Vagando Por Mundopolis

Parc Samá, el exotismo cubano en Cambrils

que-ver-en-parc-sama

Parc Samá es uno de los lugares que no te puedes perder si estás de vacaciones en Cambrils o Salou. ¿Cómo te quedas si te digo que en cuanto traspases sus puertas te vas a encontrar con todo el exotismo del paisaje cubano?

Pues ya verás en las fotos del Parc Samá que este es un jardín único y diferente. Un lugar dónde la naturaleza se abre paso entre construcciones modernistas, estanques rodeados por inmensos árboles y cientos de ejemplares de palmeras. En Parc Samá ni siquiera falta el canto de aves exóticas y aquí hay muchas.

Daremos un largo paseo por este precioso parque de estilo romántico y modernista cargado de historia, donde el heredero de un indiano transformó 14 hectáreas de un terreno de secano, en un frondoso jardín tropical. Te contaré que ver en Parc Samá, como llegar y la historia del Parc Samá, un sueño cubano en plena Costa Dorada.

¡Comenzamos!

Parc Samá historia

Durante el S. XIX muchos catalanes viajaron a Cuba buscando mejor fortuna. Uno de ellos fue Salvador Samá i Matí, que en 1810 con tan solo 14 años viaja hasta la isla dónde ya estaban asentados sus tíos para trabajar en sus negocios. Comienza desde abajo, siendo mozo de almacén, pero como no le faltaba ambición, chispa, ni habilidades para los negocios, cuarenta años después se convirtió en un renombrado hombre de negocios, amasando una gran fortuna. Terminó siendo hasta el alcalde de La Habana y hasta senador.

La Reina Isabel II le otorgó el título de Marques de Marianao, ya que Marianao y sus paisajes fueron los que cautivaron el corazón de Salvador Samá. Ahora esta ciudad está hermanada con Cambrils, ya que el Parc Samá se encuentra en su término municipal.

Salvador Samá muere en Cuba en 1866 soltero y sin descendientes por lo que su sobrino nieto Salvador Samá i Torrents hereda toda su fortuna. Éste fue Diputado en las Cortes y llegó a ser alcalde de Barcelona, también participó en la organización de la Exposición Universal de Barcelona de 1888.

La historia de Parc Samá comienza en 1881 cuando en memoria de su tío, su sobrino inicia las obras del Parc Samá. Un jardín indiano donde recrearía el paisaje exótico de la lejana Marianao, además, construiría una casa para pasar los veranos. Se lo encargó al arquitecto Josep Fontserè i Mestre, quien también es autor del famoso Parc de la Ciutadella o del mercado del Born de Barcelona, asistido por un joven ayudante, Gaudí.

Que ver en Parc Samá

La visita a Parc Samá se inicia en un lateral del parque. Las taquillas están situadas en antiguas casas que ocuparon los agricultores. En su momento éste no era el acceso principal, ya que los marqueses accedían por la puerta sur. La distinguirás fácilmente, porque es una avenida flanqueada por una larga hilera de plátanos de sombra de más de 20 metros de altura que conducen hasta la mansión colonial.

El Parc Samá es un rectángulo, puedes explorarlo como te parezca mejor, siguiendo los caminos que hay por el parque. Recorrerlo te llevará como mínimo unas dos horas. Verás que es un jardín en el que hay pocas flores, y es que aquí lo principal, era que el jardín tuviera exuberancia caribeña, la que regalan a la vista las palmeras, los altísimos cedros y pinos, el agua y las grutas.

Comenzamos a pasear y llegamos al lago principal, a la roca del taxodium. Éste es uno de los lugares que tenéis que ver en el Parc Samá. Un lago donde verás una isla central conectada por dos puentes y una montaña de rocalla coronada por un templete.

