Vagando Por Mundopolis

Excursión a Yehliu Geopark desde Taipéi

yehliu-geopark-taiwan

Uno de los principales atractivos de la costa norte de Taiwan es Yehliu Geopark. Se encuentra muy cerca de Taipéi, así que es muy fácil llegar en autobús desde allí y hacer una excursión de un día y de paso combinarlo con la visita de algún otro lugar de la costa norte de Taiwan cercana al Geoparque.

Como el lugar es atractivo y muy conocido en Taiwan, cuándo llegamos estaba tan completamente abarrotado de gente, que aquello parecía una procesión de Semana Santa.

Era difícil hasta moverse y si encima a esto le unimos que cuando fuimos llovía a cántaros, la experiencia fue de lo más incómoda. Menos mal que los taiwaneses son muy educados y nadie iba empujando, porque de lo contrario, aunque el lugar es bonito, hubiera sido para haber salido corriendo de allí.

No sé si era porque estábamos a 30 de diciembre y había muchos taiwaneses de vacaciones o es que estaba media China continental de vacaciones en Taiwan, pero no dábamos crédito de toda la gente que podía haber allí.

Os preguntaréis que es lo que hay que ver para que aquello pareciera un día de rebajas en la puerta del Sol en Madrid. La razón para hacer una excursión a Yehliu Geopark es contemplar un paisaje geológico, digno de otro planeta.

Una estrecha franja de tierra de 1,7 Km se interna en el océano Pacifico. De ella sobresalen como si fueran setas, estructuras de piedra desgastadas por la erosión, llamadas rocas hoodoo. El contraste de ese paisaje erosionado y extraño internándose en el océano y contemplar estas esculturas naturales, es lo que atrae a los visitantes de este parque.

Sus caprichosas formas han hecho que las rocas del Yehliu Geopark fueran bautizadas con diferentes nombres, ya que en función del ángulo desde el que las observes, se asemejan a determinadas siluetas.

Así que os encontraréis con rocas llamadas, cabeza de la reina, cabeza de la princesa, zapato de las hadas, roca del helado o roca de jengibre entre otros.

Hay unas 180 rocas-escultura dispersas por el parque. Pero no solo encontraréis éstas esculturas de rocas sedimentarias. Mientras paseas si miras al suelo verás varios fósiles de erizos dispersos por el parque.

Si os interesa la geología y como se formaron estas rocas pasaros por el centro de visitantes. Allí encontraréis todas las explicaciones geológicas de cómo se formaron y erosionaron estas rocas y también tenéis más info en su web.

Info práctica para visitar Yehliu Geopark

Dadas las avalanchas de turistas, lo mejor es visitar el parque a primera hora de la mañana.

El horario de Yehliu Geopark es de 8:00 de la mañana a 17:00 pm. Os recomiendo que estéis allí nada más que abran el parque y llegar antes de que los cientos de autobuses de turistas inunden la zona. Nosotros llegamos a las 11 de la mañana y ya no se podía ni andar.

La entrada a Yehliu Geopark nos costó en Diciembre de 2019, 80$, es decir unos 2,39€.

El parque tiene tres secciones, con miradores para poder contemplar desde diferentes ubicaciones las estructuras de piedra. Hay varios senderos que se pueden recorrer y merece la pena hacerlo, porque así te escapas de las rutas más transitadas y además tanto el paisaje que rodea al parque, como las vistas que se tienen a medida que te alejas, son muy chulas.

Como llegar a Yehliu Geopark desde Taipéi

La forma más sencilla y rápida para llegar a Yehliu Geopark desde Taipéi es en autobús. Hay que coger el bus número 1815 en la estación de autobuses Kuo-Kuang Bus Taipéi Terminal.

Esta estación, se encuentra al lado de la parada de MRT Taipéi Main Station y justo frente a la estación de autobuses de Taipéi.

Los autobuses a Yehliu Geopark salen desde Taipéi cada 20 minutos. Se tarda unos 60 minutos en llegar. El billete lo podéis pagar con la Easy Card (sale más barato) o bien pagarlo en efectivo, os costará 98$ (2,93€) y tenéis que pagar el dinero exacto, atentos a esto, porque no dan cambio.

Dentro del autobús se indica en un cartel luminoso las paradas en inglés, así que no os preocupéis, porque sabréis dónde os tendréis que bajar.

Una vez lleguéis a la parada de Yehliu fijaros, porque a la derecha están las señales que indican el camino a la entrada del parque. Hay que andar desde allí unos quince minutos, pasaréis por delante del puerto de pescadores de Yehliu, continuar andando hasta que veáis la entrada.

¿Qué otros sitios cercanos a Yehliu Geopark puedo visitar?

Nosotros estuvimos un par de horas recorriendo los senderos de Yehliu Geopark y después nos marchamos a Keelung para ir al pequeño pueblo de Jiufen que también estaba atestado de gente.

La costa norte de Taiwán ofrece un montón de lugares que merecen una visita, por lo que para completar el día tenéis varias opciones. Podéis ir al pueblo de Jiufen, o bien visitar el pueblo de las lamparas Shifen con una visita a sus cataratas. Así que tenéis muchas alternativas para completar un día de excursión desde Taipéi.

La cabeza de la Reina

El Yehliu Geopark era un tesoro escondido de Taiwán hasta que en los años 60 un fotógrafo taiwanés, publicó unas fotografías del parque. Desde entonces el número de turistas ha crecido de forma exponencial, tanto que el año pasado casi lo visitaron 3,5 millones de personas.

Las rocas no solo padecen una erosión diaria por parte de las olas y el viento sino que las hordas de turistas que visitan Yehliu Geopark, suponen una amenaza más peligrosa que las fuerzas de la naturaleza.

Pese a los esfuerzos de los vigilantes que se pasaban el rato dando pitidos con sus silbatos y que además, había zonas a las que no se podía pasar, marcadas con unas líneas rojas, a la gente le daba igual. Se saltaban las normas a la torera, pisoteando, sobando y apoyándose en las estructuras de piedra, solo por hacerse una foto, así que el parque tiene una situación complicada.

Su piedra más emblemática, la cabeza de la Reina, llamada así por la semejanza del perfil de la roca con la cabeza de Isabel II, otros dicen que con la cabeza de Nefertiti, está al borde de colapsar, después de mantenerse en pie durante 4.000 años.

El problema de esta escultura, es que su cuello tiene tan solo 124 centímetros y el proceso de adelgazamiento es imparable, cada año la erosión la carcome más. Así que prevén que en pocos años colapse y se parta, al no poder soportar el peso que tiene la cabeza.

Los responsables del parque, han intentado buscar soluciones para preservarlas, pero el tema está complicado. A falta de encontrar una solución para conservarlas y antes de que terminen desmochadas, tuvieron una idea, hacer un clon de las estructuras. Así que escanearon las rocas y sacaron réplicas en modelos 3D. Las podéis ver al principio del recorrido del parque, tras las interminables colas de orientales que esperaban estoicamente para hacerse la foto de rigor.

¿Somos los turistas una amenaza peor que las fuerzas de la naturaleza? ¿Vosotros que pensáis?

Feliz fin de semana

Salir de la versión móvil