Vagando Por Mundopolis

Nakhal Fort Omán

nakhal-fort-oman

Nakhal Fort es una de las fortificaciones más imponentes de Omán. Un castillo que podría ser protagonista de cualquier cuento o leyenda de Oriente Medio. Está situado en una roca y desde su altura privilegiada observa las montañas y los palmerales que le rodean.

Hoy visitamos uno de los castillos más chulos de Omán, Nakhal Fort situado en un entorno muy fotogénico. Pero no solo conoceremos este castillo, sino que después nos relajaremos en unas fuentes termales cercanas, llamadas Ain AThawwarah. Allí haríamos una pausa para descansar del sofocante calor omaní.

¿Pensabas que solo se pueden ver castillos y fortificaciones en Europa? Pues te equivocas. El Sultanato de Omán atesora una gran cantidad de castillos, fuertes y torres defensivas, herencia de un rico pasado cultural y de una ubicación estratégica que le permitió recibir influencias tanto de Asia como de Europa. Vamos a conocer uno de ellos.

Visita a Nakhal Fort

Desde lejos la visión del castillo Nakhal es imponente. Su arquitectura no puede ser más singular, ya que descansa sobre un promontorio rocoso que lo eleva a más de 200 metros de altura. Lo curioso es que se diseñó siguiendo el contorno irregular de la roca y veréis en muchas partes de la fortaleza, como sobresalen porciones de piedra que forman parte de la estructura del edificio.

No se sabe con precisión cuando se construyó, pero parece ser que se fue en una época anterior a la llegada del islam a Omán. A lo lardo de los siglos, Nakhal Fort ha sido ampliado y restaurado varias veces.

La restauración más grande se realizó en el S XVII. Aunque Nakhal por el mero hecho de tener la fortificación no fue nunca capital del país, a diferencia de Nizwa.

En aquel tiempo el fuerte sirvió de cobijo a mercaderes y comerciantes, que como los Reyes Magos, transportaban mirra, incienso y especias en su ruta hacia Nizwa.

El fuerte no es para nada simple, sino que es una auténtica obra de ingeniería, rodeado de impresionantes murallas y almenas.

Tiene varios niveles. En el inferior hay una mezquita, un patio con un pozo y un almacén de dátiles. Luego os explico que es lo que hacían con ellos, porque precisamente no los almacenaban para comérselos.

En el nivel superior se encontraban las habitaciones, salones en los que el wali (el gobernador) recibía a sus visitas. Había habitaciones para mujeres otras para hombres, las de verano, las de invierno. Lo mejor es que muchas de ellas están decoradas para hacerse una idea de cómo era la vida en fuerte por aquellos tiempos.

Una de las habitaciones cuenta con preciosos techos decorados con caligrafía árabe y dibujos geométricos.

Como buena fortaleza su carácter principal era defensivo y a Nakhal Fort no le faltaban recursos para repeler los ataques enemigos.

Hay algo muy curioso, digno de las pelis de la Edad Media. No se andaban con chiquitas y los enemigos del fuerte que quisieran asaltarlo, se podían llevar un buen baño de miel hirviendo o de zumo de dátiles que derramaban como si fuera la lava de un volcán. La vertían con unos calderos, desde las muchas torres de vigilancia que tiene la fortaleza.

Si los atacantes lograban acceder a la fortaleza, en su interior les esperaban más sorpresas, ya que tampoco faltaban puertas con púas para atravesar a los enemigos. Las torres tenían orificios para que rifles y armas pudieran sobresalir y disparar parapetados por las murallas. También contaba con innumerables troneras para los cañones. Vamos que es una fortaleza de manual.

El fuerte Nakhal alberga un museo donde se exponen de armas y artefactos que fueron utilizados en diferentes momentos de su historia.

En la parte más alta de la fortaleza la vista es excepcional. Por un lado, un extenso palmeral de palmeras datileras. Quizás se deba a este palmeral el nombre del fuerte, ya que Nakhal significa “palmera”. Desde el otro lado se divisa la cordillera de Al Akhdar, llamada también, la montaña verde.

Datos prácticos

La visita al fuerte Nakhal te llevará más o menos un par de horas. La entrada cuesta 500 baizas (1,20€ en el 2020) tenían audio-guías en ingles gratuitas.

El horario de Nakhal Fort es de sábado a jueves de 9:00 am a 16:00 pm y los viernes de 8:00 am a 11:00 am. Si vienes a visitarlo en viernes te encontrarás además con una sorpresa, un mercado de cabras.

Lleva agua ya que te vendrá bien cuando subas las cuestas y escaleras del castillo, que aquí hace mucho calor.

Cómo llegar a Nakhal Fort

El fuerte Nakhal se encuentra en la región de Al- Barinah, a 120 kilómetros al oeste de Muscat.

Lo mejor es venir en coche. Si no quieres conducir, tanto en Muscat como en Rustaq encontrarás agencias que organizan excursiones hasta aquí.

El viaje a la fortaleza se puede combinar con una visita a las aguas termales de Ain A’Thawwarah.

 Ain AThawwarah

A un par de kilómetros del Fuerte Nakhal se encuentran unas termas naturales con unas aguas a las que se les atribuyen poderes curativos, se llama Ain A’Thawwarah. La zona es bonita, un oasis verde rodeado de huertas atravesadas por canales en las que se distribuye el agua a través de los falajs, de los que ya os hablé en el post de Misfat.

Me remangué los pantalones y metí los pies en el agua. Lo que no podía imaginar es que nada más hacerlo acudirían peces garra rufa, o lo que es lo mismo, peces doctor, esos que te hacen un peeling natural en un periquete.

El día podéis contemplarlo con la visita a otro de los fuertes más famosos de Omán, el Fuerte Al-Rustaq que no se encuentra muy lejos de aquí.

Feliz semana

Salir de la versión móvil