La parte inferior es una gruta a la que puedes entrar y verás que no le faltan sus estalactitas, eso sí hechas de rocalla. Son elementos modernistas, obras de creación humana que se integran en la naturaleza. Fíjate porque del lago emerge un árbol especial. Es un ejemplar imponente de ciprés de los pantanos, de los pocos que existen en España.

Sube hasta la montaña de rocallas, ya que desde allí vas a tener unas vistas espectaculares del lago. Seguro que te encontrarás con alguno de los muchos pavos reales que viven en el parque e incluso con algún precioso ejemplar de pato mandarín.

Unos pasos más adelante nos topamos con el invernadero. Rinde homenaje al VII marques de Marianao, Alfonso de Fontcuberta i Samá, a quien le encantaba hacer experimentos botánicos. En su momento buscó un remedio contra la mosca del olivo e introdujo innovaciones agrícolas dotando a la finca de riego automático.

Los invernaderos se crearon para conseguir mantener y reproducir aquellas plantas que se traían del Nuevo Mundo y que por sus condiciones climáticas especiales no podrían sobrevivir en el exterior. Todavía en Parc Samá se siguen haciendo experimentos botánicos. Ahora se intenta recuperar el cultivo de la caña de azúcar que llevó Colón desde España en su segundo viaje a América, cultivo que está prácticamente desaparecido en nuestro país.

Continuamos paseando y llegamos hasta otro de los lugares que tenéis que ver en Parc Samá el Canal y la Cascada. De aquí salía el agua con el que se regaba el parque. Ésta procede de una mina subterránea a más de 5 km de profundidad. En el fondo de una gruta cubierta por musgos y helechos emana una cascada. Es otra creación modernista que se integra con la naturaleza, su construcción se atribuye a Gaudí y nos recuerda a los arcos catenarios que hay en la cripta Güell.

Nuestra siguiente parada será en el Mirador del Bosc, otro de los lugares imprescindibles que ver en el Parc Samá, porque es un lugar lleno de simbolismo. Es una atalaya a la que se accede por una escalera. Una vez arriba tendrás una vista espectacular de viñedos y frutales que están en los alrededores del parque. En la parte baja del mirador del Bosc hay otra cueva que simboliza el “Mito de la Caverna de Platón”. La cueva como un lugar antinatural del hombre y la subida a la atalaya simbolizando el reencuentro con la naturaleza.

Justo al lado verás un recinto en el que hay un montón de gamos. El Parc Samá también fue un zoológico privado donde en su momento hubo un oso, un cocodrilo y hasta panteras. El zoológico desapareció durante la Guerra Civil. En la actualidad se realizan varios programas de recuperación de especies protegidas en riesgo de extinción.

Tras atravesar un pasadizo hecho con rocalla y rodeado por pinos y palmitos, especie autóctona en Tarragona, que llevaron los indianos a sus casas en Cuba para lucir palmito en sus jardines, nos topamos con un recinto llamado “la monería”. Ahora está ocupada por loros de Papúa Nueva Guinea y otras aves exóticas. 

Y un poco más adelante se encuentra “el aviario”, donde viven en semilibertad aves exóticas. Si vas con niños este es un lugar que no te puedes perder de Parc Samá porque les encantará.

Continuamos paseando entre palmeras. No te pienses que son iguales fíjate bien porque hay más de 75 especies diferentes: palmeras washingtonianas, palma real que es el árbol nacional de Cuba, la palmera de Madagascar, yucas brasileñas, palmitos de Tarragona y muchas más.

Nos dirigimos hacia el edificio principal, a la casa palacio del Parc Samá. No se puede visitar, puesto que sigue siendo la residencia de la actual marquesa de Marianao. Un edificio ecléctico en el que hay elementos rococos, barrocos y medievales. En la fachada posterior veréis una escalera de mármol blanca cubierta de hiedra.

