Vagando Por Mundopolis

Lago Natrón, Tanzania: Entre flamencos y misterios

que-ver-lago-natron

El Lago Natrón no es un destino que se suela incluir en las rutas por Tanzania quizás porque es complicado llegar o porque no se promociona tanto como el resto de parques nacionales. Había leído historias sobre él, que la verdad, me parecieron bastante alucinantes y terminaron picando mi curiosidad. Tenía que conocer de cerca y comprobar en primera persona, si realmente era un lugar peligroso y, si las leyendas sobre los animales que se quedaban petrificados en su orilla cual momias egipcias, eran ciertas o no.

¿Dónde se encuentra el Lago Natrón?

Tanzania es un país lleno de contrastes, la mayor parte de los turistas se centran en los parques nacionales para ver animales, pero Tanzania tiene otros paisajes radicalmente diferentes que también merece la pena conocer.

Llegar hasta aquí supone hacer un viaje de lo más variado. Se pasa de los paisajes verdes y repletos de vida salvaje del Serengueti a los horizontes desolados y volcánicos del Lago Natrón.

El lago Natrón se encuentra muy cerca de la frontera de Kenia, al Norte de Tanzania. Llegar hasta él no fue fácil, ni tampoco cómodo, lo bueno es que aquí no te encontrarás ni un solo turista. Desde el Serengueti se tarda unas seis horas circulando por polvorientas pistas de tierra, en mal estado, donde tragas toneladas de polvo. Es cansado, pero merece la pena el viaje hasta aquí.

Cuando te topas con la impresionante falla del Rift, ya sabrás que estás cerca. Un paredón inmenso atraviesa África como una gigantesca cicatriz dando paso a una zona yerma, inhóspita y salpicada de volcanes. Un lugar difícil para la vida en el que apenas crece la vegetación.

Una gran mancha azul contrasta con un paraje rocoso, coloreado con toda la gama de tonalidades marrones. El Natrón es muy grande. Su superficie varía en función de las precipitaciones anuales entre 600 y 800 m².

El lago Natrón se encuentra en territorio masái vigilado en su flanco sur por el altísimo volcán Ol Doinyo Lengai de 2960 m. Su nombre masái significa “la montaña de Dios”. Una montaña sagrada para este pueblo, ya que creen que su dios «Ngai» vive en sus entrañas.

Mi guía masái me contaba que para mantenerlo contento, suben en peregrinación hasta su cráter activo y allí realizan sacrificios. La sangre derramada por las ovejas lo mantendrán tranquilo. Harán los sacrificios necesarios para que no se vuelva a mosquear erupcionando de nuevo y también para que no le dé un ataque sísmico y mueva con sus temblores el suelo que pisan los masáis.

Los masáis también suben hasta el Ol Doinyo Lengai para pedir que les sane de sus enfermedades o aquellos que no pueden tener descendencia, piden churumbeles algo tan importante para ellos.

Es un ascenso duro y exigente que tú también puedes hacer, si eres aficionado al senderismo y tienes experiencia en alta montaña.

¿Es peligroso el lago Natrón?

El misterio del lago Natrón surgió tras las fotografías que Nick Brandt publicó en su libro “Across the Ravaged Land”. En ellas se retrataban pájaros y murciélagos completamente momificados tras haber entrado en contacto con las aguas del lago.

Este fue el origen de su leyenda negra y desde luego solo con ver como quedaron los bichos, a uno se le quitan las ganas de pegarse un chapuzón en sus corrosivas aguas.

¿Pero, porque es peligroso el lago Natrón?

En su libro, Brandt contaba que el reflejo del cielo en el agua confundía a los pájaros y que, al posarse en el agua, que en algunas zonas puede llegar hasta los 60 grados de temperatura, unido a su letal composición de carbonato cálcico y sal, procedente de las cenizas del Ol Doingo Lengay, les provocaba la muerte instantánea, quedando disecados como momias. Ten en cuenta que, además, la alcalinidad del lago oscila entre el 9 y 10,5.

Cuando recorría la orilla del Lago Natrón estuve bien atenta, porque esperaba con ansia viva encontrar los pájaros momificados tal y como había visto en las fotografías de Brandt. Pero en los dos días que pasé allí y te aseguro que andar, anduve mucho por su orilla y en diferentes puntos del lago, no tuve suerte y no me encontré con ninguno.

Había algunos pájaros muertos sí, pero cuando pregunté a mi guía masái sobre la leyenda de los pájaros petrificados del Natrón me dijo con una sonrisa Profident: realmente se mueren por causas naturales, igual que nacen, mueren.

Brandt contó que los ejemplares de pájaros y murciélagos muertos que encontró, los colocó en pose fotográfica instagramera, como si estuvieran vivos. Supongo, que la pose artificial de los animales muertos unido a que sus instantáneas se hicieron en blanco y negro, dotaron de un aspecto más impactante y misterioso del que realmente tenían.

Los pájaros muertos que vi en el suelo del lago Natrón y que fotografié, son los que podéis ver a continuación.

Obviamente, no me dediqué a la tanatoestética con los finados, como hizo Brandt y no los moví de su lecho de muerte. Reconozco que me quedé defraudada porque no logré ver ejemplares como los de aquellas impactantes fotografías.

Lo que sí vi fue cientos de flamencos y pelícanos, pero vivitos y coleando, así como cebras y antílopes que pululaban por su orilla.

Otras curiosidades del lago Natrón

Además del mito de la momificación aviar, el lago Natrón tiene otras curiosidades, es conocido por ser un lago de color rosa.

Como siempre que voy a ver algún lago rosa, o bien es que tengo mala suerte o es que debo de ser gafe. Ya os hablé del lago rosa de Senegal y es que ni allí, ni en el lago Natrón pude apreciar ese característico tono rosa explosivo como el que había visto en las fotos de internet. Frente a mí, solo se extendían las aguas placidas de un lago de color azul.

Mi guía masái me dijo que no estaba teñido de color rosa porque durante año pasado, el 2020, había habido muchas lluvias. Normalmente el nivel del lago Natrón suele ser de 3 metros de profundidad, pero cuando estuve en octubre del 2021 el nivel del agua era mucho más alto.

Para que se vea del color favorito de la Barbie, es necesario que haya poca agua para que las microscópicas cianobacterias halófilas, la Dunaliella salina, tengan las condiciones adecuadas para reproducirse a sus anchas y teñir toda el agua de color rosa.

Otra de las curiosidades del lago Natrón es que, pese a que sus aguas no son muy aptas para la vida, si se ha adaptado a ellas un pez, una especie de tilapia. Así que tampoco es el lago de la muerte como se le quiere retratar.

A estas alturas te estarás preguntando si merece la pena o no incluir el Lago Natrón en un recorrido por Tanzania. Pues no te vayas, porque a continuación, te cuento todo lo que ver en el Lago Natrón y todo lo que puedes hacer aquí.

Que ver en el Lago Natrón

El lago es el protagonista de este destino, te recomiendo que, aunque tengas que madrugar no te pierdas ver el amanecer desde su orilla. Es una de las mejores cosas que hacer en el Lago Natrón, pero, además, en sus alrededores hay cascadas, pueblos masáis, pinturas rupestres y mucho más.

Los flamencos del Lago Natrón

De junio a octubre es el mejor momento para venir al Lago Natrón, puesto que durante este periodo se concentran el mayor número de flamencos enanos que vienen a anidar y criar a su único polluelo en sus orillas . Es un buen lugar para hacerlo puesto que está alejado de los depredadores y es perfecto para encontrar alimento que necesitan a base de las microalgas que tiñen su plumaje blanco, con mechas rosadas.

Alrededor del lago se crean pequeñas charcas y marismas a las que puedes acercarte para contemplar las grandes concentraciones de flamencos del Lago Natrón. En pocos lugares de África Oriental te toparás con tantos flamencos enanos como aquí.

Junto a ellos, también conviven grandes colonias de pelícanos y en la orilla será muy fácil que también te topes con cebras, gacelas Thompson, chacales e incluso avestruces.

Merece mucho la pena dar un paseo en su orilla, no solo por ver las espectaculares colonias de los flamencos del lago Natrón sino también porque está ubicado en un entorno realmente atractivo, flanqueado por el omnipresente volcán Ol Doinyo Lengai.

Sube al cráter del volcán Ol Doinyo Lengai

Bueno, sube al cráter si estás en buena forma, porque esta ruta no es para flojos, ni tampoco para los que no puedan con la cuesta de su barrio. Aquí las subidas son de aúpa. El recorrido se inicia a eso de las 2-3 de la mañana con el objetivo de ver amanecer desde su cima. La excursión te llevará el día completo y necesitarás un guía masái para ascender hasta su cráter.

Tras las huellas del Homo Sapiens

Uno de los lugares que ver en el lago Natrón se encuentra en su lado sur, cerca de la aldea Engare Sero donde se descubrieron más de 400 huellas de mujeres, hombres y niños impresas en barro. Se dataron con una antigüedad entre los 5.000 y 19.000 años. Ya se sabe que África es la cuna de los homínidos, por lo que merece la pena conocer de cerca este tesoro arqueológico.

Recorrer la Falla del Rift

Otra de las cosas interesantes que hacer en el Lago Natrón es una ruta de senderismo por la falla del Rift. La caminata comienza al amanecer. Son unas seis horas hasta llegar a la base de la falla y las vistas son espectaculares.

Visita las Aldeas Masái

Los pastores masái viven en los alrededores del lago alejados de cualquier contaminación occidental por lo que una de las mejores cosas que ver en el Lago Natrón son las comunidades masái que viven en sus alrededores.

Sus aldeas no están hechas para los turistas, como las que puedes ver en otros lugares cercanos a los parques nacionales de Tanzania más dedicadas a la venta de souvenirs. Aquí los pueblos son auténticos y es un buen lugar para conocer de cerca la increíble forma de vida de estos legendarios pastores.

Cascadas de Engare Sero

Parece mentira que en un entorno tan seco puedan existir unas cascadas como las de Engare Sero. El recorrido transcurre por el llamado Saitoti River Trail y se tiene que hacer con un guía masái. Desde el inicio hasta las cascadas se tarda unos tres cuartos de hora en llegar.

Importante: No te olvides llevar bañador y escarpines que agarren bien, porque te pasas todo el recorrido cruzando el río de un lado a otro. La ruta transcurre siguiendo el cauce del río a través de una garganta de piedras volcánicas. Hay que pasar por zonas en las que hay muchas piedras resbaladizas y además cuando cruzas el río hay determinadas zonas en que el agua te llega por encima de la cintura por lo que, si quieres llevar cámaras o cualquier otra cosa, necesitarás llevar una bolsa estanca o mejor ir sin nada durante todo el recorrido.

En mi caso solo llevé el móvil y en algunos tramos lo tuve que agarrar con la boca porque necesitaba las manos para escalar por las paredes de roca. Escalar quizás sea exagerado, porque es un recorrido apto para cualquiera, todo el recorrido es fácil y bonito, eso sí, ínsito, lleva calzado apto para el agua (chanclas no) porque el río lo vas a tener que atravesarlo varias veces.

Lo cierto es que es bastante sorprendente el paisaje que hay en a la cascada Engare Sero. Parece increíble que pueda haber un oasis como este, rodeado por palmeras y vegetación exuberante en un entorno tan árido y volcánico.

La cascada Engare Sero es muy bonita, pégate un chapuzón en la piscina natural que se forma en su base para refrescarte después del recorrido. Este es sin duda otro de los lugares que tienes que ver en el Lago Natrón y que te recomiendo conocer.

Alojamiento en el lago Natrón

Cerca de la orilla el lago Natrón solo hay dos alojamientos: Uno es el Lake Natrón Camp que tiene unas piscinas naturales y el otro es el África Safari Lake Natrón, donde dormí. Está bien, es un tended camp con tiendas de lona, pero su interior está hecho de madera y tiene una piscina. Ten en cuenta que aquí no llega la cobertura de teléfono, ni tiene tampoco wifi, es un buen lugar para desconectar.

 
Si viajas a Tanzania incluye el lago Natrón en tu recorrido por ser un destino remoto, salvaje y diferente.

Feliz fin de semana 😊

Salir de la versión móvil