que-ver-en-saint-louis

Saint Louis los colores de Senegal

Hoy exploramos Saint-Louis, una ciudad especial, ya que fue la primera ciudad fundada por europeos en África occidental. En su momento fue la capital de Senegal, pero su brillo se apagó y quedó un poco congelada en el tiempo, cuando Dakar le arrebató la capitalidad del país. Así que si te preguntas ¿Qué hay que ver en Saint Louis? ¿Merece la pena conocerla? ¿Hay algo de interés en sus alrededores? os lo iré descubriendo en éste post.

Si tienes curiosidad por saber todo lo que podéis ver y hacer en Saint Louis, voy a intentar mostraros los rincones más interesantes de la ciudad. ¿Estáis preparados para pasar un día de no parar? Pues vamos a descubrir esta ciudad senegalesa. Comenzaremos recorriendo su centro histórico, entre sus coloridas y desconchadas casas coloniales además, pasearemos por la orilla del río Senegal, para ver su imponente puente de acero y conoceremos uno de los distritos de pescadores más vibrantes de África Occidental. Pero no solo eso, sino que también, descubriremos un Saint Louis nocturno a ritmo de jazz.

que-ver-en-saint-louis-senegal

Os preguntaréis dónde está Saint Louis, así que primero la situamos en el mapa. Está en el norte de Senegal, tan al norte, que está a dos pasos de la frontera con Mauritania. Además está rodeada por agua, situada en un archipiélago bañado por el Océano Atlántico y el Río Senegal. Esto tiene algo bueno, ya que la brisa mece a Saint Louis, envolviéndola en un ambiente tranquilo y ensimismado que me gustó. Me pareció muy diferente de la bulliciosa y sofocante Dakar. Es un lugar en el que te puedes relajar.

La ciudad está dividida en tres partes: dos islas unidas al continente por un puente, el barrio de pescadores Guet Ndar y su Langue de Barbiere y Sidone que es dónde veréis el Saint Louis más colonial. La tercera parte de la ciudad, es la que está situada en el continente.

que-ver-en-saint-louis-senegal

Que ver en Saint Louis Senegal

Su ubicación estratégica y privilegiada, propició que en 1959 los franceses decidieran fundar aquí la primera ciudad europea en África. Un puesto comercial al que en un primer momento llamaron Île du Sénégal y que más tarde, en honor al rey Luis XIV, cambiarían por el de Saint Louis. Fueron tantos los edificios coloniales que se construyeron, que en el año 2000 se la incluyó dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad, así que pasear por el barrio colonial, va a ser la primera cosa que hagamos.

En un lugar rodeado por agua, podéis imaginaros que una de las actividades principales a las que se dedican sus ciudadanos es la pesca. Así que por la tarde visitaremos el barrio de pescadores más grande de África.

que-ver-en-saint-louis-senegal

Pero además de conocer la ciudad, también podéis aprovechar y visitar un par de parques ornitológicos que están al ladito y que merecen mucho la pena, el Parque Nacional Djoudj y Langue de Barbarie. Del primero os lo cuento todo en otro post.

que-ver-en-saint-louis-senegal

La zona colonial de Saint Louis

Una de las cosas que tenéis que ver en Saint Louis es su centro histórico. Quizás lo primero que os preguntéis es si la ciudad es tranquila y segura. La respuesta es que sí. No es como otras ciudades africanas que te pueden en un primer momento apabullar. Aquí te sientes seguro y la zona colonial es perfecta para pasear. Además en los antiguos edificios y mansiones coloniales, encontrareis hoteles, tiendas-galería dónde artistas y artesanos locales, exponen sus creaciones de cerámica, cestería o textiles de llamativos colores y diseños. Por lo que es un buen lugar dónde podéis hacer compras. Y asimismo encontraréis varios restaurantes y es que esta zona, es la más turística de la ciudad. Nosotros nos alojamos aquí.

que-ver-en-saint-louis-senegal

En el pasado Saint Louis fue una ciudad muy prospera gracias al comercio de la goma arábiga, el oro y también, porque formó parte de uno de los episodios más oscuros del continente africano, el tráfico de esclavos.

Durante este periodo de prosperidad, se construyeron almacenes, edificios y mansiones coloniales pintados en tonos pastel, con balcones de forja y contraventanas de madera. La verdad es que hubo momentos que me recordaron a la vieja Habana.

que-ver-en-saint-louis-senegal

El distrito colonial de Saint Louis se trazó con un diseño lineal y cuadriculado así que, es muy fácil de recorrer a pie. Quizás, a alguno de vosotros os pueda parecer una ciudad desaliñada y sucia ya que, es fácil que os encontréis con ovejas echándose una siestecita en las aceras, también veréis a las cabras buscando comida husmeando entre la basura del suelo, los gatos y perros callejeros pululan a sus anchas por las calles y mientras, la arena levantada por la brisa, invade cada esquina y va cubriendo el asfalto de las calles. Pese a todo esto, si sois como yo, de los que os gustan las ciudades “despelujadas” os gustará pasear por Saint Louis.

Mientras paseéis por la zona colonial de Saint Louis, descubriréis varios edificios cargados de historia, como el que acogió la sede de la Inspección General de Impuestos. Aquí se encontraba antes un hospicio que perteneció a la orden de las hermanas de Saint-Joseph de Cluny. Lo más curioso de este edificio es su escalera, que sirvió de escenario a la peli “Coup de Trochon” de Betrand Tavernier.

que-ver-en-saint-louis-senegal

Otro de los edificios cargado de historia es el Hôtel de la Poste. Entrad ya que tiene un patio que invita a sentarse a la sombra para tomar algo y pasar un buen rato. Este hotel era el favorito del aviador Jean Mermoz. Él sería el primero en realizar un enlace postal transatlántico desde Saint Louis, hasta Natal en Brasil, naciendo la Aéropostale. A sus pilotos les gustaba alojarse aquí y se dice, que también este hotel fue frecuentado por el autor del Principito, Saint-Exupéry.

Pero también hubo más escritores franceses que residieron en Saint Louise. Si vais a al número 32 de la Rue Marge encontraréis la casa en la que vivió Pier Loti. Es fácil encontrar las calles en Saint Louise, porque en todas las esquinas veréis una placa con el nombre. Continuamos paseando sin rumbo entre mansiones coloniales, una nos llama especialmente la atención, la mansión rosa, con una fachada invadida por buganvilias.

que-ver-en-saint-louis-senegal

Aquí en Saint Louis se edificaría la primera catedral católica de África, además de visitarla, os recomiendo que os paséis por otro lugar también religioso y bien curioso que tenéis que ver en Saint Louis, la gran mezquita.

Ésta se construyó en la época colonial. No sé cuál es la razón, pero en su minarete hay un campanario y en su fachada un reloj, creo que debe ser la única en el mundo que combina estos elementos. Es una de las mezquitas fusión, más curiosas que he visto.

que-ver-en-saint-louis-senegal

Seguimos dando una vuelta y nos vamos a la zona que ocupaban los antiguos almacenes del muelle. Allí nos topamos con una antigua grúa a vapor de 20 toneladas. Es de las pocas de este estilo que quedan en pie en el mundo y es un testigo oxidado del gran transito comercial que hubo en la ciudad.

grua-vapor-saint-louis

Una de las plazas lleva el nombre del gobernador que más impulsó la construcción de infraestructuras de la ciudad, Luis León Faidherbe. Su estatua preside la Place Faidherbe en la que hay un pequeño jardín central, rodeado por Mansiones Coloniales. Frente a él se encuentra el Palacio del Gobernador.

Una de las cosas que podéis hacer en Saint Louis es visitar museos. Cerca de esta plaza se encuentra el Musée Jean Mermoz y además de éste, podéis visitar el museo de fotografía de Saint Louis.

Si no os queréis perder nada y queréis conocer más sobre la historia de la ciudad, la oficina de turismo de Saint Louis organiza recorridos y lo mejor de todo, es que se pueden hacer de diferentes formas: a pie, en carruaje, bici o en canoa. Os dejo su web para que tengáis toda la info.  

El puente Faidherbe

El puente Faidherbe es un icono de la ciudad y es otro de los lugares que tenéis que ver en Saint Louis. Aunque no lo parezca es giratorio, así permite el paso de los barcos. Sus arcos de acero atraviesan los más de 500 metros que tiene el río Senegal.

puente-faidherbe-saint-louise

Lo de este puente es curioso porque hay un mito que atribuye su construcción a Eiffel, pero no es así. La empresa de Eiffel presentó el proyecto para que se le adjudicara la construcción del puente, pero hubo otra empresa que también lo hizo, Nouguier-Kessler & Cie. El departamento de obras públicas de la colonia desestimó el proyecto de Eiffel en favor de la segunda, tenían el mismo coste, pero consideraron que desde el punto de vista estético era mejor el proyecto de los segundos. En 1897 se inauguraría, tras cuatro años de construcción.

Guet Ndar

Dejamos el Saint Louis más colonial para adentrarnos en uno de los distritos de pescadores más grandes de África. Esta zona se asienta en un tramo de arena que se llama Langue de Barbarie.

guet-ndar-saint-louise

Conocer este barrio es adentrarse en la auténtica África. Me recordó al puerto de Mopti en Mali, dónde se amontonan cientos de cayucos con personas que van y vienen, moviéndose como en un hormiguero.

Más de 25 mil personas se hacinan en Guet Ndar, así que había gente por todos los lados. Fuimos a la playa, paseamos y nos mezclamos con el hervidero de gente. El mogollón era impresionante.

Los pescadores iban y venían, bajando en cajas, palanganas, bolsas de plástico e incluso en hatillos de tela sus capturas. Otros compraban, estaban por supuesto los típicos mirones echando el rato, mientras un incesante tránsito de gente pasaba de un lado a otro, cogiendo barcas, bajándose de ellas. Es un sitio de lo más bullicioso. A falta de sillas, utilizaban los cubos de plástico como taburetes y las mujeres departían mientras que otros reparaban las redes, despezaban pescados, los vendían y los niños revoloteaban entre todos ellos jugando entre los barcos varados en la playa.

guet-ndar-que-ver-en-saint-louise

En contraste con otras zonas de la playa, aquí la arena no era amarilla, sino que estaba teñida de rojo sangre por las vísceras del pescado que se esparcían por todo el suelo, junto con plásticos, telas y basura. El olor a maresía se mezclaba con el del sudor de los pescadores y el de las vísceras en descomposición. Guet Ndar es un lugar intenso para los sentidos, un lugar que hay que ver en Saint Louis.

Las barcas de los pescadores de Guet Ndar son de lo más pintorescas. Cientos de ellas se encuentran varadas en la playa y en el puerto, todas decoradas con alegres colores, preparadas para enfrentarse al enfurecido Atlántico.

que-ver-en-saint-louis-senegal

Para llegar a Guet Ndar tenéis dos alternativas: si estáis en la zona colonial, podéis coger un taxi o ir en una de las calesas tiradas por un caballo.

La ciudad del Jazz

Todos los años en este mes de mayo se celebra un famoso festival de Jazz en Saint Louis al que acuden los mejores intérpretes de jazz del mundo. Pero no tenéis que esperar a este festival ya que una de las cosas que podéis hacer en Saint Louis es ir a un bar para comer, beber y escuchar música en vivo. Los más famosos son Ndar Ndar Music&Café, Meyazz Club St. Louis.

que-ver-en-saint-louis-senegal

Dónde comer en Saint Louis Senegal

Me decía hace unos días mi amigo Santiago, que pocas veces recomiendo lugares para comer. La verdad es que no sé por qué, pero casi nuca hago fotos a lo que como y además, creo que cada uno tiene su gusto y su presupuesto, por eso no suelo hacer sugerencias. Esta vez voy a hacer una excepción y sí voy a recomendaros algunos sitios. Así que aquí van algunas sugerencias para llenar el buche en vuestro viaje por Saint Louis.

que-ver-en-saint-louis-senegal

Kora En Peggy aquí además de cocina senegalesa encontraréis platos de cocina occidental.

La Linguere, en este encontraréis comida senegalesa muy rica y a buenos precios, la tilapia estaba deliciosa.

Cerca del puente está el restautante Flamingo, tiene buenas vistas, aunque el precio es más alto que el de otros restaurantes de Saint Louis a pesar de que sus platos no son para tirar cohetes.

También cenamos el restaurante del hotel en el que nos alojamos en el Hotel Residence. La comida estaba buena y además tiene patio muy agradable en el que terminamos tomando unas copas.

Sobre el alojamiento, al igual que con el tema de la comida, va a depender de vuestros gustos y presupuesto. Nosotros, como os dije antes, nos alojamos en el Hotel Residence, pero tenéis en internet un montón de opciones que podéis encontrar en cualquier buscador de hoteles.

Espero que disfrutéis de los sabores y colores de Saint Louis.

Feliz fin de semana😊

14 comentarios en “Saint Louis los colores de Senegal”

  1. Haces, como siempre, que apetezca visitar esa ciudad tan “despelujada” siempre había escuchado esa palabra en gallego (con ‘x’ en lugar de ‘j’) y en un ambiente muy familiar, cargado de cariño, algo que me ha sorprendido y traído recuerdos (¡cuánto poder puede llevar a veces una sola palabra!). Me encantan las fotos, ¡cuánto entienden en África sobre el uso de los colores! (como entre otras cosas, se nota en esas embarcaciones). Siento envidia (sana) por una ciudad en la que se respira jazz y ¡tienen un museo fotográfico! En cuanto a la comida y el alojamiento, estoy totalmente de acuerdo contigo y no siento en falta ese tipo de reseñas, entre otras cosas porque a veces dependen de muchos factores y, es muy probable que ciertas ofertas, decorados o incluso trabajadores y propietarios cambien en poco tiempo en comparación con el paisaje. Lo del puente es curioso pero sucede mucho (me refiero a la adjudicación de la obra), pero has provocado mi interés en buscar información para verlo girar, tiene que ser impresionante y admirable.

    Gracias por el tiempo que has invertido en hacerme viajar mentalmente y conocer lugares que de otro modo no sería posible para mi. ¡Saludos!

    Responder
    • Que bien haberte hecho viajar. Tan solo por eso doy por bueno el haberlo escritoEl puente es bonito, con un estilo Eiffel de moda en la época. No sabía que se utilizaba despelujado en Galicia, la verdad es que la ciudad lo es, pero con un ritmo tranquilo y llena de encanto, a mí me gustó. Un abrazo y pasa muy buen finde gracias por leerme y comentar

      Responder
  2. Hola amiga despelujada, yo también soy de los tuyos. Me gustan los sitios decadentes y dejados de la mano de Dios. Seguro que el puerto de pescadores no tenía desperdicio. Me ha sorprendido lo de que tantos escritores de vinieran aquí. Supongo que sería el sitio de moda para inspirarse.
    Muy entretenido tu post, me a faltado ponerme jazz para leerlo.
    Un beso y buen finde..

    Responder
  3. Que preciosidad de relato, Bea.
    Me has transportado a un lugar bello y decadente pero el paseo me ha parecido realmente apetecible.
    Por supuerto escogería la visita en canoa, ¡para que vamos a cambiar de debilidades si ya tengo una que me encanta!. jaja. Las vistas son diferentes desde el agua.
    A pesar del mogollón y la arena roja, aggggg, resulta muy atractivo el tremendo multitudinario colorido del gentío y las barcas policromáticas.
    Me ha sentado genial el paseíto.
    Vuelvo a la vida de los blogs muy perceptiva de sensaciones, muy curioso.
    Feliz domingo.

    Responder
    • Que bien que regreses Luisa:)y que bien que te haya llevado de viaje. Aunque yo no lo hiciera estoy completamente de acuerdo que recorrer en canoa el río debe de ser estupendo. Lo que más me encandiló fue la imagen de los cientos de cayucos de colores, la imagen era impresionante una explosión de color. A ver si nos llevas de vuelta a Creta que nos sirva para inspirarnos en nuevas aventuras. Un besote y pasa buena semana

      Responder
      • Gracias mil, Bea. Por ahora solo leo, jaja, pero es una vuelta.
        Me encantó el viaje super placentero y la explosión de colores, imágenes que pegan fuerte en la retina. Un vistazo a una vida que añoramos.
        Volveré a escribir, no lo dudes.
        Besos y buena semana. 🙂 🙂

        Responder
  4. Qué sitio más curiosete. Hace unos años me fijé en Senegal y llegué a mirar vuelos a Dakar, pero no pasé de ahí, pues se me cruzaría alguna otra oferta en el camino. Aún así, no conozco nada del país africano y este post me ayuda a volver a apostar por ese viaje olvidado. Si alguna vez voy espero que sea en mayo, para no perderme el festival de jazz. Un abrazo, Bea!!!

    Responder
    • Hola David:
      Es un viaje entretenido, ya que tiene parques nacionales, tiene partes de desierto, se puede dormir en aldeas (en tu tienda y con tu saco claro) y por supuesto si te gusta el jazz, mayo es la fecha perfecta para viajar. Senegal es un país fácil para adentrarse en Africa. Un abrazo y pasa muy buena semana, que pasamos por fin de fase

      Responder
  5. Me encantó el relato… en general me llama la atención el continente africano, que lo veo tan lejano…y particularmente siempre he tenido ganas de conocer Senegal. Saludos desde Tucumán.

    Responder
    • Muchas gracias¡¡¡ Nosotros tenemos suerte porque tenemos África a la vuelta de la esquina:) Senegal es un buen lugar para empezar a explorar este continente seguro que terminarás conociendo:). Un abrazo y pasa muy buen día

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: