salido a dar unas vueltas por allí, ahora que se flexibilizó la cuarentena. Cuídate.
    Un gran abrazo,
    Manuel

    Responder
    • Así es Manuel, es un lugar misterioso y lleno de historia. Efectivamente su ubicación, los cedros, el musgo, lo envuelve aún más en un halo inquietante que acrecienta aún más su interés. Poco salgo Manuel, tampoco te creas que lo de salir todos a la vez no es peligroso ni nada. Esperemos que no sea como en el juego de la Oca y no tengamos que volver a la casilla de salida, porque esto es una pesadilla. La ansiada libertad me temo que aún no va a ser posible, Un beso fuerte y cuídate mucho

      Responder
      • Si. Tienes mucho de razón. Uno espera que las personas tengan un poco de sentido común para saber comportarse en las calles. Veremos como va a ser en una semana. Por lo pronto sigo disfrutando de tus crónicas que cada vez, están más interesante. Contigo, la geografía y la cultura, están al alcance de los ojos.
        Un gran abrazo.
        Manuel

        Responder
        • Ojalá sea así pero el sentido común desafortunadamente es el menos común de los sentidos. Muchas gracias por tus palabras, que bien que te haya gustado:) Un fuerte abrazo

          Responder
    • si jeje. Son muy curiosas las costumbres japonesas y a la vez muy interesantes y diferentes. Que pases muy buena tarde:)

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: