Vagando Por Mundopolis

Que ver en Thimphu la Capital de Bután

Que-ver-en-Thimphu-Bhutan

¿Queréis saber que ver en Thimphu? Hoy haremos un recorrido por las calles de ésta ciudad, la capital de Bután. No solo nos conoceremos Thimphu sino que además exploraremos sus alrededores para conocer lugares como el Dochula Pass, un paso de montaña lleno de monasterios y con vistas, que quitan el hipo.

Así que banderas de oración al viento, para conocer la capital de un pequeño reino, Bután. Está ubicada en plena cordillera de los Himalayas, por lo que la ciudad casi roza el cielo, de lo cerquita que está de él.

Thimphu, la capital de Bután, sería la primera ciudad que conoceríamos en nuestro itinerario por el país.

Thimphu es la tercera capital más alta del mundo, está situada a 2.248 metros. También es la única capital del mundo que no tiene semáforos y el único peligro que os podéis encontrar, son las peleas de perros callejeros. Estaréis pensando, pero ¡que dice ésta¡ bueno, lo averiguaréis al final de éste post.

Como llegar a Thimphu

Aunque Thimphu sea la capital de Bután, no tiene aeropuerto. La puerta de acceso al país, su aeropuerto está a 54 km, en Paro, de la que ya os hablé en otro post.

En el aeropuerto de Paro solo operan dos líneas: una es Druk Air, con la que nosotros volamos desde Katmandú y la otra es Bután Airlines

Aterrizar en el aeropuerto de Paro produce vértigo. A medida que te aproximas y el avión desciende, te ves rodeado por los paredones de los Himalayas, montañas de más de 5.000 metros. Pensábamos, ¿Dónde estará la pista de aterrizaje? Pues entre estas montañacas. No os preocupéis porque los pilotos tienen suficiente habilidad para aterrizar, haciendo auténticas virguerías. En el mundo solo hay 12 pilotos autorizados para despegar y aterrizar en el aeropuerto de Paro, por eso está clasificado dentro de los diez más peligrosos del mundo.

A Bután no se puede ir por libre, es necesario hacerlo a través de una agencia autorizada por las autoridades butanesas, nosotros lo organizamos por internet con una agencia local.

Si queréis saber como organizar un viaje a Bután, que incluye el precio y todo lo que necesitas saber para preparar un viaje al país del «Dragón del Trueno» que es como se llama a Bután, encontraréis toda la info en esa entrada del blog.

Nada más aterrizar en Paro, iniciamos nuestra ruta en coche y nos dirigimos a la capital de Bután, Thimphu.

Que ver en Thimphu la capital de Bután

Situada en un inmenso valle verde y atravesada por el río Wang Chu, se encuentra la capital de Bután, Thimphu.

Su arquitectura es muy peculiar. Como en la mayoría de ciudades del país las casas son de un blanco reluciente y los tejados, ventanas y puertas son de madera.

Pero no solo los edificios de Thimphu son peculiares, sino que también lo son sus habitantes.

La gran mayoría visten su ropa tradicional y esto fue lo primero que me llamó la atención nada más que aterrizamos en Bután. Su vestimenta, es total.

La ropa que usan los hombres se llama «go». Consiste en una faldita de cuadros que les llega hasta la rodilla. En la parte de arriba, tapando la camisa, llevan una pañoleta tamaño XL que les cruza todo el torso. Además usan calcetines largos que les llegan hasta al borde de la falda. ¡Van muy maqueados¡

En cuanto a ellas, su ropa tradicional se llama «kira» y consiste en una falda que les llega hasta los pies. En la parte de arriba llevan una camisa, parecida al estilo tradicional chino. Las telas son estampadas y muy coloridas y bastante bonitas.

El aspecto es de ropa medieval. La verdad, es que cuando llegamos a la capital de Bután, nos sentimos como si hubiéramos dado un salto en el tiempo y de repente nos encontráramos en la tierra media o en otra galaxia.

Si queréis tener una vista panorámica de la ciudad, decir que os lleven hasta las colinas que rodean la capital, desde el mirador de Tashichho Dzong, tendréis unas vistas espectaculares de Thimphu.

Trashi Chhoe: el Dzong de Thimphu

En 1.216, el Lama Gyalwa Lhanangpa construyó en Thimphu el llamado Dho-Ngen Dzongen. Es un Dzong  un tipo de fortaleza, que se puede ver  tanto en Tíbet como aquí en Bután. Sus grandes muros albergan en su interior monasterios, templos y oficinas administrativas.

En su momento aquí vivieron monjes y funcionarios civiles, pero llegó un momento que había tantos que se les quedó pequeño, así que decidieron ampliar el espacio y construyeron un dzong inferior.

El dzong original se destruyó en 1771 por culpa de un incendio. Más tarde se abandonaría definitivamente y lo que hicieron fue expandir el dzong inferior.

En 1962, el rey Jigme Dorji Wangchuck decidió lavar la cara del dzong renovándolo. Este proyecto duraría cinco años. No mucho tiempo, si tenemos en cuenta que se construyó siguiendo la forma tradicional de construcción, es decir, sin clavos, ni planos arquitectónicos.

En la actualidad el edificio acoge la sede de la Secretaría de Estado de Bután, así como la Sala del Trono. Además también se encuentran aquí las oficinas reales y la de los Ministerios de Asuntos Internos y de Finanzas de Bután.

El primer lugar que conoceríamos en Bután sería éste el Trasi Chhoe Dzong, es decir el Dzong de Thimphu. Tuvimos la gran suerte de que en ese momento se estaba celebrando uno de los festivales de más importantes de Bután, el Tsechu Thimphu.

El Dzong es uno de los lugares que tenéis que ver en Thimphu pero si además, tenéis la suerte de coincidir con su festival, la visita va a ser redonda, ya que es un auténtico espectáculo. Veréis bailes, mascaras, música tradicional y además está lleno de gente procedente de todos los rincones del país. Seguro que os va a encantar. En otra entrada del blog os hablé de los festivales «los Tsechu». Allí encontraréis toda la información de los festivales de Bután, fechas en las que se realizan y los lugares dónde se celebran.

Si podéis ir en la época en la que haya algún tsechu, no os lo perdáis porque creedme, no lo olvidaréis. Son unas fiestas a todo color, una representación de las tradiciones, creencias y costumbres más arraigadas en Bután.

En el dzong de Thimphu se encuentra la residencia del rey actual. Desde el dzong se divisa un gran edificio situado justo en el lado contrario del río. Es el edificio de la Asamblea Nacional de Bután.

National Memorial Chorten

Otro de los lugares que tenéis que ver en Thimphu, es el National Memorial Chorten. Se trata del centro religioso más importante para los habitantes de Thimphu. Al National Memorial Chorten acuden a diario todos los habitantes de la ciudad a rezar.

El Nathional Memorial Chorten se construyó en 1974 y está ubicado en el centro de Thimphu. Es una estupa blanca, con agujas de oro. Se construyó en memoria del tercer rey del país, Jigme Dorji Wangchuck, el padre del actual rey.

A lo largo del día, toda la población de Thimphu acude al chorten para rezar, desde niños a ancianos. Todos van girando alrededor del chorten, siguiendo las agujas del reloj y moviendo a la vez sus molinos de oraciones .

Junto a la entrada principal, veréis que hay unos inmensos molinos de oraciones. Los ancianos no sé por qué, tienen predilección por ellos y se pasaban media mañana dándole vueltas y más vueltas.

Tras pasar las ruedas de oración, nos encontramos con cuatro santuarios. Cada uno está decorado con diferentes imágenes del rey. Recorrer todas las estancias ya que son muy chulas. Desde la planta baja, una escalera conduce a dos pisos más.


En las diferentes estancias podréis contemplar tallas de diferentes dioses budistas con aspecto furioso, así como numerosas pinturas. Cada planta está dedicada a diferentes enseñanzas budistas. Visitar también el «Exibition Hall» ya que en su interior hay una colección de estatuas budistas.

Buddha Dordenma

Desde muchos puntos de Thimphu, se puede ver una estatua de Buda que seguro os llamará la atención, ya que sus destellos dorados no os dejarán indiferentes. Es el Buda Dordenma que preside desde una colina todo el valle. Este es otro de los lugares que tenéis que ver en Thimphu.

De lejos, parece que la estatua es pequeña, pero a medida que te vas acercando, te das cuenta de que su tamaño es descomunal, la estatua es mastodóntica.

El Buda gigante, se construyó en el 2015 para conmemorar los 60 años del cuarto rey de Bután. Tiene nada menos que 51metros de altura y es de bronce bañado en oro.

Su base tiene tres pisos. Hay una capilla y dentro del buda, como si se tratara de una matrioshka contiene otras 125.000 estatuillas de Buda más pequeñas dentro de un cofre.

La construcción de este Buda supuso una auténtica pasta, nada menos que unos 100 millones de dólares. El dinero lo pusieron unos millonarios singapurenses. El Buda Dordenma fue construido en china y posteriormente se llevó dividido en piezas con camiones hasta Thimphu dónde se ensambló como un mecano.

El camino que lleva hacía el gran buda se llama  ‘Buddha Point’ y es bastante pintoresco. El recorrido merece la pena porque además de tener vistas espectaculares os toparéis incluso con un templo hindú. Si sois aficionados al ciclismo, podéis recorrerlo en bici de montaña, es una ruta de unos 3.5 km.

Dochula Pass

Otro de los lugares que tenéis que ver en Thimphu es el Dochula Pass. Se encuentra muy cerca, a tan solo 20 km en la carretera que va en dirección a Punakha.

Es uno de los pasos más chulos del Himalaya, puesto que se encuentra a 3.150 metros de altitud y desde aquí las vistas son impresionantes. Esta es una parada imprescindible y es un que no os lo podéis perder si viajáis a Bután.

Si tenéis la suerte de venir en un día despejado, sin nubes, ni niebla ( aunque desafortunadamente es difícil debido a la altitud). Desde aquí se tiene una vista panorámica de 360 ​​grados de la cordillera del Himalaya.

El mejor momento para encontrar cielos claros y despejados, es entre los meses de octubre y febrero. Durante estos meses es cuando el tiempo es mejor y se tienen las mejores vistas de las montañas. Cerca de este paso, se encuentra el Masanggan que es la montaña más alta de Bután, con sus imponentes 7.158 metros.

El paisaje aquí es verde esmeralda, todo está lleno de vegetación, grandes cipreses y rododendros rodean el Dochula Pass y atados a los árboles ondean cientos de banderas de oraciones, que se mecen con el viento.

Si venís a Dochula Pass durante el fin de semana, os encontraréis con muchas familias y grupos de amigos que vienen de Thimphu, para pasar el día aquí y hacer un picnic.

En Dochula Pass se construyeron 108 chortens (o estupas) conmemorativas en honor a la reina madre y son conocidas como Druk Wangyal Chortens.

En este lugar no solo veréis  estupas, sino que también podéis ver un Monasterio budista llamado Druk Wnagyal Lhakhal. Este monasterio se construyó en en honor al Rey Dragón, que es como se conoce al rey de Bután.

Druk Wangyal Khang Zhang Chortens 

Los Druk Wangyal Khang Zhang Chortens se distinguen porque tienen pintada una banda roja. Su construcción es relativamente reciente, ya que se terminaron de construir en el año 2004.

Hay un total de 108 chortens, el número no es casual, ya que es un número sagrado para los budistas. 108 es el número de cuentas que tiene el rosario budista, también es el número de la meditación y 108 son las vidas del Buda y el número de sus reencarnaciones.

Los chortens forman una isleta en la mitad del Dochula Pass. Estos se construyeron bajo el patrocinio de la reina madre butanesa, para conmemorar la muerte de los soldados de Bután, en la batalla de diciembre de 2003 contra los insurgentes asameses de la India.

Cada chorten tiene tres niveles. En su interior, hay enterradas imágenes budistas, textos sagrados y ofrendas.

Druk Wangyal Lhakhang 

Otro de los monasterios que os encontraréis en Dochula Pass es el Druk Wangyal Lhakhang. Este monasterio se terminó de construir en el año 2008, conmemorando los cien años de monarquía en el Reino de Bután.


Las pinturas de éste templo relatan fragmentos de la historia de Bután, así como las luchas contra los indios insurgentes.

Todos los 13 de diciembre se celebra aquí un Festival, el Dochu La Wangyal.

Si tenéis tiempo, también podéis incluir en la lista de lugares que ver en Thimphu, la escuela de artes y oficios y también el Instituto de medicina tradicional. Aquí se enseñan las practicas ancestrales de curación a través de plantas y remedios naturales, por lo que es un lugar curioso. Vamos, que no tendréis tiempo de aburriros en Thimphu.

Solo una advertencia, en Thimphu y en todo Bután aunque es un país de lo más plácido y tranquilo, encontraréis solo un peligro durante la noche, los perros callejeros.

Durante el día, los perros están tumbados al sol y se dedican a dormir. Pero de noche, se convierten en auténticos pandilleros y no paran de pelearse. A nosotros nos advirtieron que si salíamos a pasear por la noche, tuviéramos cuidado con ellos y es cierto. A las tres de la mañana, se escuchaba un barullo impresionante de rugidos y aullidos y es que, de noche los perros van buscando comida y se pelean por conseguirla.

Así que, si sois de sueño ligero, llevaos tapones para los oídos porque os despertarán. Si paseáis de noche por la ciudad cuidado con acercaros a ellos, no sea que os llevéis un mordisco. Y esta advertencia sobre los perros, es para todas las ciudades de Bután.

Feliz fin de semana

Salir de la versión móvil