Vagando Por Mundopolis

Ruta por los pueblos de la Garrotxa: De Banyoles a Olot

ruta-pueblos-de-la-garrotxa

Sé que estás deseando que este confinamiento termine y que por fin, puedas hacer una escapada con tranquilidad. Ahora es un buen momento para planear futuros viajes o soñar con ellos. Hoy os propongo una ruta por pueblos de la Garrotxa, una ruta con un encanto medieval especial que además tiene un plus, ya que están situados en plena naturaleza y son lugares perfectos para dar largos paseos, mientras te da el sol en la cara. Es tentador ¿no? Si te preguntas que ver en la Garrotxa y que pueblos medievales conocer, hoy os propongo una ruta que iniciaremos en Banyoles y terminaremos en Olot. Esta escapada recorre el interior de Gerona, una tierra nacida de los volcanes

La Garrotxa es una zona perfecta para hacer rutas de senderismo, pero ésta no fue la razón principal de nuestro viaje, sino que lo que queríamos, era conocer sus preciosos pueblos medievales, de los más bonitos de Cataluña.

La Garrotxa, pero ¿dónde está?

Todo el mundo conoce los pueblos de la Costa Brava y sin embargo son los menos los que se adentran en el interior de la provincia de Gerona. Mal hecho, porque si aún no conoces esta zona, no sabes lo que te estás perdiendo 😉, así que anímate a conocer la Garrotxa.

Mapa pueblos de la Garrotxa

Si no has oído nunca hablar de esta comarca, hoy no solo os la pongo en el mapa, sino que, además la vamos a recorrer. Os he señalizado todas las paradas que hicimos en la ruta de los pueblos de la Garrotxa.

El recorrido lo iniciaremos en Banyoles y en su misterioso lago, continuaremos en la preciosa Besalú y después nos acercaremos a Beuda dónde discurría un ramal de camino de Santiago. Cerca de Beuda conoceremos otras dos iglesias que son una joya del románico catalán: la iglesia de Sant Pere de Lligordá y el Sant Sepulcre de Palera. Mas tarde, siguiendo el curso del río Fluviá nos encontraremos con el impresionante Castellfollit de la Roca. Pasaremos por Montangut i Oix y más tarde conoceremos Saint Joan Les Fon. Finalizaremos nuestra ruta por los pueblos de la Garrotxa en Olot y para regresar lo haremos por otra carretera para explorar el precioso Santa Pau.

Banyoles

Si por algo es conocido Banyoles es por su lago y es que, es el lago kárstico más grande de Cataluña. Con sus casi 7 kilómetros de perímetro fue la sede de remo en las Olimpiadas del 92. Una de las mejores cosas que puedes hacer aquí es dar una vuelta en catamarán eléctrico o bien dar un paseo por su orilla hasta llegar a la preciosa iglesia románica de Santa María de Porqueres.

Si creías que el lago Ness era el único que tenía monstruo, ya vas a ver que no es el único. Una leyenda del S. VII nos cuenta que aquí en el lago de Banyoles vivía un dragón. Quien pudiera imaginar cuando se contempla este lago tan placido y bonito, que a lo largo de su historia en el lago de Banyoles han sucedido cosas dignas de un monográfico de “Cuarto Milenio”. Misterios que no se han resuelto, como turistas desaparecidos tras naufragios de las barcas que recorrían el lago e incluso un avión ruso que se estrelló y no encontraron nada más que algunas piezas del avión.

Tras dar una vuelta por el lago, nos fuimos a conocer Banyoles. Ésta tiene una larga historia, se fundó en el S. XI gracias al monasterio de San Esteve. La vida en Banyoles gira en torno a su bonita plaza porticada y conserva preciosos edificios señoriales del S. XIII. Otros dos lugares interesantes que tenéis que ver en Banyoles son la Iglesia de Santa María dels Turers que es una de las primeras edificaciones góticas de Cataluña y la sede del Museo Arqueológico ubicada en un edificio del S. XIV dónde se encuentra la famosa “mandíbula de Banyoles” perteneciente a una mujer preneandertal que vivió hace miles de años aquí, en Banyoles.

Besalú

Continuamos por la C-66 hasta llegar a la siguiente parada en nuestra ruta por los pueblos de la Garrotxa, Besalú. Besalú siempre me ha encandilado, es uno de los pueblos más bonitos y mejor conservados.

La vista de su puente es impresionante y es uno de los pueblos más bonitos de la ruta por los pueblos de la Garrotxa. No es el original, ya que tuvo que ser reconstruido puesto que voló en añicos durante la guerra civil. Fijaos en el puente porque veréis una torre, ésta servía de peaje para los que entraban en la villa, así que quien pasaba por aquí, le tocaba pagar. El puente desemboca en la antigua judería y lo curioso es que bajo una de las casas se encontró algo muy curioso, un “miqve” o lo que es lo mismo un baño judío. Este es uno de los cuatro baños judíos que quedan en pie en Europa. Si tenéis curiosidad por conocerlo tenéis que contactar antes con la oficina de turismo de Besalú.

En Besalú estaba uno de los primeros condados catalanes de la Edad Media. Recorred el pueblo porque es una joya del románico. Podéis ver varias iglesias como la de San Pere, San Vicenç o la sala gótica de la Curia Real dónde se encontraba la sede de justicia

Justo detrás de la Iglesia de San Pere, se encuentra un edificio del S XII, el Hospital de Sant Julià. Daos una vuelta por el pueblo porque os topareis con preciosas casas medievales, como la casa de los Cornellà también llamada casa Llaudes, con un bonito patio interior porticado.


Beuda

Desde Besalú merece la pena coger el desvío por la GIV-5234 para llegar hasta Beuda. Por aquí transcurría una ruta del camino de Santiago que comenzaba en Sant Pere de Rodes y enlazaba con el tramo aragonés del Camino en Fraga. Por ser una ruta de peregrinación, se construyeron aquí interesantes iglesias.

La primera la vimos a unos dos kilómetros de Besalú. Es una iglesia del S. XII llamada Sant Pere de Rigordá y un kilómetro más adelante rodeado por el espeso bosque de la Garrotxa se encuentra la iglesia del Sant Sepulcre de Palera.

Este lugar era sacrosanto, ya que todo el que acudía hasta aquí gozaba de la misma inmunidad e indulgencia, que los que acudían hasta el Santo Sepulcro de Jerusalén. En su interior hay un cristo que veneraban los caballeros del Santo Sepulcro, los mismos a los que se atribuye la construcción de la Iglesia de la Vera Cruz de Segovia de las que ya os hablé en otro post. En su fachada sur aún se conservan las que fueron las dependencias de los monjes.

Regresamos al coche y nos acercamos hasta Beuda dónde se encuentra otra joya del románico, la iglesia de San Feliú construida en el S. XI. Lo curioso es que en su interior hay una inmensa pila bautismal con medio metro de diámetro, decorada con figuras humanas que parecen representar la tentación de Adán y Eva en el paraíso y relieves geométricos.

Pont Medieval de Llierca

Continuamos por la A-26 y cogemos el desvío GIV-5233 en dirección a Montangut. Una vez allí buscaremos el desvío a la GIV-5231 remontando el curso del río Llierca llegamos hasta el Pont Medieval de Llierca. Este es uno de los puentes románicos más impresionantes de Cataluña. Se levanta a 8 metros sobre el río. Si te gusta el senderismo en esta zona encontrarás rutas muy chulas que parten desde el puente y además si vas en verano te podrás dar un chapuzón en las piscinas naturales Gorges del Río Lierca.

Castellfollit de la Roca

Regresamos de nuevo a la carretera principal, a la A-26, para llegar a Castellfollit de la Roca. La primera vez que vi Castellfollit de la Roca me quedé loca. La imagen que tienes del pueblo cuando vas por la carretera es impresionante, ya que está ubicado en uno de los lugares más pintorescos de la ruta por los pueblos de la Garrotxa. Castellfollit se alza a 50 metros sobre un farallón de basalto, su enclave no puede ser más espectacular.

Si quieres ver de cerca el riscal puedes hacer una ruta de senderismo, aquí tienes toda la info.

Nosotros lo que hicimos fue recorrer el pueblo, una estrecha y larga calle jalonada por casas construidas con roca basáltica, te conduce hasta el Mirador de Josep Pla, desde dónde se tienen unas vistas espectaculares de la zona.

Otras cosas que tenéis que ver en Castellfollit de la Roca es la Iglesia de San Salvador que ahora sirve de sala de exposiciones y una antigua torre del reloj.

Montangut i Oix

Después de visitar Castellfollit de la Roca, si tenéis tiempo para recorrer tranquilamente esta zona, os recomiendo que antes de llegar a Olot os desviéis por la GI5221 hacia Montangut i Oix. Este pueblo muy bien conservado y con un ambient encantador. Si eres un amante del arte medieval y la historia no puedes perdértelo. Montangut i Oix cuenta con nada menos que catorce iglesias, castillos, puentes y casas fortificadas.

Sant Joan Les Fonts

Otro de los pueblos más chulos de la ruta de la Garrotxa es Sant Joan les Fons. Un bonito puente románico da acceso al pueblo. Destaca una casa construida con piedras negras volcánicas del S. X, la llamada casa fuerte de Junvinyá. No os vayáis de Sant Joans les Fonts sin visitar su iglesia, la de San Joan del S. XII, en su arquitectura podréis ver la influencia del estilo francés en ésta iglesia del románico catalán. Además de conocer el pueblo dar una vuelta por los alrededores, hay un salto de agua muy chulo que se llama el Salt del Molí.

Nuestra siguiente parada en la ruta por los pueblos de la Garrotxa sería la capital de la comarca Olot.

Que hacer en Olot

Olot es una ciudad tranquila y agradable, rodeada por cuatro volcanes. En 1447 hubo un terrible terremoto que destruyó la ciudad.

Hay mucho que hacer en Olot y si estás varios días, créeme que no te vas a aburrir. Aquí van algunas propuestas de las mejores cosas que hacer en Olot:

-Siéntete como Willy Fog y sube en Globo para contemplar desde el cielo los volcanes de la Garrotxa.

-Descubre los edificios modernistas de Olot y da un paseo por la ciudad. Encontrarás preciosas casas modernistas como la Casa Masramon, la casa Gassiol, la Pujador, la casas Domènech i Montaner o la Pastelería Ferrer. Si quieres aprender más sobre el modernismo de Olot y quieres conocer todos los secretos del modernismo en la ciudad, contacta con la oficina de Información y Turismo de Olot para hacer una ruta con ellos.

-Ponte las botas para conocer de cerca los manantiales en la “ruta del Gorgs”, una ruta de senderismo circular de 12km que empieza y termina en el encantador pueblo de Sant Pau.

-Coge la bici y recorre un tramo de la Vía Verde de El Carrilet. Tienes todo el recorrido e info aquí.

-¿Conocías la cocina volcánica? Una tierra tan fértil solo puede dar productos de rechupete. Date un homenaje en alguno de sus restaurantes que preparan esta cocina tan especial y no te pierdas probar alguna de las cocas dulces o saladas de las pastelerías de la ciudad.

-Prueba la Ratafía ¡Ayy que peligrosa es la ratafía!, que bien entra, como sube y ¡qué buena está ¡Probad este licor! Es un licor digestivo típico de la Garrotxa que se hace con nueces verdes que se maceran durante dos meses con varias plantas aromáticas y especias como nuez moscada, romero, clavo, canela o anís estrellado. No podéis marcharos de la Garrotxa sin probarla 😊

Recorre el Parc Natural de la zona volcánica de la Garrotxa: Puedes hacerlo en coche por la GI-524 entre bosques, campos de cultivo y más de 30 conos volcánicos. No os perdáis el Hayedo de Fageda d’en Jordà sobre todo si vais en otoño. Otro lugar interesante es el volcán de Santa Margarita, llegar hasta la mitad de su cráter dónde veréis una ermita. Otro lugar perfecto en la zona para hacer senderismo es el volcán Croscat.

Santa Pau

El último pueblo de la Garrotxa que recorremos es Santa Pau, un pueblo que conserva todo su encanto medieval. Protegido por una muralla, el pueblo se construyó alrededor del castillo, que no pudimos visitar. Sus zigzagueantes callejuelas se abren paseo entre las casas de piedra góticas y renacentistas, veréis que muchas tienen bonitos soportales. Santa Pau es uno de los pueblos de la Garrotxa que mejor están conservados. Id hasta la plaza mayor para conocer la iglesia de Santa María que se encuentra muy cerca de las murallas del castillo. Una de las mejores cosas que puedes hacer en Santa Pau es ir hasta los miradores desde dónde tendréis las mejores vistas del pueblo.

Como llegar a los pueblos de la Garrotxa

Si queréis venir en avión los aeropuertos más próximos son el de Gerona y el de Barcelona. Podéis también llegar a ambas ciudades en Tren de Alta Velocidad, AVE. Una vez allí, la mejor opción para recorrer la ruta de los pueblos de la Garrotxa es el coche, ya que te permitirá conocer a tu ritmo no solo estos pueblos sino otros rincones de la zona que merecen mucho la pena. Sino tienes coche no hay problema ya que con el bus podrás llegar a estos pueblos. Puedes consultarlo en la web de Teisa Bus.

Si conoces esta zona y te ha gustado algún otro pueblo de la Garrotxa dímelo porque lo iré a visitar en mi próximo viaje a Gerona.

Feliz fin de semana 😊

Salir de la versión móvil