Viaje al cráter del Ngorongoro

¿Planeando un viaje al cráter del Ngorongoro? Pues vamos a hacer un ejercicio de imaginación, cierra los ojos, e imagina la escena del desembarco de animales del Arca de Noé. Cuando viajes al cráter del Ngorongoro pensarás que tú también has llegado a ese mismo lugar.

viaje-crater-ngorongoro

¿Por qué merece la pena un viaje al cráter del Ngorongoro?

El Cráter del Ngorongoro no solo es bonito por ser un hervidero de fauna salvaje, todo el tiempo vas a estar rodead@ por cientos de animales, sino que, además, el cráter es un escenario natural único, digno de ver, con diferentes ecosistemas que hacen que el paisaje sea de lo más variado.

El viaje al cráter del Ngorongoro se inicia subiendo por las paredes del cráter, se llega hasta los 610 metros de altura y toda esta zona es una selva húmeda, llena de vegetación y árboles al estilo de la peli Greystoke. En esta zona te toparás con muchos monos.

babuinos-ngorongoro-tanzania

El paisaje cambia radicalmente cuando llegas a la caldera. Te encontrarás dentro de un inmenso anfiteatro de 260 kilómetros cuadrados donde se mezclan con diferente intensidad los tonos verdes, amarillos, grises y azules perteneciente a los diferentes ecosistemas de las lagunas, manantiales y hasta un bosque de acacias que te encontrarás en el cráter.

crater-ngorongoro-tanzania

Desde 1976 el cráter del Ngorongoro forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco. Su nombre masái significa el “regalo de la vida”, un lugar que acoge de forma permanente a 30.000 mil animales. Lo bueno es que aquí es muy fácil verlos, puesto que en el cráter tienen difícil esconderse ya que no hay muchos árboles. Así que durante tu viaje al cráter del Ngorongoro los verás por todos los lados sobre todo rumiantes y sus depredadores.

animales-ngorongoro-tanzania

Después de haber visitado otros parques nacionales en Sudáfrica, Bostwana, Zimbabue o Zambia, en mi opinión este lugar es uno de los mejores y más bonitos para ver animales. Además, es uno de los Parques de Tanzania dónde casi seguro tendrás la oportunidad de ver a los cinco grandes en su hábitat natural, incluido el rinoceronte negro que está al borde de la desaparición.

viaje-crater-ngorongoro-tanzania


¿Cuántos días voy al cráter del Ngorongoro?

Cuando estás planeando un viaje a Tanzania no sabes si dar más o menos días a uno u otro parque. Si vas apurado de tiempo, un día es suficiente para viajar al cráter del Ngorongoro y prácticamente recorrer casi todos sus rincones de interés, ya que no es muy grande. Normalmente se suele estar uno o dos días. Si vas a pasar más de un día en el Ngorongoro, más adelante te cuento otros lugares interesantes que ver en el Área de Conservación.

viaje-crater-ngorongoro-tanzania

Si solo vas a estar un día en el Ngorongoro te tocará madrugar y mucho. Las puertas del cráter abren a las 6.00am, te recomiendo ir a primera hora de la mañana que es cuando los animales están más activos. A medida que pasan las horas caen en un letargo soporífero y se pasan hasta bien entrada la tarde, tumbados, sin mover ni un musculo. El parque cierra a las 18.00.

hipopotamos-crater-ngorongoro-tanzania

Dentro del cráter del Ngorongoro no hay alojamiento, los más cercanos se encuentran fuera, en las paredes del cráter y son bastante caros. Aunque puede ser buena opción si eres de los que les cuesta levantarse por las mañanas o si solo quieres un día en el Ngorongoro así podrás pasar la noche aquí y entrar a primera hora al cráter. Además, desde los lodges tendrás muy buenas vistas del cráter.

viaje-crater-ngorongoro

La entrada en el cráter del Ngorongoro no es barata son 78 $ por persona y 297$ por el coche, no se puede pagar en efectivo sino con tarjeta de crédito o débito. Te dejo su web para que consultes las tarifas actualizadas.

Si el viaje al cráter del Ngorongoro lo haces con una agencia, ellos se encargarán de todos los permisos y pagos para acceder al cráter.

diario-viaje-tanzania-crater-ngorongoro

Como organizar un viaje al Ngorongoro

Normalmente tu viaje al cráter del Ngorongoro será una de las paradas que hayas incluido en algún viaje organizado a Tanzania.

Puedes organizar un viaje al Ngorongoro por tu cuenta, eso sí no te va a salir más barato, ya sabes, África es cara y además tendrás dos pegas. La cantidad de papeles que vas a tener que hacer para el coche, es un follón y por otro lado que vas a tener complicado que te encuentres alguno de los animales que sean difíciles de encontrar.

viaje-crater-ngorogoro

Cuando vas con guías oficiales todos los vehículos están comunicados por radio, de forma que cuando un guía encuentra un guepardo, un rinoceronte, un león o cualquier otra especie de interés, avisa por radio al resto de coches y los demás acuden al lugar dónde se ha hecho el avistamiento, si vas por tu cuenta no tendrás acceso al canal de radio.

En otros tiempos supongo que se debían de montar auténticos mogollones, pero cuando yo estuve en tiempos de Covid (octubre de 2021) lo bueno es que había poco turismo así que se podía ver tranquilamente.

leonas-diario-viaje-tanzania

Además deberás tener experiencia para conducir por pistas de tierra. Mi recomendación es que lo organices con una agencia local para no perderte nada y quitarte de encima el engorro de gestionar permisos etc.

cebras-diario-viaje-tanzania-ngorongoro

Diario de viaje a Tanzania: Experiencia en el Ngorongoro

El plan era pasar solo un día en Ngorongoro así que había que madrugar. La verdad es que nunca hubiera imaginado con el sol que hacía en el Serengueti que pudiéramos encontrarnos tal niebla nada más llegar a la entrada del cráter.

En la entrada hay un centro de interpretación dónde verás una maqueta y paneles explicativos de la fauna que podrás encontrar. Además, también muestra los lugares geológicos y paleontopográficos de interés, ya que el Ngorongoro pertenece a la red de Geoparques mundial de la Unesco.

entrada-area-conservacion-ngorongoro

Tras pagar la entrada y conseguir los permisos correspondientes comenzó el ascenso por las paredes del cráter a través de una pista de tierra flanqueada por una espesa vegetación. Era muy pronto así que las familias de babuinos salían en búsqueda de un buen desayuno invadiendo la carretera. No tenían ningún miedo a los coches ni se inmutaban cuando pasaban los todoterrenos. Había una espesa niebla y comenzó a llover.

En el camino hay un mirador desde dónde se puede contemplar toda la caldera, pero con la espesísima niebla que había era imposible ver absolutamente nada, no se veía ni a dos palmos.

crater-ngorongoro

Afortunadamente cuando comenzamos el descenso por del cráter en dirección a la caldera la niebla fue desapareciendo y cuando llegamos se veía perfectamente.

No hay que confiarse porque, aunque pienses que en África hace calor, no es así. Por las mañanas hace bastante rasca así que ven abrigado.

La primera parada la hicimos en el Transit picnic Site. Ten en cuenta que durante todo el tiempo que estés en al cráter del Ngorongoro no podrás en ningún momento bajarte del vehículo, solo se puede hacer en las tres áreas designadas de picnic, en esta, en Ngoitokitok Picnic Área, así como en Lerai Picnic Site.

diario-viaje-tanzania-crater-ngorongoro

Estos son los únicos sitios dónde hay baños y son los únicos lugares donde podrás bajarte del coche para andar un poco. En alguno de estos tres sitios será dónde harás la parada para comer, el resto del tiempo lo pasarás en el coche.

Atravesamos el bosque de Lerai. Es la parte del cráter dónde hay más arbolado, sobre todo acacias y seguro que aquí verás elefantes. Continuamos por la pista de tierra y tenemos que parar para que crucen ancianos ñus que se han separado de la manada. Mas adelante en un lago se mezclaban hipopótamos flamencos, cebras y ñus y un poco más lejos camufladas entre los pastos, dormitan una familia de leonas.

bosque-lerai-ngorngoro

Lo que más sorprende cuando haces un viaje al cráter del Ngorongoro es que ninguno de los animales se asusta o se estresan por el paso de los todoterrenos. Están acostumbrados y le son completamente indiferentes. Por la tarde una familia de leonas que se estaban zampando una cebra junto a sus cachorros, se metieron debajo de uno de los coches para tener un poco de sombra. Están muy acostumbrados a ver pasar coches con humanos mirones.

diario-viaje-tanzania-crater-ngorongoro

Desde el todoterreno verás cientos de hileras de ñus, algunos con la testosterona a tope pegándose cornadas, manadas de gacelas Thomson, antílopes, cientos de cebras y lo que solo vimos de lejos, fue a los rinocerontes negros, los más difíciles de ver.

diario-viaje-tanzania-crater-ngorongoro

En el lago cientos de hipopótamos se refrescan frotándose uno contra otro y emitiendo todo tipo de gruñidos. Flamencos y todo tipo de aves frecuentan la orilla, aquí lo único que no verás son jirafas, pero no te preocupes porque en el camino que va del cráter dentro del Área de Conservación del Ngorongoro seguro que te toparás con un montón de ellas.

viaje-crater-ngorongoro

Llegó el medio día y paramos a comer Ngoitokitok Picnic Área, hay mesas estilo merendero frente a un lago lleno de hipopótamos. La comida al igual que la que te dan en todos los safaris consiste en una cajita con tentempiés variados. Este era el único momento para estirar las piernas y dar una vuelta. Tras la comida continuar atravesando las pistas del cráter y después fuimos al Área de Conservación del Ngorongoro.

jirafas-area-conservacion-ngorongoro

Área de conservación del Ngorongoro

Dentro del área de conservación del Ngorongoro hay nueve volcanes, solo uno de ellos está activo el Oldoinyo Lengai del que ya os hablé en el post del Lago Natrón. El interés y la importancia de esta zona no está solo en la fauna, sino que además aquí se encontraron las huellas de los primeros homínidos que poblaron la tierra.

mapa-area-conservacion-ngorongoro

Os cuento lo que podéis ver y hacer en el área de Conservación del Nogorongoro:

Las Aldeas Masái

Desde hace más de doscientos años los pastores masáis viven en estas tierras y son los únicos que tienen permitido vivir en el Área de Conservación del Ngorongoro dado que mantienen su estilo tradicional de vida en consonancia con el entorno, ajenos a las presiones del mundo moderno.

masais-tanzania

Los 50.000 masáis que viven en el área de conservación siguen mantienen su estilo de vida nómada moviéndose de las tierras altas a las llanuras buscando pastos para sus vacas, ovejas y burros.

masais-tanzania

Puedes visitar una aldea masái, pero te advierto que son poco auténticas ya que están orientadas a los turistas con puestos donde venden collares y todo tipo de abalorios de cuentas. Lo interesante además de ver sus bailes es conocer sus casas, su forma de vida y que te cuenten curiosidades de sus creencias y ritos. Si de verdad quieres ver poblados auténticos te recomiendo las aldeas que hay en los alrededores del Lago Natrón que no están preparadas para el turista.

diario-viaje-tanzania-masais

El Yacimiento de Laetoli

En 1959 Mary Leaky descubrió las huellas de los primeros humanos que habitaron Tanzania durante el Paleolítico Inferior. La lluvia caída sobre las cenizas que expulsó el volcán Sadiman se convirtieron en barro y terminaron transformándose en toba calcárea preservando las huellas. El Yacimiento de Laetoli se encuentra a 64 km del cráter del Ngorongoro y no solo hay huellas de humanos sino de varios animales.

Garganta de Olduvai

La garganta de Olduvai se encuentra a 61 km del cráter del Ngorongoro. Conocer este lugar supone un viaje hasta la cuna de la humanidad. Desde un mirador se contempla los 45 km de extensión que tiene la garganta, pero la importancia de Olduvai no está solo en el paisaje, sino que aquí se hallaron los fósiles de dos homínidos bípedos que han permitido entender la evolución humana: el Austrolopitecus Boisei conocido también como el “hombre cascanueces” y el “Homo Habilis” el primero que utilizó herramientas de piedra.

El museo de Olduvai es modesto, pero podrás encontrar muchos fósiles y artefactos que utilizaron los primeros humanos.

garganta-olduvai-tanzania

Shifting Sand

Cerca de la garganta de Olduvai de camino al Serengueti hay un lugar curioso que también se encuentra dentro del área de conservación del Ngorongoro.

El Ngorongoro es un geoparque con lugares geológicamente bien curiosos uno de ellos son las Shifting Sand, o las dunas movedizas. Son dunas de 100 metros de largo por nueve de alto con forma de medialuna que están formadas por arena grisácea. Está compuesta por ceniza magnética y lo curioso es que está en constante movimiento, cada año se desplaza 17 metros.

Nasera Rock

Otro de los lugares del área de conservación del Ngorongoro donde se realizaron varios hallazgos paleontológicos se encuentra en una roca que se alza en medio de la nada como si fuera una isla, técnicamente se llama «ngeis inselberg». Si quieres ir deberás pagar el permiso correspondiente. En Nasera Rock se encontraron restos de cerámica, pinturas rupestres y herramientas de la edad de piedra.

Mejor momento para viajar al Cráter del Ngorongoro

A diferencia de otros parques nacionales de Tanzania aquí los animales viven de forma permanente.

viajar-crater-ngorongoro-tanzania

El mejor momento para viajar al cráter del Ngorongoro es de junio a octubre durante la temporada seca. Si vienes durante la temporada de lluvias que va de noviembre a mayo te encontrarás menos turistas, paisajes verdes porque por las tardes jarreará seguro y lo que seguro verás son muchas crías y bastantes depredadores al acecho, eso sí las pistas estarán muy embarradas y será mucho más complicado el desplazamiento y además, será más incomodo puesto que los todo terrenos están descapotados para poder hacer fotos y ver mejor el paisaje y si está lloviendo los cerrarán.

Fotos cráter del Ngorongoro

Y para terminar os dejo unas fotos del cráter del Ngorongoro para que os hagáis una idea de lo que os vais a encontrar allí.

Feliz fin de semana 😊

7 comentarios en «Viaje al cráter del Ngorongoro»

  1. Querida amante de los cráteres de difícil pronunciación.,
    Los safaris me encantan, pero he hecho muy pocos, por lo que estas entradas tuyas me dan mucha envidia. Siempre pienso que he llegado tarde, te imaginas a finales del siglo XIX visitar estos sitios. Eso sí que debería ser la ostia en vinagre. En cualquier caso, no soy tan exigente y estoy seguro que disfrutaría mucho de este sitio, aunque se me mertiera una manda de leones debajo del coche.
    Un beso y feliz fin de semana
    Horacio

    Responder
    • Imagina como debía de ser hace dos siglos, sin coches , sin turistas, una pasada y ya lo es ahora aunque los leones parezcan corderitos. El lugar es espectacular y merece mucho la pena. Un beso Horacio y buen finde 🙂

      Responder
  2. El cráter de la vida! Los ancianos ñus estarán muy agradecidos de que les dejarais cruzar, a pesar de que aquello no era un paso de «cebra» Me encantan las fotos, pero la de las jirafas es Top! Un abrazo, Bea!!!!

    Responder
    • Los animales aquí son como los peatones, prioridad absoluta, que aquí está lleno de pasos de cebra, jejeje. Un abrazo David y pasa muy buen finde

      Responder
  3. Me resulta muy interesante la ruta, tanto la parte del safari como la relacionada con los yacimientos arqueológicos

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Brihuega Lavanda Viajar a Irán: Guía del País Zanzíbar: playas y mucho más Guía Taiwán Un día en Aranjuez
A %d blogueros les gusta esto: