stupa-boudhanath

La Stupa Boudhanath, un trocito del Tíbet en Katmandú

La stupa Boudhanath, llamada también Boudha, es uno de los lugares que no os podéis perder si viajáis a Katmandú. No solo porque es espectacular y gigantesca sino porque aquí, es dónde vais a encontrar el ambiente más espiritual de todo el valle de Katmandú.

stupaBoudhanath

La primera vez que la visité era una veinteañera. Me cautivaron los ojos de la stupa que me seguían mientras la rodeaba junto a los fieles que susurraban mantras. Cada vez que viajo a Nepal regreso allí, es como si se tratara de un ritual. Una de las veces que la visité fue pocos meses después del terrible terremoto del 2015, que además de asolar la ciudad, dejó su patrimonio tremendamente dañado. Esta fue la visita más triste que hice a Katmandú, ya que la ciudad aún estaba recomponiéndose del caos y por supuesto la stupa Boudhanath terminó bastante mal parada.

Eso sí, se pusieron manos a la obra rápidamente y pronto la repararon. Un año después del terremoto volvía a ser la que era, aunque a consecuencia de aquello y tras las reparaciones, subieron el precio de la entrada al doble de lo que costaba.

Katmandú ha cambiado mucho con el paso de los años. La ciudad que conocí en mi primer viaje hace más de veinte años, poco tiene que ver con la que podemos ver ahora, pero hay un lugar que se ha mantenido prácticamente intacto, la stupa Boudhanath. En Boudha todo sigue igual, las banderas de oración continúan meciéndose, las palomas continúan posándose en su cúpula y sigues escuchando el mantra “om mani padme hum” mientras te ves envuelto en aromas de sándalo e incienso.

Boudha lleva siglos presenciando como ha cambiado la ciudad, siglos de historia han pasado delante de sus ojos. Ha visto como ha terminado formando una plaza rodeada de casas, convirtiéndose en un reducto de la cultura budista tibetana, en una ciudad, en el que el hinduismo nepalí es el imperante.

Si os quedáis unos días en Katmandú, tenéis que venir hasta aquí, siempre es agradable dar un paseo alrededor de esta gigantesca cúpula blanca con forma de mandala, bajo la atenta mirada de los ojos de Buda. Seguro que os marcharéis de aquí llenos de energía.

Vamos a conocer esta stupa Boudhanath. Os contaré cual es la mejor forma de llegar aquí, lo que podéis hacer en este lugar, así como las curiosidades sobre éste lugar .

Cómo llegar a la Stupa Boudhanath

Todas las veces que he ido a visitar Boudhanath lo he hecho en taxi. Esta es la forma más rápida y cómoda para llegar hasta la stupa Boudhanath desde Thamel, el centro de Katmandú.

Aunque pueda parecer que se encuentra en Katmandú, en realidad está a las afueras, en un pueblo llamado Boudha situado a unos 11 km del centro de la capital nepalí. Como sucede en todas las capitales del mundo, Katmandú se ha expandido tanto, que Boudha se ha integrado prácticamente en la capital. Así que después de pasar un rato esquivando, motos, coches, ruido y contaminación llegarás hasta aquí.

Antes de subir al taxi, fija previamente el precio y no te olvides de regatear. Has de pedir al taxista que te deje en alguna de las calles aledañas a la plaza, donde se encuentran los accesos a la stupa.

Precio de la entrada a Stupa Boudhanath

Como os contaba, de las 250 Rupias (1,88€) que costaba la entrada a Boudhanath antes del terremoto, tras la reparación pasó a costar 450 NPR (3,39€). Pero como todo puede cambiar, antes de ir consultar el precio. Si decides alojarte en algún hotel, hostal o monasterio de la plaza, solo necesitarás pagar una vez la entrada.

Las taquillas de acceso a Boudhanath abren de 6:00 am a 22:00 pm pero si vas por la noche podrás entrar gratis.

¿Cuál es la mejor hora para visitar Boudhanath?

Sin duda la mejor hora para visitar Boudhanath es por la tarde antes de que anochezca. Así la podrás verla a la luz del día y terminar disfrutando con el ambiente e iluminación nocturna.

¿Qué hacer en Boudhanath?

Si os preguntáis que se puede hacer en la stupa Boudhanath, ya os adelanto que no solo podéis visitar la stupa, sino que además hay muchas más cosas que puedes hacer aquí. Ya veréis que en algún momento pensaréis que, más que estar en Nepal, habéis viajado al Tíbet.

Boudhanath está ubicada en un lugar que fue paso de las antiguas rutas comerciales que unían Tíbet con Nepal. Éste era un lugar donde los tibetanos paraban a rezar y descansar. A partir de 1959, los refugiados tibetanos que comenzaron a huir hacia Nepal tras las represiones amarillas empezaron a asentarse en los alrededores de la stupa. Los monjes que huyeron comenzaron a construir Gompas o lo que es lo mismo, monasterios tibetanos. Una de las cosas interesantes que podéis hacer en la stupa Boudhanath, es conocer alguno de estos monasterios.

Visitar Gompas, los Monasterios Tibetanos

Hay varios Gompas alrededor de la stupa Boudhanath. Si queréis saber que se cuece en los monasterios entrar a conocerlos. En todos se permite el acceso a los turistas occidentales e incluso muchos también tienen alojamiento. Os paso un par de enlaces de monasterios para que podáis consultarlos antes de ir:  Sakya Tharig Monastery o el monasterio Shechen.

El Kora en Boudhanath

Una de las cosas que vais a ver en la stupa Boudhanath, es a multitud de gente rodeándola incansablemente. La mayoría son mojes y refugiados tibetanos que, siguiendo el sentido de las agujas del reloj la rodean, haciendo girar sus molinillos de oración y moviendo las cuentas de “los mala”, es decir, de sus rosarios budistas.

Están haciendo el kora, esta es una forma de peregrinación budista que se realiza alrededor de un lugar sagrado. Si queréis saber más sobre el Kora, pasaros por uno del post que hice sobre Lhasa en el que os explico en que consiste. Al igual que en Tíbet, no se libran de la vigilancia. Si os fijáis en la plaza hay cámaras de seguridad que hacen las veces de gran hermano, no sea que alguno se le ocurra hacer alguna reivindicación que pueda ocasionar algún problema.

Siguiendo el refrán de allí donde fueres, haz lo que vieres, todas las veces que voy, me uno a la gente que hace el kora. Recordad que siempre tenéis que ir en el sentido de las agujas del reloj, es decir que la stupa Boudhanath siempre ha de quedar a tu derecha. También hago girar las ruedas de oración, las veréis en unas hornacinas incrustadas en la primera base de la stupa y es que, éste es un buen lugar para obtener las mejores bendiciones antes de emprender un trekking por los Himalayas.

Después de hacer el kora subo a la cúpula, también se puede pasear por aquí. Es un buen lugar para sentarse durante un rato y ver el trajín de la calle y de las tiendas que la rodean.

Terrazas con vistas

Otra de las cosas que podéis hacer en la stupa Boudhanath, es buscar un sitio con vistas desde el que observar el bullicio de la plaza. Lo encontraréis en el Tsamchem Gompa, está situado en uno de los lados de la plaza frente a la stupa. Las vistas desde su terraza son espectaculares y dentro podéis ver pinturas y esculturas tibetanas. Otro de los gompa que tiene otra terraza que merece la pena y con vistas muy chulas es el Guru Lhakhang.

Compras en Boudhanath

Si sois de los que os gustan las compras, otra de las cosas que podéis hacer en Boudhanath y en sus callejones aledaños es comprar algún recuerdo. Encontraréis un montón de tiendas donde venden ropa, joyas, incienso, banderas de oración, cuencos, molinillos de oración tibetanos, pinturas thangkha y todo tipo de parafernalia religiosa tibetana. Eso si, antes de comprar nada, preguntar el precio, comparar y por supuesto que no se os olvide regatear 😊.

Si después del paseo os entra hambre, no os preocupéis, porque otra de las cosas que podéis hacer en la stupa Boudhanath es probar la comida tibetana en alguno de los restaurantes de la plaza. Si eres de los que no te gustan los experimentos y buscas comida occidental no te preocupes, porque en la plaza encontrarás restaurantes donde ofrecen platos occidentales y tampoco faltan los platos de la cocina India. También simplemente podéis sentaros a descansar un rato bebiendo algo y viendo la vida pasar.

Curiosidades sobre la Stupa Boudhanath

Con sus 36 metros de altura, la stupa Boudhanath es la más grande de Nepal y una de las más grandes del mundo, solo superada por la de Borobudur en Indonesia y la de Ruwanwelisaya en Sri Lanka. Si os asomáis por la ventanilla del avión antes de aterrizar en el aeropuerto de Katmandú, será de los primeros lugares que podrás ver.

Desde 1979 la stupa Boudhanath está incluida en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.  Como buena stupa que es, se supone que contiene reliquias sagradas y aunque realmente no hay ninguna certeza que es lo que contiene, no faltan teorías. Unas afirman que en su interior hay un dedo de Buda, otros dicen que se encuentran los restos del Buda Kashyapa.

En cualquier caso, para un budista una stupa es un lugar sagrado de peregrinación que simboliza recorrer el camino de la iluminación que enseñó Buda.

Si pudiéramos ver la stupa Boudhanath a vista de pájaro formaría un gran mandala.

Las partes de la Stupa Boudhanath

Cuando estéis frente Boudhanath fijaros en su estructura porque está llena de simbolismo. Como ya os he contado en otras ocasiones en las que os he hablado de lugares budistas, en la estructura de la stupa Boudhanath podréis ver los cinco elementos: tierra, agua, fuego, viento y el cielo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es stupa-boudhanath-vagandopormundopolis-79.jpg

Desde el suelo parten tres grandes plataformas que van decreciendo en tamaño a medida que se aproximan a la cúpula, éstas representan la tierra. Le sigue la cúpula blanca, símbolo del agua, después veréis una torre cuadrada, donde se encuentran los ojitos, esta parte representa el fuego. A continuación, veréis una parte que parece una pirámide escalonada y representa el aire. Ésta tiene trece escalones, son los que ha de recorrer una persona para alcanzar el nirvana. La última parte de la stupa es la sombrilla, que corona la estructura. Este simboliza el cielo, el centro del universo donde residen los dioses.

Los ojos de Boudhanath

Os preguntaréis porqué la stupa Boudhanath tiene dos ojos en cada uno de sus lados, estos te van a seguir durante todo el recorrido. Son los ojos de Buda que todo lo ven. El terremoto rompió la aguja de la stupa, pero sus ojos continuaron impasibles viéndolo todo. Se les conoce como los ojos de la sabiduría, ya que Buda está en todos los lugares y puede verlo todo.

En Nepal veréis representados los ojos de buda en muchos lugares, hasta en camisetas. Entre los ojos veréis un signo que hace las veces de nariz, tiene la forma de un signo de interrogación. En nepalí representa el número 1 y simboliza la unidad de las cosas. Es la forma de alcanzar la iluminación a través de las enseñanzas de Buda.

Leyendas sobre Boudhanath

Se cree que la primera stupa Boudhanath fue construida allá por 600 dC, aunque la primera que hubo aquí fue destruida por las hordas mongolas así que hubo que rehacerla entera. Hay varias leyendas que nos cuentan su origen. Una de ellas dice que un rey tibetano la construyó como penitencia tras matar a su padre involuntariamente, tras convertirse al budismo.

Otra leyenda nos habla de una mujer, Jadzima, que quería hacer una ofrenda a Buda y construir una stupa con sus ahorros. Esta le pidó al rey que le dejara un poco de tierra para poder construirla. El rey estuvo de acuerdo, pero a condición de que lo hiciera en el espacio que cubriera una piel de bufalo. Jadzmina muy lista ella, cortó su piel en tiras y las dispuso en forma de circunferencia.

Cuando Jadzima murió, sus hijos continuaron con el trabajo. En esos momentos había una sequía tremenda y al haber poca agua, la gente quiso ayudar a los hermanos a terminar la estupa. Para ello tendían la ropa por la noche, por la mañana estaba húmeda tras mojarse con el rocío y con las gotas que obtenían tras escurrirla pudieron hacer el mortero y continuar con la construcción.

Les llevó siete años terminarla y cuando acabaron, se dice que el sol no se puso en cinco días. El cielo estaba tan conmovido por la devoción y el esfuerzo de la gente, que los budas y dioses enviaron todas sus bendiciones a la stupa y luego terminaron fundiéndose con ella. Los hijos de Jadzmina se reencarnaron en sus siguientes vidas en altos dignatarios budistas.

Espero que disfrutéis de este rincón de Katmandú.

Feliz fin de semana 🙂

11 comentarios en “La Stupa Boudhanath, un trocito del Tíbet en Katmandú”

  1. Hola
    Que recuerdos me trae este sitio, me parecía en su día muy especial. Me encanta esto que nos cuentes los sitios que has estado antes y después. Estás más viajada que el baúl de la Piquer.
    Nepal me tocó el corazón y supongo que verlo después del terremoto tuvo que ser duro. Ánimo que ya estamos en la fase 0.5. ya queda menos.
    Un beso y buen finde.
    Horacio

    Responder
    • Sii, así es, la verdad es que verlo después del terremoto fue muy fuerte, ya no solo por lo dañado que quedó todo sino por la gente. La estupa es un sitio muy especial, desde que fui la primera vez me encantó y siempre vuelvo 🙂 En Madrid avanzando pero muy poco a poco, buff hay que tener más paciencia:( Un besote y tu tb pasa muy buen finde

      Responder
  2. Vaya ojos tiene el Buda, parece que está muy enfadado… Aunque los prefiero a los del Gran Hermano que vigilan las calles y plazas. Me gustó mucho este sitio, gracias por traérnoslo. Y aquí el gran mandala de la stupa Boudhanath, que me ha dado por buscarlo. Un abrazo, Bea! Y mucha salud! https://www.google.es/maps/place/Boudha+Stupa/@27.721309,85.3617408,173m/data=!3m1!1e3!4m5!3m4!1s0x39eb1bda4a951f0f:0x3ddabb234891c3bd!8m2!3d27.7214325!4d85.3619607

    Responder
    • Jeje, te ha dado curiosidad:) que bien¡¡ si desde arriba a vista de pájaro es espectacular. La pena es que no podamos levantar el vuelo para poder verla desde arriba porque has visto que chula? Un besazo David y a disfrutar del día¡¡

      Responder
    • Muchas gracias¡¡ espero que les pueda ser útil a quien vaya a disfrutar de este lugar tan estupendo de Katmandú. Un abrazo y buen día

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: