Vagando Por Mundopolis

Qué ver en Malaca

que-ver-en-malaca-malasia

Prepara las zapatillas porque si te estás preguntando qué ver en Malaca, vas a pegarte un buen paseo entre calles repletas de arte urbano, rincones llenos de historia y restaurantes con buena gastronomía.

Malaca es la ciudad más antigua de Malasia y fue colonia de muchos países europeos, por lo que junto a los altísimos rascacielos de cristal y acero te encontrarás con un casco antiguo repleto de las huellas que portugueses, holandeses y británicos dejaron en la ciudad.

¿Merece la pena ir a Malaca?

Si estás preparando un viaje a Malasia te recomiendo que incluyas Malaca en tu recorrido por varias razones:

Malaca está a tan solo dos horas de Kuala Lumpur y a cuatro de Singapur. Si estás en cualquiera de estas ciudades puedes hacer una escapada para ver Malaca en un día, aunque realmente la ciudad tiene atractivos suficientes como para pasar más tiempo y conocerla un poco más en profundidad.

Comprobarás que es una ciudad de fusión, tanto cuando pruebes su rica gastronomía baba-nyonya como en su arquitectura. En una misma calle verás un templo chino, después te toparás con una mezquita rodeada por casas tradicionales y unos pasos más adelante te encontrarás con edificios coloniales.

Otro de los atractivos es su río y una de las mejores cosas que hacer en Malaca es coger uno de los barquitos que lo recorren. Un paseo corto y agradable para ver la ciudad desde otra perspectiva.

¿Por qué me gustó Malaca?

Malaca me pareció diferente del resto de ciudades malayas que conocimos. Está cargada de historia, es agradable recorrerla y lo mejor es su ambiente tranquilo, alejado de las aglomeraciones y del barullo que hay en Kuala Lumpur.

Si vas a estar más de un día en Malaca, puedes visitar sus museos para conocer un poco más la historia de esta ciudad. Recorrer sus mercados nocturnos para probar platos de la cocina Nonya, una cocina fusión chino-malaya que tiene su origen en la comunidad china que se asentó en la ciudad y se mezcló con la población local. A esa fusión la llamaron Peranakan.

Qué ver en Malaca

Un príncipe malayo-hindú se instaló en estas tierras en 1.400 fundando la ciudad. Un siglo más tarde Malaca se convirtió en el puerto comercial más importante del sudeste asiático gracias a las especias.

Por aquél entonces las especias eran el negocio más lucrativo del momento, ya que se utilizaban para conservar los alimentos. Era un enclave muy deseado por las potencias europeas que constantemente acechaban la ciudad como auténticas pirañas, con el único objetivo de controlarla.

El centro histórico de Malaca es pequeño y se puede recorrer fácilmente a pie. En un día te dará tiempo de sobra a recorrerla.  

Cuando fuimos a Malaca decidimos madrugar mucho, desayunamos y nos fuimos a la estación de autobuses de Kuala Lumpur. No habíamos reservado ningún billete, sino que nada más llegar a la estación cogimos el primer autobús que iba en dirección hacia Malaca, no es necesario comprarlo con antelación. El trayecto desde Kuala Lumpur es corto, son unos 148 km por lo que llegas en menos de dos horas.

Si te da pereza ir por tu cuenta y no quieres volverte loco organizando nada, te puedes apuntar en una excursión organizada desde Kuala Lumpur para que te recojan, te dejen en tu hotel y no te pierdas ninguno de los lugares interesantes de la ciudad. Aquí te dejo una excursión a Malaca.

Zona colonial holandesa de Malaca

El bus nos dejó en el centro de la ciudad junto a una plaza con fachadas pintadas en rojo pasión. Es la plaza roja, construida por los holandeses , aquí establecieron su cuartel general. En una de las esquinas verás que no le falta ni el típico molino holandés.

Aunque esta plaza es la más representativa del periodo colonial holandés, en el centro verás una fuente, es la Fuente de la Reina Victoria, no es holandesa sino que se construyó durante el periodo colonial británico.

Muy cerca de la fuente verás una torre del reloj, se llama Tan Beng Swee. Su construcción fue subvencionada por un rico comerciante chino que se asentó en Malaca.

Pero sin duda, lo más llamativo de la plaza roja de Malaca son los trickshaws que esperan a los turistas. No pueden ser más kitsch, dignos de una peli de Almodóvar.

El Stadthuys, está situado en Laksamana Road, junto a la Iglesia de Cristo en la Plaza Holandesa, originalmente sirvió como residencia oficial de los gobernadores holandeses y durante la administración británica fue utilizado como ayuntamiento. Ahora alberga varios museos, como el Islámico, el Museo de Arquitectura y el Muzium Rakyat (Museo de los Pueblos). Si te gustan los museos también puedes conocer el Museo de Historia y Etnografía con una colección interminable de fotos, mapas y litografías que dan una explicación detallada de la historia y el desarrollo de Malaca. El interior del Stadthuys es bonito, con escaleras de un blanco impoluto y grandes ventanales.

Frente a la fuente verás Christ Church. Se construyó en 1753 reemplazando a una iglesia portuguesa que se encontraba en este lugar con objeto de conmemorar el centenario de la ocupación holandesa en Malaca. Es la iglesia protestante más antigua de Malasia.  

Al lado izquierdo de Christ Church en Dutch Square, verás unos restos cubiertos de vegetación, es el Dutch Graveyard. A finales del s. XVII aquí se encontraba el cementerio holandés, pero lo curioso es que hay más tumbas británicas que holandesas. En el centro del cementerio hay una columna, es un monumento a los soldados que fueron asesinados en la Guerra de Naning de 1831.

Muy cerca de la plaza se encuentran las ruinas del fuerte A’Famosa otro de los lugares que tienes que ver en Malaca, son las ruinas europeas más antiguas del sudeste asiático.

A Famosa

Alfonso de Alburquerque llegó junto con sus tropas portuguesas a Malaca en 1511. Construyeron edificios administrativos, hospitales, iglesias y torreones en la ladera de esta colina.

En el s. XVI los portugueses buscaban desesperadamente nuevos enclaves en el Sudeste Asiático para facilitar el comercio de la Ruta de las Especias con China y añadieron Malaca a la lista de puertos seguros. Estuvieron en Malaca hasta que los holandeses les arrebataron la ciudad, expulsándoles de una patada.

Tras el asedio, los holandeses rehabilitaron parte de los edificios destruidos. Pasó el tiempo y A Famosa volvió a cambiar de manos. Esta vez los británicos fueron los que expulsaron a los holandeses de la ciudad. Como los holandeses se atrincheraron en el fuerte, los ingleses ordenaron su destrucción. 

Lo poco que se salvó fue gracias a Sir Stamford Raffles, el fundador de Singapur. Ahora como testigo de todas aquellas batallas solo queda una puerta solitaria.

En el arco de la Porta de Santiago pueden ver una pequeña inscripción ANNO 1670 y los restos del escudo de armas de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (VOC).

Cuando iniciaron las obras de la torre giratoria Menara Taming Sari en 2006, descubrieron otra parte de A Famosa, así que tuvieron que reubicar la torre y reconstruyeron los muros de la fortaleza recién descubierta.

Menara Taming Sari

Cuando estés dando un paseo por Malaca verás este edificio parecido al Pirulí de Madrid.

La Menara Taming Sari es imponente, mide 110 metros. Es una torre giroscópica que gira 360 grados por lo que si subes tendrás unas vistas excepcionales de la ciudad. Su nombre Menara Taming Sari, se puso en honor a un legendario guerrero malayo al que se le atribuían poderes místicos.

Iglesia de San Pablo Malaca

Esta iglesia tiene una larga historia. Fue fundada por los portugueses después la ocuparon los holandeses y durante el periodo colonial inglés pasó a ser un almacén de artillería. Lo mejor de la iglesia es su arquitectura, inclúyela en la lista de los lugares que ver en Malaca.

San Francisco Javier vivió muchos años en Malaca. Cuando se construyó la iglesia de San Pablo, frecuentemente la visitaba. El santo navarro fue el primer misionero que llegó al Sudeste asiático. Fue enterrado temporalmente aquí, hasta que su cuerpo fue trasladado a Goa, en India.

En la Iglesia de San Pablo todavía verás una placa rodeada por una cerca de alambre, que recuerda el lugar dónde fue sepultado temporalmente.

A su lado se levanta su estatua, verás que le falta la mano derecha. Era con la que bendecía a los conversos. Al día siguiente de consagrarse la estatua una rama de un árbol, le cayó justo encima de la mano quedándose amputada para siempre.

Sr Francis Xavier Malaca

Si cruzas el río, frente al puente, verás la iglesia más importante de Malaca. La iglesia de St. Francis Xavier fue construida por los portugueses en 1859 en recuerdo de éste misionero jesuita.

Palacio de Melaka

Justo al lado de la iglesia de San Pablo está el Palacio Melaka (abierto de 9 am a 5 pm todos los días).

Este “palacio” es en realidad un museo, es la reconstrucción moderna del palacio del sultanato de Melaka. En su interior se hace un repaso a la historia de la región de Malaca.

En Barco por el Río Melaka

El río Melaka atraviesa la ciudad. Tiene diez kilómetros y sirvió como puerta de entrada a los comerciantes europeos que llegaron durante el s. XVI para colonizar la ciudad.

A Malaca se la conoce con el sobrenombre de la “Venecia del Este”. Quizás es un poco exagerada la comparación, ya que no hay canales, pero lo que si vas a ver son varios puentes y algunos con mucha historia.

Una de las mejores cosas que hacer en un día en Malaca es un mini crucero de 45 minutos. El precio es de 15 RM. A mí me gustó y nos sirvió para relajarnos y descansar un rato de tanto paseo. El río Melaka serpentea desde Dutch Square hasta llegar a Kampung Morten.

Pasarás bajo varios puentes, uno de ellos el puente Tan Boon Seng que fue crucial para los portugueses cuando tomaron la ciudad. El puente dividía la ciudad en dos, lo tomaron y consiguieron tener el control de la ciudad cortando las comunicaciones.

De los muchos puentes que verás en el río, uno de ellos se hizo muy famoso durante la invasión japonesa, el puente Chan Boon Cheng. Los soldados japoneses se dedicaron a colgar en el puente las cabezas de todo aquel que se rebelaba contra ellos. Fue un símbolo para intimidar a la población y sobre todo amedrentar a quien pretendiera rebelarse contra ellos.

Durante el recorrido por el río verás restaurantes, pequeñas tiendas y casas tradicionales que contrastan con los grandes y coloridos murales de sus fachadas. Es una zona bastante pintona para hacer fotos.

Llegamos con la barquita hasta Kampung Morten, un antiguo asentamiento malayo que ahora es patrimonio nacional.

Esta zona es como un museo vivo de la arquitectura malaya tradicional. Aquí también podrás ver la antigua Iglesia portuguesa del Rosario del siglo XVII.

A los pies de la colina de San Pablo el príncipe de Sumatra Parameswara que fue el fundador del sultanato de Malaca construyó su palacio.

El arte callejero en Malaca

Tras terminar dar la vuelta en barco, decidimos recorrer las callejuelas que rodean el río, incluye un paseo por este barrio entre los lugares que ver en Malaca, porque ya verás que es una zona de lo más fotogénica. Las calles están decoradas con farolillos rojos de estilo chino y sus fachadas están cubiertas de azulejos. Las construyeron los antiguos comerciantes chinos que vivieron en estas calles.

Decidimos parar a comer aquí ya que en esta zona hay muchos restaurantes y cafeterías. Una de las mejores cosas que hacer en Malaca es recorrer esta zona donde grafiteros y pintores han llenado de arte y color las fachadas.  De todas las calles que hay en esta zona no te pierdas Jalan Kampung Hulu.

Si eres un fan de subir fotos en Instagram has de venir a esta zona a primera hora de la mañana porque si no vas a tener que hacer cola para sacarte una foto.

Paseando por la orilla del río te encontrarás un galeón de madera, en su interior está el Museo Marítimo de Malaca. No entramos a verlo porque no teníamos tiempo suficiente así que seguimos paseando.

Jonker Walk

Una de las calles que tienes que ver en Malaca es Jonker Walk, también llamada Jalan Tokong y Harmony Street. Es una sucesión de casas bajitas de estilo tradicional. Entre ellas hay templos de las tres principales religiones de la ciudad.

Puedes empezar el recorrido cerca del Stadthuys. Además de casas tradicionales y tiendas, te encontrarás con la Mezquita Kampung Kling, el Templo chino Cheeng Hoong Teng, el famoso Museo Baba Nyonya y el templo hindú.

Kampung Kling Mosque

Una mezcla de estilos procedentes de India, Sumatra, Malasia y China confluyen en esta mezquita. Como habían llamado a la oración no entramos y continuamos paseando hasta que nos encontramos con un templo hindú.

Poyyatha Vinayagar Moorthi

Este es el templo hindú más antiguo de Malasia, tiene 230 años, es otro de los lugares que ver en Malaca. Desde su fachada sobresalen coloridas esculturas de deidades hindúes y animales. Está dedicado al dios elefante Ganesh. En su interior, presidiendo el altar central verás una escultura de piedra negra del dios Vinayagar.

Cheng Hoon Teen

Cerca del templo hindú Sri Pogyatha Vinoyagar en la Jalan Hang Lekiu (en la calle Jonker) verás el templo budista más antiguo de Malaca. El templo se llama Cheng Hoon Teng. Tiene dos curiosidades, la primera, que el lugar elegido para su construcción se determinó tras consultar a un adivino y la segunda que toda su estructura se trajo desde China.

Dentro verás una estatua dorada y negra vestida de rojo. Es la diosa Kuan Yin, la diosa de la misericordia a la que se dedicó el templo.

En el interior del templo Cheng Hoon Teng hay varias cámaras dedicadas al culto de los antepasados y las paredes de estas habitaciones están repletas de fotos de difuntos. Una de las cosas más bonitas que verás en este templo es su tejado, plagado de tallas policromadas. El horario del templo Cheng Hoon Ten es de 7:00 de la mañana a 19:00pm. No te lo pierdas este templo, es otro de los lugares que tienes que ver en Malaca.

Frente al templo Cheng Hoon Teng hay un teatro de ópera tradicional chino y justo al lado de este hay otro templo, se llama Xianglin conocido como el Templo del Bosque Fragante. Este santuario sigue el diseño tradicional de los templos budistas chinos.

Jonker street

Jonker Street es la calle más conocida de Chinatown. En un principio solo había locales de anticuarios chinos que ahora son restaurantes o tiendas de ropa vintage. Los fines de semana, cuando cae la noche, la calle Jonker se transforma en un gran mercado nocturno, dónde además de cenar podrás comprar algún recuerdo o echar unas risas en algún karaoke.

Me resultó raro ver en la calle Jonker la estatua de un hombre que parecía culturista, no tenía ni idea quien era, pero aquí es muy famoso. Es la estatua del Gan Boon Leong, ganó tantos premios de culturismo que le colocaron cuatro estatuas en Malaca, una de ellas la puedes ver en esta calle.

Las casas de Jonker st conservan su aspecto original. Los farolillos rojos decoran las estrechas callejuelas. En esta calle hay también varios museos como el Museo Patrimonio de Baba Nyonya y el Museo Cultural de Cheng Ho, visitarlos es una de las mejores cosas que hacer en Malaca para descubrir el pasado de esta ciudad.

Hereen St

Paralela a la calle Jonker se encuentra otra calle interesante que ver en Malaca, la calle Hereen. Las casas de esta calle han conservado sus fachadas tradicionales. Se construyeron durante el periodo colonial holandés para los trabajadores que venían a Malaca. Una vez abandonaron la ciudad, la burguesía Peranakana comenzó a vivir aquí.

Terminó convirtiéndose en la zona VIP de Malaca. Casi toda la alta sociedad de la época se instalaba en sus casas por lo que terminó por apodarse “Millonaires Row”.  Ahora en los bajos de las casas hay restaurantes boutiques, cafeterías y pequeños hoteles.

Como ves hay mucho que ver en Malaca en un día, una ciudad que no te puedes perder si viajas a Malasia.

Feliz fin de semana 🙂

Salir de la versión móvil