La parte dónde está el palacio es el centro del parque y es la más romántica, la parte más modernista. Cerca de la casa se encuentra la fuente de las conchas. Los indianos tenían morriña del paisaje cubano por lo que en sus jardines, incluían conchas. Las de esta fuente se trajeron de Cuba. Está cubierta de musgo y simboliza el nacimiento de la diosa Afrodita.

Frente a la fachada de la casa verás un jarrón de Vichy del S. XIX decorado con estilo oriental. En frente escondido entre los árboles hay una escultura de la diosa Deméter, la diosa griega de la fertilidad.

Cruzamos un pequeño campo de lavanda cuyas flores empiezan a despuntar y nos dirigimos al último rincón que vamos a ver en el Parc Samá, la torre mirador. La torre mirador tiene 24 metros y está sobre una montaña de rocalla. Es la que se ve desde la carretera y puedes subir a ella. Además de ser un elemento del jardín ya que con su altura mejora la perspectiva, tiene toda una intencionalidad simbólica.

Debajo nos encontramos El Pabellón de los Loros con otra escultura sobre un pedestal decorado con caracolas. Es Heracles, el héroe que representa el triunfo y el valor reposando sobre una maza de la que cuelga el león que se ha cargado.

Si quieres conocer todos los secretos que hay que ver en el Parc Samá apúntate a una visita guiada, la hacen todos los sábados y domingos a las 12:00. En su web tienes el teléfono por si quieres apuntarte con antelación.

Espero que os haya gustado este jardín histórico de Cambrils, un lugar dónde se combinan un montón de elementos paisajísticos, desde el modernismo, el romántico y el paisajismo inglés con un toque oriental. Un lugar perfecto para dar un largo paseo y trasladarse a un paisaje allende los mares.

Parc Samá como llegar

Si te preguntas como llegar a Parc Samá en coche es muy fácil.

Desde Cambrils está a tan solo 5 km. Para llegar a Parc Samá desde aquí has de coger la T-312 con dirección a Montbrió del Camp. Cuando llegues a una rotonda en el que está indicado el desvío a Vinyols i Arcs por la T-314 cógelo, pocos metros después encontrarás la entrada de Parc Samá a la izquierda.

Si quieres ir al Parc Samá desde Salou primero ve por la A7 y coge la salida 1143 Montbrió del Camp/ Cambrils Oest. Después sigue las indicaciones anteriores.

Otra forma divertida de llegar al Parc Samá es en tren, es perfecto si vas a ir con niños. El trenecito que verás circulando por Cambrils va todos los martes y viernes a las 10:30. Sale frente al edificio del Patronato de Turismo y te llevará hasta las puertas del Parc Samá. Una vez allí la visita es libre y luego el tren regresa de Parc Samá a Cambrils a las 13:30pm.

Parc Samá Precio entradas

El precio de la entrada general de Parc Samá es de 10€. Hay un precio de entrada reducida para niños de 7 a 16 años y para los mayores de 65 años, así como estudiantes y profesores. Para todos ellos el precio de la entrada a Parc Samá es de 6€. También hay una entrada familiar de 25€. Y la entrada es gratuita para los desempleados y menores de 7 años

Bonus track: Que ver y que hacer en los alrededores de Parc Samá

Si has venido hasta Parc Samá en coche y quieres hacer o ver algo más en los alrededores, acércate hasta Montbrió. Además de dar un paseo por su centro histórico y tomarte un vino de moscatel de la comarca en alguna de sus terrazas.

Una de las cosas que al menos yo siempre hago cada vez que vengo a Cambrils es ir a pasar unas horas en su balneario, se llama Termes de Montbrió . Está rodeado de un encantador jardín histórico que se llama L’horta de la florida es un lugar perfecto para relajarse durante unas cuantas horas. Además, también podéis alojaros aquí.

Nosotros esta vez no pudimos ir al balneario. Estuvimos el fin de semana pasado y estaba cerrado. Hasta el 14 de junio del 2021 no volverán a abrir sus puertas.

Feliz fin de semana

Salir de la versión móvil